La salsa al whisky sevillana se hace internacional: llegó en los 60 tras un viaje a París

Creada con estilo propio en la céntrica cafetería Rioja en los 60, ha ido evolucionando hasta abrirse ya hueco en el mundo

Un solomillo al whisky en Casa Paco, en Sevilla.
Un solomillo al whisky en Casa Paco, en Sevilla.

Una compañía sevillana con más de 50 años de historia, que va a convertir en internacional la misma salsa al whisky que puede probarse en numerosas tapas en las tabernas del centro. Fundada en 1965 de la mano de Severino López, un asturiano emigrado a Sevilla, echó a andar Montealbor, que se dedica entre otras cosas a las salsas típicas.

Ahora, una nueva línea internacional comenzará a exportar desde Alcalá de Guadaíra los botes de los sabores sevillanos. Según explican desde la empresa en Cosas de Comé, “muchos sitios tradicionales de Sevilla preparan la salsa al whisky con brandy, en vez de la bebida irlandesa”, reconoce Alfredo López. “Nosotros optamos por los generosos que recuerdan a ese brandy y algo de whisky”. La nueva gama de productos extranjeros "supone exportar un sabor muy nuestro".

En ese salto se encuentran también otras empresas del entorno, como Salsas Moja, ubicada en Salteras, y Kómelo Sano. En la primera de ellas explican que el toque se lo dan con whisky, pero para alcanzar ese sabor también se utilizan vinos y brandis.

Según recordaba El Comidista, el blog de El País, la salsa al whisky llegó a Sevilla en la cafetería Rioja, en pleno centro, junto a la plaza de la Magdalena. Procedía de un viaje a París, donde un abogado de Diputación había conocido ese sabor, y trataron de hacer una receta del mismo estilo. El éxito fue total desde aquel 1968, para convertirse en la reina de las salsas de la tapería sevillana. No hay pan para tanto para mojar.

 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído