10 "monstruosidades" del marketing de la salud y el fitness en redes sociales

El biólogo Félix Moronta explica diez términos de moda en este ámbito publicitario que no tienen ningún respaldo científico

Bayas de Goji.
Bayas de Goji.
El Papel de La Voz

Ya puedes leer pinchando aquí el nuevo número de El Papel de La Voz. Edición World Travel Market.

Si quieres la revista en papel gratis en casa hazte socio anual en www.lavozdelsur.es/socios

Con la llegada del verano, las empresas de marketing de la salud y el fitness comienzan a bombardear por redes sociales con campañas basadas en hábitos y cánones de belleza, que pueden resultar de todo menos saludable para la sociedad. Félix Moronta, biólogo y usuario de Twitter, ha compartido en su perfil 10 términos de moda en este ámbito publicitario que no tienen ningún respaldo científico. Lo que cataloga de una locura".

1. Los super alimentos con una "supuesta densidad bestial" de nutrientes son, por ejemplo, los arándanos, bayas de Goji, chía, amaranto, quinoa, linaza, jengibre... El biólogo aclara que en Europa está prohibido etiqutearlos como súper alimentos.

2. Potenciador inmunológico. Moronta afirma que un sistema inmunológico sano no puede reforzarse. "Lamentablemente, el miedo a la falta de inmunidad ha sido exacerbado por la covid", comenta el biólogo que advierte que "la única forma de reforzarlo es con la vacunación".

3. No GMO. "Sin OGM", "no contiene transgénicos", etc. son afirmaciones que califica como "engañosas", ya que "modificamos genéticamente nuestros alimentos desde los albores de la humanidad". La biotecnología ha mejorado este proceso con la facilitación del trabajo de los agricultores, mientras ayuda a la salud humana, animal y ambiental.

4. 'Natural Pensar'. Moronta asegura que la creencia de que todo lo natural es bueno es una falacia, "la falacia naturalista". Pone ejemplos: "las arañas venenosas son naturales, también el coronavirus o la viruela del mono. O también la nicotina y la morfina. Ojo cuando vean "ingredientes 100% naturales".

5. Sin químicos. Típico en alimentos preparados, cosméticos y productos de limpieza. "Lo único que no tiene sustancias químicas es el vacío (y todavía esto es refutable)", expresa. "La quimiofobia, explotada por estas industrias, apela a la falacia naturalista", matiza el bióglo.

6. Recuperación Suplementos: batidos, masajes, terapias que prometen recuperación rápida. "¿Pero cuánto dura una recuperación normal? ", se pregunta Moronta. "Aquí suele usarse la falacia de la ambiguedad con lenguaje engañoso para vender cualquier potaje, pastilla, vendas de colores o chupones", lamenta.

7. Energía Homeopatía, acupuntura o reiki "usan la palabra energía para referirse a una fuerza sobrenatural curandera", avisa. "En otros ámbitos, la energía se utiliza como sinónimo de vitalidad, esto sigue siendo nada específico. Atentos cuando vean el término energía por ahí", prosigue.

8. Holístico. Las pseudoterapias y medicinas alternativas suelen disfrazarse de "medicina" holística. "Lamentablemente –cuenta el biólogo– una palabra benigna tiene una connotación ultra dudosa en el ámbito de la salud y el bienestar". Cuidado: si dice holístico, "probablemente estén vendiendote humo".

9. Integrativa. Cada vez se escucha más "medicina integrativa", advierte Moronta, quien sostiene que es "la misma sandez de la medicina alternativa, pero con una cara lavada", pues sigue siendo pseudociencia y está muy desacreditada.

10. Detox. La joya de la corona de los últimos tiempos. En forma de batidos, hierbas, velas para los oídos, homeopatía, enemas de café, piedras vaginales, etc... La afirmación de que purgan el cuerpo de toxinas no es cierta. Para eso tenemos el cuerpo. "El hígado y los riñones se encargan muy bien de eso", apunta.

En este sentido, Moronta apunta: "Que aparezcan algunon de estos diez términos en un alegato de salud no significa que se trate necesariamente de una pseudociencia, pero debería obligarnos a una reflexión más profunda sobre dicha alegación". Las palabras en sí mismas no son problemáticas, solo que "han sido cooptadas y corrompidas por el marketing moderno y los vendedores de humo para vender un producto".

Así, "los términos no se emplean inadvertidamente, sino de forma deliberada para explotar un prejuicio arraigado. A medida que el marketing de la pseudociencia se hace más sofisticado, debe evolucionar el movimiento escéptico para contrarrestar la amenaza de la desinformación", concluye.

Sobre el autor:

C. Casanova

Periodista.

...saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído