Amor a primer 'match': historias de parejas andaluzas que demuestran que Tinder va más allá del sexo

Tres jóvenes cuentan cómo se enamoraron en la aplicación para citas con más usuarios de España y cómo lucharon contra los prejuicios que están ligados a conocer a alguien por internet

Amor a primer match: historias de pareja que demuestran que Tinder va más allá del sexo
Amor a primer match: historias de pareja que demuestran que Tinder va más allá del sexo

El amor se ha modernizado, o al menos, la forma de conocerse. Cada vez hay más aplicaciones de citas en el mercado, tendemos a geolocalizarnos para encontrar pareja. Ponemos nuestra foto más llamativa, nuestra descripción más graciosa, los gustos musicales y literarios y esperamos que alguien coincida con nuestro perfil. Tinder, sin duda, es la aplicación de citas con más usuarios a nivel mundial, sin embargo, hoy en día sigue habiendo prejuicios sobre su uso, asociándolo a relaciones líquidas o puramente sexuales. No obstante, ese estereotipo es cada vez más ambiguo y cada día son más parejas las que se conocen por ese tipo de redes y compartir tus intereses.

Según datos arrojados recientemente por Google, España se ha convertido en el país europeo que más liga por Internet. A nivel mundial, solo nos superan Estados Unidos y Brasil. A pesar de este crecimiento exponencial, según datos de Netquest (2020), en España un 5% de las mujeres y un 9% de los hombres tiene la aplicación de Tinder descargada en su móvil, dentro de estos se estima que los usuarios que más se descargaban la aplicación eran jóvenes de entre 20 y 24 años, hablamos de 1.185.000 mujeres y 2.133.000 hombres aproximadamente.

Rocío: "Yo quería conocer a alguien interesante, no estaba para eso."

Rocío, una joven sanluqueña de 25 años tenía reparo a la hora de descargarse la aplicación: “Normalmente dicen que la gente que está ahí solo está para relaciones de aquí te pillo y aquí te mato. Yo quería conocer a alguien interesante, no estaba para eso. No buscaba un rollo de una noche”. Sin embargo, en dos días encontró a una chica y no le duró más la aplicación: “No esperaba encontrar el amor, no tenía confianza en Tinder. Ella me habló por la aplicación y seguimos hablando un par de semanas hasta que nos vimos”.

“Estamos a distancia y no llevamos genial. Sin la aplicación jamás la habría conocido y estoy muy agradecida, me alegro mucho de habérmela descargado”, cuenta. “La gente dice que eso es para desesperados, pero ahora con el confinamiento y que no podías salir de tu casa ¿cómo te conoces? Explica que, además, el colectivo LGTBI tiene más dificultades de conocer a personas físicamente en poblaciones pequeñas: La gente no sabe si me gusta el mismo sexo o no”.

“Era la primera vez que me la descargué, pero mi novia tenía más experiencia, todas sus relaciones las ha tenido conociendo a gente por la aplicación. Hay más gente de la que te esperas” cuenta a lavozdelsur.es. “Estoy muy enamorada, no me lo esperaba después de conocerla en una aplicación de citas. Todos los prejuicios que tenían en la cabeza ahora miro atrás y digo ‘menos mal que me la descargué”.

Según un estudio de los investigadores Jouse Ortega (Universidad de Essex, Reino Unido) y Philipp Hergovich (Universidad de Viena, Austria) en el que se analizaron más de 19.000 matrimonios de Austria y el Reino Unido, entre las que se encontraban parejas unidas por Tinder y parejas que se habían conocido en situaciones más tradicionales (a través de sus amigos, en un bar, de fiesta, haciendo deporte, etc.), y los resultados fueron claros: aquellos que se habían conocido a través de Tinder eran más estables, y en caso de haber contraído matrimonio, tenían más probabilidades de éxito.

Marina, natural de Sanlúcar, vivía en Polonia cuando encontró a su pareja francesa. “Él estaba de mochilero y yo estaba estudiando allí. Su perfil era bastante simpático, no buscaba nada exclusivamente sexual, sino conocer gente. Eso me gustó y le dije que se viniese a una fiesta en la que yo estaba. Ahí nos conocimos, se quedó una semana en mi ciudad, pero luego siguió viajando”, cuenta la joven sanluqueña. Poco tiempo después, él le dijo que estaba en una granja al otro lado del país y ella fue a buscarlo. Desde entonces empezaron a viajar juntos y no se separaron durante mucho tiempo.

Marina: "Nos conocimos porque somos dos trotamundos y nos juntamos en un momento del camino"

 

“Nos conocimos porque somos dos trotamundos y nos juntamos en un momento del camino. Cuando nuestros perfiles de Tinder ser cruzaron el match no se dio solo porque nos gustásemos físicamente, sino porque teníamos el mismo perfil”, cuenta. Afirma que una de las cosas mejores que tiene la aplicación es encontrarte a gente que no encontrarías, por ejemplo, yendo a la discoteca de tu ciudad: “No solo parejas, también encuentras amigos, información para fiestas, para conocer otras ciudades. Sirve para muchas otras cosas”.

Ana: "Por mi parte fue amor a primera vista"

El caso de Ana, una joven jerezana, fue parecido al de Rocío, al principio tenía muchos prejuicios y miedo a descargarse Tinder, pero sus amigas la animaron. “Estuve hablando con muchos chicos hasta que conocí a mi novio. No fue el que más me llamó la atención físicamente, pero tenía un perfil muy simpático y seguimos hablando. Durante los carnavales de Cádiz, me acordé de que él cantaba en un coro y le dije que estaba allí y él me dijo que venía a verme. Por mi parte fue amor a primera vista. Al verlo en persona quedé prendida”.

“Hubo mucha conexión y de ahí surgió todo. Tuve un poco de miedo a no volver a verlo por todos los prejuicios de que la gente solo quiere sexo.  Empecé a ir detrás de él, pero seguimos teniendo citas esporádicas”, narra la joven. “No me esperaba que surgiese así, había otros chicos que me llamaban la atención, nunca me atreví a dar el paso de quedar con él, por el pensamiento de que la gente de Tinder solo estaba para lo mismo”, cuenta e indica que ya van para los dos años. “He recibido muchos comentarios sobre haberlo conocido en Tinder. Tengo amigos que por ejemplo se han conocido por ahí y no quieren admitirlo por vergüenza. Mis amigas creen que mi caso es uno entre un millón, pero creo que todo lo contrario”, finaliza.

Las mujeres son el menor número en la aplicación, según publicaba Tinder. Sin embargo, son mucho más selectivas que los hombres. Los perfiles femeninos obtienen en general, según apunta este estudio, muchísima más atención que los masculinos, tanto de distinto como del mismo sexo. Asimismo, no es casualidad que la gente apunte a que les parecieron simpáticas sus parejas cuando le conocieron, ya que los perfiles con información, sobre todo, con fotografías reales y no de modelos tenían más probabilidad de éxito.

Sobre el autor:

Lucía Velázquez

Natural de Sanlúcar de Barrameda, estudió periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Aprendió el oficio entre las paredes de la redacción de Europa Press y luego pasó a seguir creciendo en el diario Público. Especializada en temas de feminismo, migración y fake news, cree en un periodismo comprometido con el derecho a una información veraz a través del respeto de testimonios, las fuentes y la empatía.

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído