80 kilómetros de sendas secretas en la Sierra de Cádiz, la ruta inédita de los bandoleros que busca "más que caminar"

El ingeniero portuense Alberto Osorio propone una travesía circular de montaña de la mano de Aventuras Proema dividida en cuatro etapas por senderos alternativos cargados de historia

Alberto Osorio con un grupo de senderismo en la sierra de Cádiz.
Alberto Osorio con un grupo de senderismo en la sierra de Cádiz.

Un pulmón verde respira en el centro de la provincia de Cádiz. Cumbres arropadas por encinas, quejigos y alcornoques constituyen un verdadero museo natural repleto de leyendas, patrimonio y vestigios prehistóricos. El Parque Natural Sierra de Grazalema guarda secretos que el portuense Alberto Osorio, de 44 años, trata de desvelar con una propuesta pionera en el entorno. Una excursión en plena naturaleza a la que llama “travesía circular de montaña” que recorre 80 kilómetros en cuatro etapas. Días de “desconexión” al aire libre entre pueblos y picos que el ingeniero técnico industrial lleva explorando toda la vida.

La empresa portuense de turismo activo Aventuras Proema, en la que participa el deportista desde hace un año, ha respaldado este proyecto que surgió en pleno inicio de la pandemia para revolucionar el turismo rural.   “Es un formato inédito en la provincia, aquí no existe y tenemos potencial de sobra para poder vivir algo que ya se desarrolla con bastante éxito en otras zonas como Pirineos, Picos de Europa y Sierra Nevada”, explica el amante de la naturaleza y el deporte.

Una ruta de Aventura Proemas.
Una ruta de Aventuras Proema.  CEDIDA

La actividad se adentra en parajes que van más allá “de lo que ya todo el mundo conoce, playa, chiringuitos y sol”. Una experiencia nueva para conocer paisajes emblemáticos y escondidos bautizada como Senda Bandoleros en honor a los forajidos que merodeaban por los caminos del enclave. “No solo se trata de caminar por caminar, queríamos dotarla de un contenido histórico, aportar todo el contexto, para que no se quedara en una simple ruta de senderismo”, comenta Alberto mientras detalla esta iniciativa en la que “vamos alojándonos en los pueblos y sumergiéndonos en la cultura”.

“No solo se trata de caminar por caminar, queríamos dotarla de un contenido histórico”

El apasionado de la zona pone en valor el bandolerismo de la época a través de la figura de José María El Tempranillo, rebelde cordobés que acabó en Grazalema por amor. Los senderos por los que se ocultaban los expertos del asalto se unen en esta ruta a los municipios de la Sierra que formaban la frontera occidental del reino nazarí. “Cuando Rodrigo Ponce de León reconquistó la Sierra para los cristianos, lo nombraron el señor de las 7 villas, que son los pueblos por los que pasamos”, añade el creador de la actividad.

El Bosque, Ubrique, Villaluenga del Rosario, Benaocaz, Grazalema o Benamahoma albergan recovecos como El Pinsapar - “un clásico, es una joya botánica, se conserva aquí por las condiciones especiales que tiene esta zona”- o los Aljibes de Ubrique. También contempla los Llanos del republicano de Villaluenga del Rosario, refugio en la guerra civil española o el curso del río Majaceite.  A Alberto le apasiona experimentar el sosiego de la Sierra. “Cuando pasamos por Tavizna, el río viene cargadísimo de agua, esos minutos que te sientas a verlo, para mí es un espectáculo sensorial, no solo para la vista”, expresa el portuense con más de 20 años de experiencia en deportes y actividades de montaña.

Ruta en bicicleta.
Ruta en bicicleta. CEDIDA

Según comenta, la Sierra está en constante transformación y regala distintas vistas en función de la estación del año. “Un juego de colores y contrastes”, dice el portuense que no tiene un rincón favorito porque todos le parecen “increíbles”.

La travesía ofrece a grupos reducidos, de 10 participantes, un recorrido con todo incluido, desde guía 24 horas, alojamiento y comidas hasta los seguros pertinentes, el transporte, y un reportaje fotográfico de recuerdo. No ha sido la primera vez que Alberto se ha involucrado en la organización de convivencias en la naturaleza. En los últimos años, ha sido corredor de montaña a pie y en bicicleta y ha disfrutado de la gestión del club deportivo, además de encargarse de rutas de alta montaña o descenso de barrancos desde Aventuras Proema.

El portuense ha compaginado su pasión con su gabinete técnico para adentrarse en un proceso de elaboración en el que ha estado inmerso un año y medio. “Lleva un trabajo detrás bastante ingente”, comenta al otro lado del auricular. Darle vueltas a la cabeza, plantear el recorrido, diseñarlo en el ordenador, revisar, y llevar a cabo un minucioso trabajo de campo “entrando y saliendo por los senderos” para comprobar su viabilidad y dificultad. “Caminos por la Sierra conocíamos muchísimos, el desafío era enlazar los caminos para que saliese una ruta circular equilibrada”, añade.

El equipo diseñando la Senda Bandoleros.
El equipo diseñando la Senda Bandoleros.  CEDIDA
A falta de limar los últimos detalles y tras “testear” la propuesta “con cariño”, la primera travesía gaditana con este formato verá la luz en septiembre. Todas las plazas ya están agotadas para descubrir la “infinidad” de rincones mágicos de la zona.

“Intentamos entrar por los caminos por donde transitan menos personas”

Además de los puntos más comunes, la senda bandoleros se centra en lugares desconocidos que despierten la curiosidad de los grupos aventureros. “Intentamos entrar por los caminos por donde transitan menos personas, que queremos dar la posibilidad de conocer sitos, hay muchísimos”, señala Alberto que se queda “maravillado” cuando los participantes disfrutan de las rutas. “Es la mayor satisfacción que podemos tener”, dice.

Mientras que el portuense recorría vías vacías en las que no había un alma, las familias se aglomeraban en las de siempre. Una dinámica que quería cambiar convencido de que en la Sierra aún quedan muchos parajes por desentrañar.

Alberto en una de las rutas realizadas en la Sierra gaditana.
Alberto en una de las rutas realizadas en la Sierra gaditana.

Este proyecto apuesta por el turismo sostenible y respetuoso con el medioambiente y ya cuenta con fechas previstas para octubre, noviembre y diciembre por las que muchos ya han preguntado. Además, plantea otras modalidades de cara al futuro, “a medio plazo”, que permite realizar el trayecto por libre, pero con todo el equipamiento y asesoramiento necesario; en “nonstop” para completar los 80 kilómetros en un solo día; o “2+2”, pensada para las personas con disponibilidad limitada. “Podrán hacerla en dos fines de semana ya sean consecutivos o no”, explica. “Tenemos la gran suerte de tener esto aquí”, expone el ingeniero. Es la llamada de la Madre Tierra.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído