¿Por qué duele tanto ver la estatua de un dictador en una plaza de Jerez?

Manifiesto de Milouda El Hankari, activista rifeña.

Milouda El Hankari, activista rifeña, leyendo el manifiesto ante la estatua de Primo de Rivera. FOTO: MANU GARCÍA.
Milouda El Hankari, activista rifeña, leyendo el manifiesto ante la estatua de Primo de Rivera. FOTO: MANU GARCÍA.
Uno de los mayores éxitos del dictador Miguel Primo de Rivera, para ciertos círculos que lo consideran el patriota, el salvapatrias, consistió en consolidar la presencia española en Marruecos mediante una victoria militar que puso fin a años de resistencia del pueblo del Rif. En una operación combinada del ejército español —hijos de los pobres, los ricos pagaban una cuota y se libraban del infierno— francés y los mercenarios, con el beneplácito del sultán de Marruecos, se llevó acabo el desembarco de Alhucemas y uno de los terribles crímenes de guerra en la zona, el fin de la república del Rif. Lo que fue un éxito para la orilla Norte fue un calvario para la orilla Sur. Con solo echar un vistazo a la poesía popular rifeña nos da una idea de lo que fue aquello. La memoria colectiva del Rif ha registrado y ha guardado los eventos de la guerra, como episodios muy graves que han dejado heridas profundas, y eso se expresa a través de un género de literatura oral, denominado izri, izran en plural; son poemas anónimos muy cortos, raras veces se pasan de dos versos, con un melodía y un ritmo fijos, mediante las cuales los, y sobre todo las rifeñas se expresan sus sentires . Al no tener una historia escrita, la función de izri en la cultura rifeña ha jugado y juega un papel importante en recoger los eventos más importantes que marcan la cultura del pueblo rifeño. Como no puede ser de otra forma hay izran que hablan de la guerra colonial y de la ocupación Aquí una pequeña muestra

Taghzuyt  ibeqquyen  iccur-it- id u-rumi

Issekmed tammurt nnegh , issekmed  lghaci

Ur is-inef awessar ur s-iqqes usegmi.

Que viene a decir algo así:

Taghzuyt de ibiqquyen se llenó de cristianos/ ocupantes

Quemaron nuestra tierra, quemaron la gente

Ni dejaron viejos, ni tuvieron piedad con bebes.

Analizar este izri / poema de la época de la guerra nos permite hacernos una idea del sentir del pueblo de orilla sur del mediterráneo. Como mínimo aparecen 4 elementos de información
  • Existencia de un nombre propio (antes de Villa Sanjurjo, y Alhucemas más tarde)
  • Gran número de ocupantes
  • Violencia (política de la tierra quemada ; bombardeo con gases químicos .. )
  • Guerra sin piedad (quema de tierra con su gente, viejos, niños...)
Estas perspectivas aporta una luz diferente a los eventos tal como se han visto desde aquí, lo que debería llevarnos a preguntarnos sobre la  transmisión de los eventos históricos  y de la memoria colectiva en general. En algunos países que han conocido episodios graves como el nazismo en Alemania, o la segregación racial en Sudáfrica, hubo procesos importantes para reconciliar. Existe un concepto en Alemania (Vergangenheitbewältigung, no voy a saber pronunciar ni de coña) que viene a decir literalmente dominar el pasado, que es un proceso  que se ha producido después de la Segunda Guerra Mundial.  Para superar  lo que ha pasado, hay que hablarlo y ponerlo sobre la mesa. Y no vale callar con la excusa de no abrir las heridas. Vergangenheitsbewältigung   el concepto describe el intento de analizar, asimilar y aprender a vivir con el pasado, Otro ejemplo es el de Sudáfrica con su Comisión “Verdad y Reconciliación” , no se trata de venganza ni de castigar al verdugo, si no hablar del tema, reconocerlo y perdonar. Al ver la estatua de Primo de Rivera aquí cada vez que hago una visita a Jerez duele, y mucho. La memoria histórica hay que dominarla para saber dónde vas como pueblo. Retirar la estatua de Primo de Rivera de aquí es un primer paso. Manifiesto de Milouda El Hankari, activista rifeña, leído el 18 de julio de 2019 junto a la Caravana Abriendo Fronteras.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído