captura_de_pantalla_2016-10-05_a_las_14.39.05.png
captura_de_pantalla_2016-10-05_a_las_14.39.05.png

El pueblo también tiene derecho a reírse de los que se ríen de él.

Máxima tensión en la calle Ferraz de Madrid. El pasado sábado 1 de octubre fue un día dramático para Pedro Sánchez, hasta ese entonces candidato a la presidencia del gobierno por parte del PSOE. No imagino que estuviese para muchas bromas, pero el toque de humor, siempre necesario hasta cierto punto, lo pusieron otros.

Con el frontal de la sede socialista hecho un polvorín, formado por periodistas y curiosos, lo surrealista no tardó en llegar. A la ya de por sí notable multitud, se sumaron varios repartidores de pizza de una conocida franquicia e incluso conjuntos de mariachis dispuestos a deleitar al gentío con sus rancheras; lo curioso es que sus cánticos iban dirigidos a Pedro Sánchez.

Por un momento podría pensarse que desde la sede del PSOE se pidieron las pizzas, dada la larga y extenuante reunión allí acontecida. ¿Pero lo de los mariachis? No tardó en saberse que los artífices de esta troleada fueron algunos de los miembros de Forocoches, uno de los mayores foros de habla hispana a nivel mundial y uno de los sitios webs más visitados de España.

Las reacciones, cómo no, han sido dispares: algunos rieron ante la ocurrencia y otros la han visto fuera de lugar. Aunque finalmente, esa nota de humor ha trascendido casi tanto como la famosa reunión de Ferraz.

¿Es preocupante que pasen estas cosas en una España desgobernada y sin futuro definido a nivel político? ¿Es una actitud responsable tomarse ciertas cosas a risa? Yo lo tengo muy claro, el pueblo también tiene derecho a reírse de los que se ríen de él. No todo va a ser dejarse manejar por una clase política sedienta de poder y pasiva ante las personas por las que presuntamente se están comprometiendo a luchar. ¿Cuándo nos tomarán en serio? ¿Cuándo dejarán de pensar en gobernar a toda costa y pondrán los cojones sobre la mesa para que la situación cambie y mejore? ¿Cuántas elecciones (y miles de millones de euros de dinero público) harán falta para que dejen de medirse 'sus autoestimas' y hagan algo por el país y su gente?

Poca solemnidad merecen, desde luego. Ya que estamos en el país donde la gente abarrota las plazas más céntricas de la capital en apoyo a sus concursantes favoritos de Gran Hermano VIP (sí, esto es real), al menos que unos pocos sepan reírse (y hacernos reír) a costa de los que contribuyen a hundirnos cada día un poco más. Y no es mi pretensión señalar en concreto a azules, rojos, naranjas o morados: todos están jugando a lo mismo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído