TikTok, la red social de moda en los adolescentes
TikTok, la red social de moda en los adolescentes

Seguramente seré de los últimos en hacerme TikTok y no contaré nada nuevo. Me preguntaban el otro día que como sobreviví a la cuarentena sin él. Bueno, estaba entretenido igualmente. En apenas unos días he podido comprobar que es con diferencia la red social más adictiva jamás concebida. Lejos queda el ideal de red social como medio para poder comunicarse fácilmente, TikTok está hecho para que puedas pasarte varias horas al día viendo vídeos aleatorios sin apenas inmutarte. Te aparecerán vídeos de gente a la que ni siquiera sigues pero que se ajustan a tus gustos, una adicción perfecta gracias al Big Data. TikTok solo me ha preguntado una vez que si un tipo de vídeo me gustaba y le dije que se olvidase del tema. No sé cómo, pero se emperró en enseñarme a cayetanos con la bandera del pollo y el Cara al Sol remix.

Si me he hecho esta semana una cuenta es porque vi en Facebook algo que mi sentido del humor negro no podía pasar por alto. Un señor mayor, seguramente con algún tipo de problema, publicó en Jerez en Positivo su nuevo single de TRAP recién salido de TikTok. Usaba autotune para parar un camión y rimas como “no busco el dinero ni la fama, tampoco montar una tienda de persianas” o “escucha como suena mi babucha”. Reírse de este tipo de cosas puede ser reprochable, aunque también es cierto que AuronPlay lleva viviendo varios años de presentar a este tipo de personajes, por lo que podría considerarse que existe cierta normalización. En cualquier caso, fui corriendo a TikTok a por más.

El primer video que me apareció tras instalar la aplicación fue uno de Patica1999. Ya me habían hablado de él antes y es la prueba viviente de que cualquiera se puede hacer viral si tiene un late motiv que a la gente le haga gracia. En su caso, presenta siempre lo que tiene para comer en su descanso de trabajar en el campo. Nunca se olvida de “y un poco pan” ni de “mi freeway (marca blanca del Lidl) de coca-cola zero, fresquita, siempre operativa”.

Acumula ya cerca de 640.000 seguidores, que le piden constantemente que diga exactamente lo mismo. No creo que sea tonto, sabe que se ríen de eso y que su fama depende de ello. Ha llegado hasta el punto de desayunar con freeway y mezclar su tostada con otro “poco pan”.

Esto demuestra que esta red social es absurda, pero más absurdo es todavía la potencial difusión del contenido que pueda subir cualquier usuario. Gracias a esto, el otro día me llevé cierta alegría. TikTok me enseñó a un viejo bluesman de San Diego que toca a la perfección un blues primitivo muy puro. Se llama Robin Henkel, lleva tocando desde 1973 y acumula ya más de 111.000 seguidores. Que se conozca a este hombre es pura magia de TikTok, ya que tristemente en su Spotify consta que todas y cada una de sus canciones cuenta con menos de 1.000 reproducciones. Seguramente esto cambie, ya que TikTok influye demasiado en lo que a música respecta. Sin ir más lejos, el top 5 mundial de Spotify está conformado por canciones virales de TikTok. No es difícil imaginarse al artista en cuestión pidiéndole a uno de sus amigos famosos que suba un TikTok con su nueva canción. También influye en nuestras acciones, ahora entiendo mucho mejor porqué mis amigos hacían o cantaban ciertas cosas.

Entre trend y trend (tendencia) puede pasar el día entero. Que si un bailecito por aquí grabado con un dron, que si esta rusa tiene la misma cara que Scarlett Johansson… A fin de cuentas, es otra forma de evadirse y olvidar todos tus problemas durante un rato largo. Olvidar que estás afectado por la precariedad juvenil, olvidar que medio mundo está ardiendo en los incendios forestales que provocan las olas de calor, olvidar el terremoto de Haití, olvidar que en Afganistán hay gente que cae al vacío desde el ala del avión en el que pensaban huir agarrados… Olvidar y relajarte, disfrutar de tu pequeño momento de paz y alivio, como si de una pequeña papelina se tratase. Un mal asunto.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído