Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado.
Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado.

Tras la victoria de IDA (Isabel Díaz Ayuso, las coincidencias de la vida) el pasado día 4 de Mayo, los populares han caído obnubilados en una nube de incoherencias y extrapolación nacional que les permite ser felices, como no eran desde hacía años. Responde a la lógica emocional por otra parte, cuando llevas teniendo el balcón de Génova 13 de adorno 5 años, la más común de las victorias les parece algo trascendental. Y es que es así, no han conseguido nada más allá de ganar en una comunidad que lleva siendo su feudo por más de dos décadas. Tanto bombo, tanta publicidad y tanta atención mediática a unas elecciones autonómicas obedece a la necesidad del Partido Popular para que toda España esté pendiente de como ganan jugando en casa, de cómo son capaces de mantener un gobierno que llevan sustentando por 26 años, en definitiva, de cómo han conseguido esta gran hazaña solo al alcance del PSOE de Andalucía o Extremadura.

Como van a gobernar la Comunidad de Madrid, gobernar España está al caer, no como en el 2004, cuando aun estando Esperanza Aguirre perdieron, caso idéntico al 2008. O cuando ejerciendo la presidencia en funciones Pedro Rollán, el PP obtuvo 66 diputados en abril de 2019, o ya incluso con la propia Díaz Ayuso cuando volvieron a perder en noviembre. Pero no cabe duda de que ahora que ocupan la puerta del sol, están un paso más cerca de Moncloa.  En este país quien no se consuela es porque no quiere.

Ellos intentan justificar su ilusión artificial argumentando tendencias nacionales, pese que todos los politólogos ya han dicho por activa y por pasiva que la extrapolación a nivel estatal no es tan grande como para que el PP pueda llegar a alcanzar al PSOE. Anoche, mencionaron casi más veces al “Sanchismo” y a Sánchez que otra cosa, reflejo de sus enfermizas obsesiones. Hay animales que sufren embarazos psicológicos, pues el PP está inmerso en una gran victoria nacional psicológica a base de autoanimarse y consolarse.

Encima, osan decir que una victoria es una victoria sea donde sea, tiene gracia, porque no hará ni 3 meses que el PP achacó los castastróficos resultados que sacaron en Cataluña a que “era una comunidad perdida”. Carecen de toda lógica, si por ganar unas elecciones autonómicas en Madrid, España le ha “hecho una moción de censura a Sánchez” (Pobres, se les ha quedado trauma), si ahora mismo se convocasen elecciones en Extremadura, Asturias, Baleares, Castilla la Mancha… etc  y gana el PSOE, ¿significaría eso que España de la noche a la mañana ha vuelto a abrazar al “sanchismo”?; No, España no es Madrid, no es Castilla, no es Cataluña, ni es Galicia; España es la unión de todas las comunidades autónomas, y su llamamiento a las urnas no constituye ninguna asamblea, constituyen las Cortes generales, donde por cierto, están en minoría. Que no te engañen, no ha hablado España (donde por cierto todos los sondeos dan victoria al PSOE), ha hablado la comunidad que lleva diciendo lo mismo 26 años.

Terminar con una breve reflexión: Quien vive de ilusiones, muere de realidades.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído