foto_1.jpg
foto_1.jpg

Ahora que las diferentes ediciones de las Ferias del Libro están echando el cierre y que las casetas se vacían de todos aquellos que han querido regalarnos historias, es momento de seleccionar obras que perduren en nosotros más allá de la temporada estival.

Ahora que las diferentes ediciones de las Ferias del Libro están echando el cierre y que las casetas se vacían de todos aquellos que han querido regalarnos historias, es momento de seleccionar obras que perduren en nosotros más allá de la temporada estival. Y es también tiempo de dar voz a aquellos que están comenzando y que apenas tienen espacio en los medios de comunicación. Si además eligen transmitir el mundo por medio del género lírico, habrá quienes consideren que han ido directamente al suicidio literario.

Desde hace varios años soy lectora de poesía (aunque no solo de ella; también sucumbo a los best sellers de cuando en cuando); me he reencontrado con Baudelaire, buceo a ratos en los versos de Whitman, Benedetti, García Montero, Karmelo Iribarren, entre otros, así como en los poemas de las generaciones del 98 y el 27. Lo hago por pasión, afición, y también desde el ámbito profesional, y cuanto más lo hago (e incluso cuando intento componer algunos versos), más consciente soy de lo inexplicable e infinito que es el género.

No obstante, como anticipaba antes, hay quienes todavía se sienten intimidados ante la poesía por miedo a no comprenderla. En contraposición a esta idea, la realidad: autores como Elvira Sastre, Carlos Salem, Sara Búho o Marwan (por poner solo unos ejemplos) están consiguiendo llevar el género a los más jóvenes, aunque también a muchos mayores; de este modo, alrededor de estos poetas y sus obras, ha surgido un elevado número de lectores de poesía que, en muchos casos, se están animando a experimentar con la escritura, a expresar sus ideas y sentimientos. Y quizá no se puede considerar que todo lo que sale de sus cuadernos son versos ni poemas, como defienden los más puristas, pero los adolescentes están leyendo, escribiendo y en ese proceso hay reflexión. Y eso es una apuesta en los tiempos que corren.

Escribe el citado Marwan: “Síguelos a ellos. (…) A los poetas que saben que quien tiene un lápiz tiene un paraíso en los bolsillos”. Ellos tienen un paraíso y ellos regalan paraísos a los lectores. Y exactamente eso, un paraíso, es el primer poemario de la gaditana Laura Jiménez Ríos (27), que tras ser reconocida en diversos certámenes, ha publicado Terrorismo Emocional. Podría parecer que los dos términos que definen el título son antagónicos; sin embargo, como la misma autora ha explicado en alguna ocasión: ¿cuántas veces atentamos contra nosotros mismos, ya sea en relaciones o con recuerdos que no son buenos? Y eso es lo que podemos encontrar en su obra: versos que evocan el daño que nos hicimos en algunas ocasiones. Mas no solo eso. Además hay poemas que reconcilian con la vida, que despojan de prejuicios y miedos personales, que hablan del mar de Cádiz, de personas que son lugares y lugares que son personas...

Terrorismo Emocional se expresa en un lenguaje próximo, cercano, aunque no por ello descuida sus versos, que están impregnados de las grandes pasiones de la autora. Jiménez, licenciada en Filología Clásica, no se olvida de sus influencias literarias, del latín, de la mitología o de la música en esta obra. Tampoco de las ciudades que la inspiran o inspiraron alguna vez. Pero, sobre todo, no se le escapa su gran pasión: las palabras y la genuina forma en las que las utiliza para convertir lo simple en poesía. Y todo ello, sin traicionar las leyes no escritas del género lírico: libertad e introspección para después expresar todo aquello que está en el raciocinio y en el alma.

En definitiva, este poemario es un viaje, aquel camino que cualquiera de nosotros ha podido recorrer, una etapa de la vida que, como tal, pasa por todas las emociones posibles pero que al final deja un regusto a alegría e invita a disfrutar y a la felicidad. Por eso hay que aferrarse a estos versos, por eso hay que leer a su autora. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído