Se abre la veda contra la violencia de género

Dejen ya los discursos de odio y su chovinismo de género, pues como escribía James Prescott, “ninguna especie animal es tan violenta contra sus hembras y sus propias crías como la humana".

Un momento de una manifestación contra la violencia de género celebrada en Jerez. FOTO: MANU GARCÍA
Un momento de una manifestación contra la violencia de género celebrada en Jerez. FOTO: MANU GARCÍA

Sabemos que, a quienes les gusta cazar, esperan con ansias que se abra la veda para salir de caza. De la misma forma, sabemos del gusto por la caza, así como del compromiso con los cazadores que enarbolan Vox y todos los seguidores del partido de Abascal. Muestra de ello la encontramos en Andalucía, donde Vox para apoyar la aprobación de los Presupuestos autonómicos, han logrado el compromiso del Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos de llevar la caza a las aulas andaluzas. Lo que no imaginábamos era que la caza sería contra el profesorado y su lucha contra la violencia de género.

Así, esta semana hemos conocido atónitos la denuncia presentada por los padres de un alumno de Enseñanza Secundaria Obligatoria de un instituto de Baena (Córdoba), contra el profesorado del centro por la participación de su hijo en las actividades organizadas por el centro con motivo del 25N, Día Internacional contra la Violencia de Género. Participación que consistió en el visionado de un documental basado en la entrevista a Ana Orantes, la mujer que fue quemada viva por su marido en el año 1997 tras dar testimonio de la violencia que sufrió a manos de éste y que supuso un punto de inflexión en la lucha contra la violencia de género, el despertar de la sociedad contra la violencia machista que sufren las mujeres y que aceleró un cambio legislativo que culminaría con la aprobación de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género en 2004, siete años después de su asesinato.

Curiosamente, otro de los compromisos logrados por Vox del Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos ha sido el de instaurar el pin parental y la autorización expresa de los padres para la asistencia de sus hijos a actividades complementarias en el colegio con contenidos morales o sexuales, según ellos, para evitar el adoctrinamiento en las aulas andaluzas, aunque más bien, parece todo lo contrario. Pues si conjugamos ambos compromisos podemos decir con toda certeza que Vox ha logrado abrir la veda para la caza en las escuelas hacia todo lo que vaya contra su ideario político, poniendo especial énfasis en la violencia de género y en lo que ellos denominan “ideología de género”.

Ante esta situación, creo que es importante recordarle a Vox que a las mujeres nos están matando. Recordarles que la violencia machista no deja de crecer y que sólo en lo que va de año 55 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, más de 1.000 desde que en el año 2004 se aprobase la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Que si queremos luchar contra esta lacra que se ceba con nosotras las mujeres el arma más poderosa con la que contamos es la educación en valores de igualdad y respeto hacia las mujeres. Y que en los centros educativos, no sólo se forma a nuestros menores, sino que también se les educa.

Por eso, nuevamente desde aquí, me permito hacer un llamamiento a los políticos de Vox, sus hombres y cazadores, para decirles que se acabó la temporada de caza contra la violencia de género y que respeten la veda hacia las mujeres. Dejen ya los discursos de odio y su chovinismo de género, pues como escribía James Prescott, “ninguna especie animal es tan violenta contra sus hembras y sus propias crías como la humana".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído