Los Contratos de Río para una transición hídrica justa

Eva Jiménez Rodríguez

Técnica del proyecto Contrato de Río Alto Guadiana Menor en el GDR Altiplano de Granada.

El Altiplano de Granada.
El Altiplano de Granada.

Como cada año, dentro de unos días, el 22 de marzo, se celebra el día mundial del agua. En la actual situación de sequía y con los planes hidrológicos a punto de publicarse, cabe poner el foco en una transición hídrica justa, que siendo al menos igual de urgente y preocupante que la transición energética, es mucho menos comentada y mencionada en el ámbito público e institucional. Para hacernos una idea de lo que se nos avecina, según el borrador del Plan Hidrológico del Guadalquivir (2022-27) el porcentaje de agua de la Demarcación del Guadalquivir que se usa para riego (según las extracciones contabilizadas) es del 88 % y en el caso concreto de la subcuenca alta del Guadiana Menor en la que estamos trabajando desde el Grupo de Desarrollo Rural del Altiplano de Granada, el porcentaje asciende a 95,6 %. Paralelamente se calcula una reducción de recursos hídricos de 9,28 % para toda la Cuenca del Guadalquivir, que en la cuenca alta del Guadiana Menor ascenderá hasta el 9,5 %. Esto requiere un cambio radical en el planteamiento del modelo agrario que debe planificarse teniendo en cuenta una transición hídrica justa.

Para afrontar el enorme reto que se plantea, la Estrategia de Desarrollo Local del Altiplano de Granada, elaborada en 2016 de forma participativa por el GDR del Altiplano, ya contempló un proyecto propio para fomentar “Iniciativas que contribuyan a una gestión del agua sostenible, eficiente, productiva y mitigadora de conflictos”. Fruto de esta línea de trabajo se han derivado, primero movimientos aglutinadores desde el tejido social local, y luego sendos proyectos auspiciados por el GDR: “Altiplano Unido por el Agua” (2020) y “Contrato de Río Alto Guadiana Menor” (2021 y 2022). Todo ello ha supuesto la constitución de una asociación con un funcionamiento participativo y de consenso que persigue poner en marcha un Contrato de Río y elaborar un plan de acción colectivo que permita una gestión sostenible y resiliente del agua con la implicación y participación del tejido social, institucional y ambiental, en la cuenca alta del Guadiana Menor.

Los Contratos de Río son una de las metodologías más innovadoras para la gestión de un recurso fundamental como es el agua. Se fundamentan en la participación activa de los actores locales. El primer Contrato de Río se estableció en Francia, a principios de los años ’80 y desde entonces, por los resultados logrados, este método se fue adoptando a lo largo del país. Casi 300 Contratos de Río son operativos en Francia, interesando a más del 10% del territorio nacional. Este método se utiliza en la actualidad en otros países de Europa y la Unión Europea apoya estas prácticas con diferentes instrumentos programáticos. En España, la reciente publicación del Libro Verde de la Gobernanza (marzo 2020) también apuesta por esta metodología para fomentar la corresponsabilidad de la sociedad en la gestión del agua a través de la implantación de, al menos, una experiencia piloto de Contrato de Río en cada Demarcación Hidrográfica. En concreto la propuesta es:

• Realizar, al menos, una experiencia piloto en cada cuenca hidrográfica en los próximos cuatros años, para conocer la herramienta y perfeccionar su funcionamiento.
• Dotar de financiación a las iniciativas existentes y a las que se pongan en marcha para garantizar, al menos, cuatro años de funcionamiento.
• Adquirir el compromiso político de priorizar las medidas acordadas por unanimidad en la asamblea del contrato de río, dentro de un ámbito de competencias determinadas.
• Realizar un estudio sistemático de resultados para incorporarlos dentro de la ley de aguas como instrumento de planificación y seguimiento.

En la subuenca Alta del Guadiana Menor, ya tenemos constituida una asociación para abordar el reto. Ahora solo falta que las instituciones con competencias y responsabilidades, como la CHG o el Ministerio de Transición Ecológica, recogiendo sus propias propuestas, hagan posible una transición hídrica justa que no dé la espalda al medio rural y sea capaz de aprovechar las grandes potencialidades e inquietudes de su población.

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído