manifestacion-sanidad.jpeg
manifestacion-sanidad.jpeg

El domingo tenemos una cita por la defensa de la Sanidad y contra el deterioro que viene sufriendo. Parece que va a acudir mucha gente, a la luz de la repercusión de la convocatoria en los medios y en las redes sociales, y tras las manifestaciones masivas hace apenas dos semanas en varias capitales andaluzas. Pero creo que es una cita a la que llegamos tarde, no porque el problema no tenga remedio, que lo tiene, es cuestión de apuesta política y ciudadana por defender nuestro sistema público y de abordar el modelo sanitario en su complejidad.

Digo tarde porque hace muchos años que las asociaciones por la defensa de la Sanidad pública en España funcionan, y en especial desde que estalló la crisis/estafa en 2008 hay movimientos, colectivos, sindicatos, profesionales, partidos políticos que han denunciado una y otra vez los recortes, la privatización y la falta de modelo en algunas ocasiones, sin que hayan encontrado salvo excepciones —Madrid por ejemplo— un apoyo ciudadano importante.

Andalucía fue pionera en construir un sistema público de salud admirado en el mundo, pero hace años que viene sufriendo recortes, deterioro e incongruencias graves en el modelo. Sin embargo la conciencia ciudadana y la respuesta no ha sido lo suficientemente contundente. Y el problema no es solo de dinero, de recursos, que obviamente también, sino de modelo, de prioridades, de educación, de concienciación ciudadana. ¿O la saturación de las Urgencias no tiene que ver, y mucho, con el deterioro de la atención primaria? ¿O la excesiva medicalización y aumento del gasto farmacéutico no tiene que ver con cosas tan extremas como la escasez de políticas de prevención primaria, las tensiones sociales, la somatización de la pobreza y la desigualdad o el poder de las multinacionales farmaceuticas?

Yo voy a acudir el domingo a la manifestación, pero esa manifestación será un fracaso, por mucha gente que vaya, si no sirve para constituir en Jerez un movimiento potente en defensa de una Sanidad pública, gratuita, universal y de calidad. Un movimiento que no solo sea defensivo, crítico o de presión, sino que sea constructivo y aporte a la reflexión sobre el modelo público que queremos. Y sin partir de cero, porque si hay estudios, propuestas, enfoques rigurosos y asentados es en el terreno de la Sanidad pública.

No nos engañemos, si hablamos de Sanidad y sistema público de salud estamos hablando de política y estoy seguro de que en la manifestación del domingo participarán personas y colectivos que tienen propuestas antagónicas sobre cómo solucionar este problema. Y también estoy seguro que algunos de los discursos que estoy oyendo estos días de personas que defienden ir a esta manifestación nos llevarían a una situación peor de la que estamos.

Recuerdo una manifestación multitudinaria en Jerez contra la droga, a finales de los 80 o principios de los 90 —hay gente que dice que fue de las más multitudinarias, junto a la de la "justicia es un cachondeo"— y recuerdo que mi difunto amigo y compañero de muchas aventuras sociales y culturales, Alfonso Sánchez Ferrajón, crítico donde los hubiera, en el sentido más noble de la palabra, me dijo: "Habrán venido hasta los traficantes". Me manifestaré por una Sanidad pública, universal, gratuita y de calidad... pero al día siguiente no nos podemos quedar tranquilos por haber protestado un día, ni volvernos a casa sin más. Yo seguiré.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído