Paco Camas durante una entrevista pasada con lavozdelsur.es
Paco Camas durante una entrevista pasada con lavozdelsur.es

Bueno, no sé muy bien qué poner aquí. ¿La vida trepidante que llevo? Sí, supongo que este espacio es para eso, lo que pasa es que no tengo tiempo. 

Bueno, no sé muy bien qué poner aquí. ¿La vida trepidante que llevo? Sí, supongo que este espacio es para eso, lo que pasa es que no tengo tiempo. Se puede decir, eso sí, que soy el chico para todo del gobierno municipal. A los hechos me remito. ¿Que hay un problema en La Constancia? Allí estoy yo. ¿Que Bodegas Fundador edita algo sobre Hemingway? ¿Quién está ahí, a ver, quién? Efectivamente: yo. PC, su personal computer. Efecto multiplicador, don de la ubicuidad, no sabría decirlo… Y siempre bien ‘peinao’ y bien ‘planchao’, quiero que quede claro, porque hoy estoy escribiendo este librito, sé dónde va estar mañana y ustedes me conocen, pero pasado quién sabe… quién sabe quién leerá en el futuro estas líneas, si de repente no aparecerá dentro de veinte años en una librería de lance, así que no quiero ser cortoplacista, lo digo de una vez: ya puestos, escribo para la posterioridad, escribo… no sé, para una niña, como dijo Rajoy, una niña de hoy que dentro de unos años encuentre esto y quiera saber cómo era una época, la mía.

“Máximas prestaciones para las máximas exigencias”. No es un lema de un coche, no, es un breve resumen -una excerpta, como diría el gran Marco Antonio Velo- de lo que es mi vida política. También me gusta “PC, su político de amplio espectro”, pero con el punto de excipiente que tiene más de uno (o una) podría relacionarlo con la farmacopea y no, tate, tate… Urbanismo, Patrimonio, Seguridad, Dinamización Cultural –fíjese esa lectora del futuro que no es Cultura, es Dinamización Cultural… la fiebre del momento- se puede decir que la mitad del Ayuntamiento pasa por mis manos.

Aquí va un ejemplo en esta ‘Breve Guía Semanal de Ejemplos Prácticos de mi Gestión’, insisto, febril: Me llaman, como ya he dicho, de parte de unos vecinos de La Constancia, que tienen problemas –por cierto, ¿cuánto tiempo hace que están arreglando esta barriada?, joder, a ver si veo por la calle a Paco Flores y se lo pregunto- y allí estoy yo para ofrecer soluciones y hasta un termo con caldito caliente si hubiera hecho falta; luego van los de Ganemos y me preguntan por el coste que supone para el Ayuntamiento colocar los palcos de la Semana Santa, que no lo ven en el Portal de Transparencia… hombre, pues si no lo ven será porque no está, es que la gente tiene que andar buscando todo el tiempo tres pies al gato, o cinco, o los que sean… ¿Y qué va a costar? Pues dinero, hombre, pues dinero, qué va a ser. Pero es que la semana apenas está empezando para mí, que ya he dicho que tenía que ir a Fundador a una cosa sobre Hemingway muy apañada que ha hecho la bodega… aquí sí, aquí es donde creo que estoy mejor, que doy lo mejor de mí: Hemingway, marco incomparable, vino y brandy… sí, sí, definitivamente ahí lo doy todo aunque sea fuera de la jornada laboral, pero claro, ¿qué jornada laboral tiene un político? ¿Y yo, con las responsabilidades que vas vislumbrando que tengo que afrontar, querida lectora? Pero es que eso no es nada, todavía estoy tomando impulso… Y hala, ‘pa’ Madrid, que hay que arropar el Festival de Flamenco y allá que estoy yo con la alcaldesa… en un segundo plano, ¿eh?, Vale, tampoco de palmero, hubiera sido un chiste fácil… Tengo sentimientos encontrados con el flamenco, me gusta, pero una cosa es verlo y escucharlo y otra gestionarlo en Jerez de la Frontera, una plaza complicada. Nos damos una vuelta entonces por el Corral de la Morería con varios artistas y apenas nos da tiempo a nada más, con lo que me gusta a mí Madrid, casi tanto como a la alcaldesa (yo siempre por debajo, no vaya a ser que… que nunca se sabe).

¿Cansada, lectora? Pues mi semana solo está mediada. Todavía tengo que avisar a los bares de que van a poder abrir dos horas más en Semana Santa –que sí… que ya sé que todos hacen lo que les da la gana, pero como es más o menos lo que hacen pues ya voy yo y les autorizo oficialmente a que sigan haciendo lo que les parezca y todo el mundo tan contento-; luego tengo que responder de lo del edificio Díez Mérito… Vamos a ver, ¿que lo están desguazando, como dicen? Pues tampoco sé yo si el verbo desguazar se puede aplicar a un edificio, fíjate… lo que tengo muy claro es que yo no soy culpable, no tengo nada en mi casa, no te digo… El problema es que no se puede probar cuándo ha empezado el robo o hurto o lo que sea… si el edificio está cedido, pues está cedido, aunque sea nuestro, del Ayuntamiento, quiero decir, que a mí me cuesta mucho ir por ahí denunciando, que suena muy feo, y a mis guardias, los guardias que están a mi servicio… no, quiero decir… los guardias que están al servicio del ciudadano, pues también, también a ellos les cuesta andar por ahí poniendo denuncias por unas verjas de nada, hombre… Ahora, que cuando hay que denunciar, pues también denuncio, claro, también apoyo la denuncia de la alcaldesa sobre Sementales para acabar bien la semana. ¡Sementales municipales! ¡Sementales municipales!, ay, digo ¡Terrenos de Sementales municipales! ¡Terrenos de Sementales municipales!

Bueno, querido diario, querida lectora del futuro, va siendo hora de que apague la luz y descanse un poco, que me lo merezco…

P.C.  

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído