Puentecito santo, santo puentecito… puente niños incluidos

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

61-catpeople-alicia-museo-abc-01-img_8117
61-catpeople-alicia-museo-abc-01-img_8117

Planes especiales para el puente largo del Día de Andalucía: Moguer, Málaga o Madrid de la mano de los más pequeños.

Moverse. Salir de la rutina. Viajar. Un viaje es una de las experiencias más  enriquecedoras que podemos ofrecerles a los niños. Es una oportunidad siempre. De descubrir, de compartir, de ampliar horizontes, de construir recuerdos… Decía el filósofo Hippolyte Taine que “viajamos para cambiar, no de lugar, sino de ideas”. Un viaje te abre los ojos. Y si tenemos la buena costumbre y la posibilidad de llevarnos a los niños con nosotros estaremos sembrando en ellos ese “veneno” del viajero. Cada vez es más común encontrar familias al completo de viaje y la estampa de los “guiris” con niños pequeños visitando museos ha dejado de resultarnos ajena porque ahora somos nosotros los que viajamos con los “niños incluidos”.

Con un puente largo en Andalucía a la vuelta de la esquina todavía estamos a tiempo de organizar una escapada, no importa si el destino está a muchos o pocos kilómetros. Afortunadamente tenemos destinos cercanos que permiten disfrutar de viajes para todos los gustos, ya seáis amantes de la naturaleza en busca de aire puro y paisajes insólitos, empedernidos urbanitas culturetas en busca de exposiciones para el recuerdo, o las dos cosas, que según el momento puedo apetecer lo uno o lo otro.

Mi lista particular de destinos para llevar a los niños sería infinita. Sitios que no conozco y me gustaría descubrir con ellos, sitios en los que he estado sin ellos y a los que algún día iremos juntos, sitios en los que ya hemos estado y a los siempre queremos volver. Como estamos hablando de un puente de 3-4  días vamos a buscar destinos “fáciles”. Tres destinos que a mí en particular me apetecen en este momento por lo que ofrecen. Dos destinos andaluces, uno para acercar a los niños literatura e historia, y el otro para acercarlos al arte en general y a la pintura en particular. El tercer destino recurrente y apetecible siempre, porque la oferta en la capital es muy amplia y difícil de abarcar cuando uno está de paso o va para pocos días.

En primer lugar nos vamos al oeste y encaminamos nuestros pasos en dirección a Huelva. Un escritor, un burro, un pueblo. Moguer es un destino muy apetecible para ir con niños. Se puede visitar la casa donde nació Juan Ramón Jiménez, la Casa-Museo Zenobia y Juan Ramón y completarse una ruta literaria ligada a Platero y yo. En este año están celebrando una efeméride importante: los 100 años de Diario de un poeta recién casado, considerado el poemario más innovador de Juan Ramón (Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí se casaron en 1916). Además hasta el 1 de marzo en el teatro Felipe Godinez de Moguer puede verse la exposición Zenobia Camprubí en primera persona, una muestra que recupera la figura de esta mujer independiente, emprendedora, y culta, una de las primeras mujeres en España con carnet de conducir, precursora de los negocios de exportación de artesanía popular para su venta en el extranjero y pionera también en la lucha por los derechos de la mujer.  Y si aún nos quedan ganas de seguir conociendo, apenas a 13 kilómetros de Moguer está el monasterio de La Rábida. En un salto podemos irnos varios siglos atrás y que los niños se transporten al momento histórico que precedió al descubrimiento de América.  Y de paso disfrutar de los frescos de Vázquez Díaz.

Del oeste al este, un destino andaluz imprescindible en estos momentos es Málaga. El museo Picasso, el Museo Carmen Thyssen, el museo ruso y el Centro Pompidou han convertido a Málaga en un referente cultural en nuestra comunidad. Y no sólo de museos vive esta ciudad, la oferta de la capital malagueña es tan amplia a todos los niveles que lo recomendable es repetir cada vez que se pueda. Por eso sólo os comento una de las exposiciones que actualmente pueden verse en la ciudad, porque es temporal y porque además está especialmente pensada para disfrutarla en familia. Frida y yo (Espacio taller: Espacio joven) es una exposición sobre Frida Kahlo que puede visitarse en el Centro Pompidou desde el 5 de febrero hasta mediados de junio. La muestra está montada para que los niños puedan descubrir, mientras manipulan los objetos, las nociones de identidad, cultura, percepción y representación de sí mismos. A partir de dispositivos lúdicos instalados alrededor del recorrido los niños de entre 5 y 12 años, junto con sus familias, podrán sumergirse en la vida y la obra de esta famosa artista del siglo XX.

De Kandinsky al país de las maravillas sin salir de Madrid

Y desde Málaga, nos vamos a Madrid. Los planes con niños en la capital darían para no parar, por eso he escogido tres citas que están pero pasarán y que si tenéis la oportunidad no os debéis perder. La primera, Kandinsky. Una retrospectiva, una exposición organizada por CentroCentro, el Centre Pompidou de París y Arthemisia Group y que puede visitarse en el Palacio Cibeles. Yo que la vi sin los niños os digo que todavía tengo el remordimiento de que ellos se la perdieran. Esta retrospectiva es una maravilla, una de las mayores muestras monográficas que se han hecho en España de la obra del pintor ruso, recorriendo su trayectoria artística y espiritual a través de casi 100 piezas. Los cuadros de la época en la que  Kandinsky llega a la abstracción y ejerce de profesor en la Bauhaus son tan impactantes que para un niño que mira con ojos de niño deben ser la bomba. Además en la visita tienen la posibilidad de audioguías gratuitas adaptadas a ellos, con las que pueden escuchar el Lohengrin de Wagner o  a Beethoven mientras se paran delante de algunos de los cuadros de Kandinsky. La exposición acaba el día 28 de febrero así que vamos justitos de tiempo pero todavía llegamos si hay escapada madrileña en el puente.
Otra exposición que también recomiendo para ver con niños después de haberla visitado es Feliz no cumpleaños. 150 años en el País de las Maravillas. Puede verse en el Museo ABC de dibujo e Ilustración hasta el 3 de abril y ha sido organizada por el propio museo y Espacio Edelvives para celebrar el 150 aniversario de la publicación del clásico de Lewis Carroll. Se exhiben ilustraciones de artistas como Fernando Vicente, Ana Juan, Benjamin Lacombe, Rébecca Dautremer, Iban Barrenetxea, Emilio Urberuaga Julio Antonio Blasco, Ester García o Xan López Domínguez, entre otros. La exposición incluye un recorrido por la evolución de la ilustración alrededor del libro, desde la que propuso el propio autor hasta posteriores ediciones en color, basadas en los dibujos de John Tenniel (el ilustrador de la primera edición de Alicia en el País de las Maravillas). Muy interesantes también los paneles de Lewis Carroll y Alicia Liddell, la niña a quien Carroll dedicó el libro. Y ya que estáis en el Museo ABC podéis aprovechar y visitar también la exposición Cambio de luces. Ilustración española en los 70, en la que pueden verse obras de los ilustradores españoles que propiciaron el cambio que se dio en este ámbito en nuestro país en la década de los 70.

La tercera visita en Madrid (estoy buscando la manera de teletransportarme para no quedarme sin verla), la exposición Juguetes de construcción. Escuela de la Arquitectura Moderna, en el Círculo de Bellas Artes. Recién inaugurada, puede visitarse hasta el  15 de mayo.  Está montada a partir de una de las colecciones privadas más completas de España, con 500 juegos reunidos a lo largo de los últimos veinte años por Juan Bordes, comisario de la exposición. Juan Bordes, además de coleccionistas de juguetes, es arquitecto, escultor  y autor de dos libros estupendos, Historia de los juguetes de construcción y La infancia de las vanguardias, para mí, libros de cabecera y muy recomendables si os gustan la arquitectura, los juguetes en general y los de construcción en particular. Según el propio Bordes la exposición "no va sobre juguetes, sino sobre objetos provocadores de experiencia”. Se centra en los juguetes como elementos fundamentales en la creatividad y el desarrollo del pensamiento. Es de visita obligada con niños, porque “los niños van a entender esta exposición perfectamente; son los adultos los que no tienen que ver aquí nostalgia, sino arquitectura”. Lo dicho, ¡no puedo perdérmela!

Ya lo decía José Mercé en aquella canción en la que la vida salía a nuestro encuentro, “me gusta el puente que tenga cuatro días […] Puentecito santo, santo puentecito”. Ahora toca organizar agendas y escoger destino. Niños incluidos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído