Partidos por la mitad

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

Todo mi apoyo, desde la más absoluta discrepancia política, para con Teresa Rodríguez en estos momentos en los que su condición de mujer me importa más que nuestras diferencias.

Hubiera deseado dedicar este espacio hoy a cosas bien distintas de la que al final escribo. Pensé, en un primer momento, hablar hoy con ustedes sobre la enésima cruzada que el Partido Popular ha iniciado, esta vez en el Senado, en defensa de la ley Mordaza buscando más un homenaje al padre de la terrible ley, el anterior ministro de Interior Fernández Díaz, que facilitar las cosas, al tantas veces explicitado en tan poco tiempo por el ministro Zoido, para provocar su modificación ante la iniciativa planteada en el Congreso días pasados en forma de Proposición de ley por el Partido Socialista. Visto el resultado de la votación, Zoido camina por un sendero plagado de minas donde el fuego amigo pone en peligro su presunta voluntad de dialogo.

También pasó por mi cabeza hablar hoy del intento fallido en la Comisión de Interior del Senado de conseguir que la seguridad ciudadana en Cádiz se convirtiera en una prioridad para el Gobierno y en concreto para el Ministerio del Interior. La moción presentada por mi grupo parlamentario pidiendo dotar de un número suficiente de funcionarios policiales la plantilla de la Comisaría provincial fue rechazada por la mayoría absoluta del PP secuestrada todavía en su subconsciente por los tics absolutistas de la pasada legislatura. Que la ciudad de Cádiz sólo cuente con un Zeta como dotación policial en la calle durante bastantes noches para garantizar la seguridad de la ciudadanía en plena alerta 4 antiterrorista no parece ser una razón de peso suficiente para que el Partido Popular inste a su Gobierno a tomar medidas.

Aun así, no he querido dejar de hablar de lo que me ha parecido un acto humillante para todas las mujeres, me refiero a la agresión sexista sufrida por Teresa Rodríguez, la portavoz parlamentaria andaluza de Podemos, que vivió en sus propias carnes un incidente de esa naturaleza cuando visitaba una exposición en la Cámara de Comercio de Sevilla. Episodios como este vienen a reafirmarnos en la idea de que las políticas de género no han resultado todavía suficientes para a acabar con décadas, casi siglos, de una educación en la que se subordinaba el papel social, y también vital, de la mujer ante el hombre. Escapar de una vez por todas de esa teoría absurda de la dominación masculina  es todavía, y quizás ahora más que nunca, una de las mayores tareas en común que nuestra democracia tiene por delante. Todo mi apoyo, desde la más absoluta discrepancia política, para con Teresa Rodríguez en estos momentos en los que su condición de mujer me importa más que nuestras diferencias.

Todo mi apoyo, desde la más absoluta discrepancia política, para con Teresa Rodríguez en estos momentos en los que su condición de mujer me importa más que nuestras diferencias

Descarté también cambiar el tercio político que caracteriza estos artículos míos por el de los éxitos recientes, con sabor a oro y mar, de mis colores futbolísticos. Corren tiempos, en este previa navideña, en los que la épica parece haber vuelto al verde tapete de Carranza tal como lo denominara un veterano cronista deportivo gaditano aún en aquellos momentos, que fueron muchos, en los que el verde no era ni por asomo el color dominante de aquel terreno de juego, pero era lo que tenía el escribir las crónicas sin pisar el estadio. Parece que a un comienzo ciertamente titubeante en juego y resultados, probablemente por su condición de nuevos en esta plaza de la Segunda División donde el que deja de jugar con el cuchillo entre los dientes está condenado de antemano a purgar sus penas largos años en las mazmorras de la Segunda B, le ha continuado un serial por capítulos dominicales en los que los del auténtico submarino amarillo han puesto proa hacia los puertos de la tranquilidad clasificatoria que diría el mejor de los Valdano.

En verdad, hoy de lo que les quería hablar, para hacer justicia al título que encabeza este artículo, era de la crisis de Podemos según los últimos acontecimientos, esa crisis que devora a la izquierda emergente de este país como si del mapa de Bonanza, aquella serie de nuestra infancia y juventud, se tratara. No quería dejar de hacerlo hoy sobre todo en atención a algún que otro inscrito de Ganemos Jerez, adicto a estos artículos míos, y a quién no quisiera defraudar. Pero cuando me colocaba ante el teclado para escribir me pareció oír a Errejón, como alma en pena, recitar la estrofa final de la Rima LII de Bécquer, clamando estos versos: "Llevadme, por piedad, a donde el vértigo con la razón me arranque la memoria…Tengo miedo de quedarme con mi dolor a solas..." Feliz Navidad.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído