foto-Ainhoa-150x150
foto-Ainhoa-150x150

Ainhoa Gil, secretaria de Organización del PSOE-A Jerez.

Cuando a finales del siglo pasado Pablo Iglesias, fundador del socialismo español, hablaba de conceptos como “la entera emancipación de la clase trabajadora” o “su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales, honrados e inteligentes” jamás imaginó que 150 años después una crisis económica, social y laboral como la que vivimos ahora nos sacudiría hasta los huesos.

Tras la guerra, la Democracia incipiente apostó por el reconocimiento de derechos plenos construyendo un Estado del Bienestar que ha sido orgullo de los españoles hasta la llegada de la derecha de Rajoy, ésa que dice que la crisis ya es pasado, que es historia… ninguneando la inteligencia e insuflando aires a la indignación ciudadana.

Leyes como la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Rajoy como salvoconducto a la crisis, han convertido a la clase trabajadora en meros títeres y esclavos del capital. Aunque conscientes desde hace meses de los estragos que la norma está causando en el mercado laboral, hasta que la explotación laboral, que es más que una realidad para miles de personas también en Jerez, no ha contado con rango de noticia en medios nacionales no nos hemos parado a pensar seriamente qué es lo que está ocurriendo.

El Gobierno y los inspectores de trabajo miran a veces a otro lado cuando de denunciar las injusticias, abusos y ataques a la dignidad personal se trata, y aún más cuando patronos desaprensivos quieren mantener su status quo a base de la miseria, esclavitud y pobreza laboral de quienes reclaman a gritos un puesto de trabajo que asegure su supervivencia y la de los suyos.

Ya se sabía que la reforma laboral traería precariedad y explotación como denunció el PSOE hasta la saciedad y a pesar del rechazo a esta norma por parte de la izquierda en su conjunto. Es evidente que así no se reconstruye un país ni se crea empleo salvo que el objetivo, como ocurre, sea hacer más rico al rico y más pobre al pobre.

La única salida es la unión de quienes pensamos que la lucha obrera no ha muerto, al contrario, está más viva que nunca y no debemos conformarnos con enviar a nuestros hijos e hijas fuera de España para reducir las cifras de desempleo nacional, aceptar empleos indecentes y tercermundistas o callarnos ante situaciones vergonzantes propias de otros tiempos ya creíamos superados.

Basta ya de machacar sistemáticamente a los trabajadores y no a quienes hacen la vista gorda con los explotadores gracias a prácticas tan leoninas como el uso fraudulento de la contratación a tiempo parcial, el fraude en el uso de las horas extraordinarias. Valga como ejemplo que sólo en España se realizan cada semana 10 millones de horas de trabajo ilegales y que más del 55% de las horas extraordinarias no se cobran.

Los tiempos y los derechos han cambiado desgraciadamente. Pero la libertad y la dignidad por fortuna siguen siendo patrimonio de todos y todas, por lo que los hombres y mujeres socialistas vamos a seguir luchando para que no se nos prive de lo único que nadie nos puede quitar.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído