captura_de_pantalla_2016-10-13_a_las_8.29.20.png
captura_de_pantalla_2016-10-13_a_las_8.29.20.png

¿Hasta cuándo vamos a soportar 'Ratos' en yates, Bárcenas en pistas de esquí, etcétera, sin que se nos inflame la misma vena que con tanta vehemencia se ha hinchado con Piqué?

Es increíble con la que ha caído todos estos años (y lo queda por caer) que sigamos teniendo la piel tan fina con determinados temas. La última gran afrenta a nuestro país se produjo, no en una de las salas de la Audiencia Nacional entre “gúrteles” y “tarjetas blacks”, no… tampoco fue en los juzgados de Sevilla, a cuenta de algún ERE descarriado. No… no se trataba de nuevos papeles de Bárcenas, ni era nada relacionado con Cristina de Borbón, su esposo Urdangarín y NOOS. Por extraño que parezca, el motivo de bochorno patrio no era consecuencia de las intrigas internas del PSOE y sus luchas fratricidas entre facciones que buscan cuotas de poder más allá de la vergüenza y la dignidad que se le suponía a tan insigne bloque político.

A este bendito país, que acostumbra a poner la otra mejilla cuando lo abofetean aun sabiendo que lo que viene después es un guantazo de padre y muy señor mío, no le basta con que le resten los derechos, le quiten puestos trabajo, le birlen jóvenes brillantes para que trabajen en países “hermanos” cobrando miserias, o le saqueen la caja de las pensiones para rescatar a la banca que precisamente fue culpable del mayor roto en nuestra economía.

No le basta con los desahucios, con las colas en los comedores sociales, o una tasa de paro bochornosa, maquillada con empleos precarios, y condiciones leoninas para los trabajadores que tengan la suerte de volver a la actividad laboral. No. Nada de esto es motivo de herida en el orgullo nacional.

Sin embargo, que un futbolista se corte unas mangas en las que supuestamente estaban los colores de España… por Dios bendito… ¡¡sacrilegio!!

¿A tanto llega la cerrazón del españolito, que solo encuentra orgullo en una bandera y un himno? ¿Es que España no es nada más que dos colores y un “chinta-chinta”? ¿Es posible que hagamos un auténtico debate nacional y un linchamiento público a un deportista por algo tan insignificante, mientras los que se llevan nuestro dinero a espuertas, en nuestras narices y sin privarse en ningún momento de nada, siguen siendo modelo de patriotismo? ¿Hasta cuándo vamos a soportar 'Ratos' en yates, Bárcenas en pistas de esquí, etcétera, sin que se nos inflame la misma vena que con tanta vehemencia se ha hinchado con Piqué?

Después nos molestamos si hay quien se mofa de esa especie de “paletismo” que subyace en la sociedad española. Seguimos siendo como Paco Martínez Soria andando por Madrid, con su canasta de mimbre y su gallina bajo el brazo, o como Esteso y Pajares, babeando ante una sueca en bikini. Quítenme todo… desángrenme y llévense hasta el tuétano. Pónganme de patitas en la calle. Y luego métanme en comedores de Cáritas. ¡Pero mi bandera y mi himno, ni me lo toquen!

Pues sí. Yo también pienso que nos merecemos un buen corte de mangas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído