Modernizados

Nadie daba un duro porque la Generación Z se vacunase antes de 2022, pero aquí estamos

Vacuna de Moderna, en una imagen de archivo.
Vacuna de Moderna, en una imagen de archivo.

Nadie daba un duro porque la Generación Z se vacunase antes de 2022, pero aquí estamos, con el brazo hinchado y doloroso como si nos hubieran metido siete puñetazos seguidos. Me recuerda un poco a cuando estaba en 2º de la ESO y cualquiera aprovechaba la mínima ocasión para atizarte en el hombro, de forma que a lo largo del día podías haber recibido eso y más. Un amigo con el que quedé y al que le pusieron la vacuna un poco antes me dijo: “Tú al menos te lo has tocado y no te has muerto de dolor. Yo no podía ni moverlo, no podría ni estar cogiendo la cerveza esta”.

Cuando hace un par de semanas vi que los del 96 ya podían coger cita empecé a pensar que al lunes siguiente ya la podríamos pedir nosotros. Me equivoqué por solo un día. Los más aventajados pudieron conseguir su cita para el mismísimo martes, yo la conseguí para el miércoles en la UCA. Llegué 10 minutos antes de mi cita y en 15 minutos ya me estaban pinchando moderna, igual que a todo el mundo. El chiste era de cajón: “Ahora estamos modernizados”. El dolor del pinchazo fue casi instantáneo. Con todo, fue una experiencia divertida. Los del 97-98 nos habremos hecho con la mayoría de citas así que pude encontrarme con un par de conocidos en la sala de espera con los que comentar la jugada.

El solo hecho de habernos vacunado ya, ha generado cierta situación cómica con tintes de humor negro. Parece que a los últimos millennials, aquellos del 92-93-94, no les habían dado cita hasta final de mes o principios de agosto. Que te adelanten tus menores es chocante y el chiste solo mejora por momentos, el jueves ya estaban vacunando a los del 2001 y el fin de semana a los del 2002. Ya hay historias de alguna pija repelente de 27 años preguntando con cara de asco a chavalas de 23 o 24 que cómo han conseguido vacunarse antes que ella. La respuesta es sencilla: karma, por mirar por encima del hombro durante tanto tiempo a gente a la que realmente le sacas solo tres años asquerosos. Todo esto con perdón de los amigos que tengo que me sacan 3-4 años y que son buena gente. Sobre todo, con perdón de aquellos que encima tienen pagado algún viaje a Galicia, pero apréciese la comedia.

Al fin y al cabo, de aquí a un mes el que menos tendrá una dosis y le quedará casi nada para la segunda. Así que tampoco hay muchos motivos para perder la calma (excepto que te pille la segunda dosis el día después del viaje a Galicia y no puedas sacarte a tiempo el certificado Covid, aquí sí está permitido llorar). A pesar del repunte de la quinta ola con una incidencia disparada, la variante delta y demás, parece que hay un optimismo general fruto de las vacunas. Cada vez se actúa más como si no pasara nada, la gente vuelve a hacer planes. Por ejemplo, los Rolling van a retomar a partir de finales de septiembre la gira por EEUU que dejaron pendiente. Solo el tiempo nos dirá cual es el plan para principios de otoño. De momento toca disfrutar de agosto pero sin desfasarse, no vaya a ser que no puedas ponerte la segunda dosis por ir haciendo el loco.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído