El mercado se regula solo y otras paridas

Los liberales te pueden resumir el estallido y fin de una crisis económica de 10 años en una gráfica donde se mueven dos rayas, pero detrás de cada raya está el dolor y sacrificio de millones de trabajadores y sus familias

El mercado se regula solo y otras paridas
El mercado se regula solo y otras paridas

Como es normal, en el trabajo se habla y esta semana Claudia me contó un debate que tuvo con el resto de alumnos en prácticas al respecto del precio de la luz. Si merece la pena contar esto es porque uno de ellos defendió una postura cuando menos peculiar. Decía que el mercado se regula solo, y que si el precio de la luz va en escalada es por culpa de Pedro Sánchez y su intervención. No sé qué me hizo más gracia, si la pésima y errónea aplicación del mayor dogma liberal o los tintes de acoso y derribo al gobierno socialista. En cualquier caso, las palabras de este químico (aunque ni siquiera haya terminado la carrera) sobre una disciplina que no es la suya, despertaron al economista titulado que llevo dentro.

El chaval en cuestión no pudo equivocarse más porque es imposible. Si el precio de la luz no para de subir, es de hecho porque se aplican las leyes del mercado. A mayor demanda internacional del gas que usan las centrales eléctricas y sin que pueda cambiar la oferta, sube el precio. Lo que se le reclama al gobierno no es que deje el mercado en paz, sino todo lo contrario, que intervenga y haga algo como fijar un precio máximo. Sin embargo, aunque quisiera, no puede hacer nada al respecto. El precio de la electricidad se fija según las normas de la Unión Europea, que utilizan un algoritmo orientado al mercado. Una regla matemática aparentemente objetiva. ¿Quién iba a decir que orientar el precio de un bien de primera necesidad al mercado, con las subidas al alza que hay cuando más se necesita, iba a ser un problema?

El mercado realmente es una convención del ser humano, creada por este según sus usos y costumbres. No es Dios Padre todopoderoso como quieren vender los liberales. Al igual que el ser humano, nada creado por este es perfecto, y por lo tanto es falible. El mercado falla como una escopeta de feria y más cuando se utilizan ordenadores y demás sistemas informáticos. Mientras más componentes tenga una máquina mayor es la probabilidad de que falle. Recuerdo una vez que nos contaron que el algoritmo de Amazon falló. Había dos vendedores externos que vendían el mismo libro de biología, The Making of a Fly. Uno de ellos dio instrucciones de que su oferta fuese un 5% más barata que la media y el otro un 10% más cara que la media. El algoritmo enfrentó ambas cifras multiplicando 0,95x1,10. El resultado es 1,045, por lo tanto, el precio empezó a subir a una tasa del 4,5%. Su precio final antes de que detectaran el error llegó a 23 millones de dólares.

Los superordenadores de la bolsa también suelen fallar más de la cuenta. Entran en pánico entre ellos y la bolsa se desmorona. Entonces es cuando sale en las noticias que los desenchufan para evitar que sigan operando. Pero volviendo al tema principal y dejando la electrónica aparte, hay infinitas formas de manipular el mercado, haciendo que este necesite una regulación, aunque sea solo para protegerlo. Los químicos menores de 35 años lo mismo no lo saben, pero en los años 90 se vivió un episodio muy fuerte de especulación a la baja en el mercado de divisas que por poco se carga la economía internacional.

Por el bien de la sociedad hay mercados en los que se debe intervenir. ¿Qué pasaría si el mercado laboral se regulase solo? Sin salario mínimo ni jornada máxima, acabaríamos trabajando 12 horas al día solo por un plato de comida. Este tipo de gente tampoco piensa en que un reajuste del mercado no es un proceso agradable, suele conllevar como mínimo despidos y el cierre de negocios, que como poco son tragedias familiares. Los liberales te pueden resumir el estallido y fin de una crisis económica de 10 años en una gráfica donde se mueven dos rayas, pero detrás de cada raya está el dolor y sacrificio de millones de trabajadores y sus familias. Pero bueno, seamos pragmáticos y veamos la gráfica. Se vuelve al punto Y* de equilibrio, el mercado se regula solo.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

Alberto Colón Hace 17 días
Me sigue pareciendo divertido leer las loas del ex punky al gobierno de Sánchez. Un gobierno cruzado de brazos porque tiene a ex altos cargos y amiguetes, enchufados en las eléctricas. Qué poca capacidad de reflexión y qué buena paguita debes estar buscándote.
Ahora en portada
Lo más leído