Blas Infante, en una imagen de archivo.
Blas Infante, en una imagen de archivo.

Blas Infante tiene en su amplia bibliografía un libro denominado Cuentos de Animales. Es un texto, a modo de fábula, muy interesante, y que supone otro hito en la diversa y variada obra del Padre de la Patria Andaluza. Usando este título, y con motivo del 135 aniversario de su nacimiento, va siendo hora de escribir una nueva obra denominada Cuentos sobre Blas Infante.

Desde hace unos años para acá, observamos atónitos cómo se van divulgando y extendiendo visiones interesadas sobre el líder andalucista. Todas ellas falsas, basadas en la ignorancia sobre su biografía, o con la intención de sacar rédito político, conscientes de que son lisa y llanamente, mentiras. Si hacemos una recapitulación de las mismas, encontramos ya una lista extensa que debe ser motivo de cuidada reflexión, más allá de estas breves líneas. Sin orden alguno de prelación, son las siguientes:

- En primer lugar, se asegura que Blas Infante fue musulmán. No encontramos ninguna referencia seria sobre este asunto. Cuando decimos “seria”, nos referimos a dato documentado, con fuente histórica contrastable y fehaciente. Con una cita expresa en un texto expresado claramente. Todas las alusiones se refieren a interpretaciones que van más allá de lo realmente escrito o hecho por el autor del Ideal Andaluz.

- En segundo término, la existencia del Complot de Tablada. El reciente libro de Manuel Ruiz, lo desmiente. Es más, lo califica de “bulo”. Leánlo.

- No pertenecía a ningún partido. ¿Y su militancia acreditada al federalismo, dentro del Partido Republicano Demócrata Federal justo al inicio de la Segunda República, o en la Izquierda Radical Socialista, demostrada por Braojos allá por 1987?

- El secesionismo de Andalucía Oriental. Otro cuento. No tiene consistencia alguna, y solo en los momentos de logros autonomistas andaluces en la Segunda República, aparecen algunas tentativas inconexas que prescriben justo cuando el proceso estatutario andaluz languidece.

- Blas Infante no tiene ideología. El suyo es un andalucismo anodino. Sin embargo, se presenta a elecciones a Cortes compartiendo candidaturas con militantes y simpatizantes de partidos y políticos antidinásticos, republicanos y federales. ¿Quieren más ideología?

Y lo último: la Dictadura de Primo de Rivera, durante el reinado de Alfonso XIII, provoca su exilio interior, cambiando su notaría de Cantillana por otra en Isla Cristina. No es cierto. Infante toma posesión de Isla Cristina un año antes, como demuestra la publicación de esa permuta en la Gaceta de Madrid de 2 de junio de 1922. El notario con quien intercambió la plaza fue Manuel Arévalo Carrasco. ¿Por qué elige esa localidad? ¿Por qué lo hace cuando aún muchos centros andaluces siguen abiertos? Estas son preguntas aún por responder.

Es más, la investigación sobre los periódicos y revistas de la localidad onubense demuestra también que allí mantiene una actividad política y cultural, en el ámbito local, implicándose con las fuerzas vivas del municipio isleño.

Los cuentos sobre Blas Infante son una realidad a la que deberemos enfrentarnos en los próximos tiempos. En los momentos actuales, cuando prima el twitt de pocos caracteres, o el titular de no más de 10 palabras, es difícil el argumento razonado, documentado y con la extensión justa, con la que merece el conocimiento serio. Hagamos, como andaluces, el esfuerzo.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído