La caja mágica

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

directo-congreso-nacional-partido-popular_ediima20170210_0683_1.jpg
directo-congreso-nacional-partido-popular_ediima20170210_0683_1.jpg

El mismo día que el PP abría su Congreso Nacional en la madrileña Caja Mágica se hacía pública la primera sentencia sobre su financiación irregular en la comunidad valenciana y la existencia de otra caja, quizás también mágica, más conocida como caja B. 

Celebra este fin de semana el Partido Popular su Congreso Nacional y lo hace en la Caja Mágica. No cabe duda de que quien eligió el lugar, o es un cínico indomable, o un cachondo incurable. Unir en su Congreso Nacional, máximo órgano de gestión, Caja Mágica y Partido Popular es un acto de inconsciencia política que se presta a interpretaciones de la más variada naturaleza, pero con un denominador común: les ha traicionado el subconsciente.

Precisamente el mismo día que el Partido Popular abría su Congreso Nacional, se hacía pública la primera sentencia sobre su financiación irregular en la comunidad valenciana y la existencia de otra caja, quizás también mágica, más conocida como caja B. En ese proceso judicial conocido como la Gürtel valenciana han sido condenados sus máximos exponentes: Correa, Crespo y el Bigotes, pero también quien fuera consejera de Turismo y Presidenta de Les Corts, Milagrosa Martínez, y su jefe de gabinete por aquel entonces, el señor Betoret. De nada les ha servido a estos últimos dispara hacia arriba señalando al entonces Presidente de la Generalitat, Francisco Camps, como el inductor de las decisiones que les han llevado a su actual condición de condenados a nueve y seis años de prisión respectivamente.

Y a la vista de las conclusiones de la sentencia no cabe duda de que aquella caja, la del PP valenciano, sí que era una caja mágica con la que todos veían cumplidos sus deseos, los primeros porque conseguían los contratos deseados y los segundos porque se veían magníficamente recompensados con regalos que colmaban también sus deseos personales y partidistas. Correa era un mago de reconocido prestigio manejando su particular caja mágica, pero la señora Martínez, de por sí o inducida por el expresidente Camps, como ella misma ha declarado en sede judicial, tampoco se quedaba atrás a la hora de cumplir los deseos de quienes habían mostrado tanta generosidad con ella misma y su Partido.

Y esto el mismo día en que siete empresarios de la comunidad valenciana, otros dos lo harán el próximo lunes, se personaban en la Audiencia Nacional para formalizar su acuerdo con la Fiscalía firmando una declaración en la que afirman haber financiado al PP valenciano en dos procesos electorales, uno autonómico y otro nacional, y todo ello a cambio de una rebaja de sus posibles penas de prisión. Estos nueve empresarios han confesado que también contribuyeron a que el PP llenara de manera extraoficial su caja mágica obteniendo de esta manera los recursos necesarios para afrontar “dopados” esos procesos electorales.

Visto lo visto, a nadie puede sorprender la elección de la Caja Mágica madrileña para la celebración del Congreso Nacional del Partido Popular, un congreso de pretendida unidad a pesar de que tan solo 25 votos han salvado a Cospedal, de penalti y en el último minuto, de ser víctima de las incompatibilidades internas del partido. Un congreso en el que se ha sembrado el huevo de la serpiente de las diferencias entre cuadros y simples compromisarios, como bien quedó de manifiesto en el día de ayer en varios momentos. Un congreso en el que se debatieron temas tan importantes para el futuro de España como eliminar o no el círculo del logotipo del PP para no parecerse a Podemos o el cambio de nombre de militante a afiliado porque lo de militante suena a izquierdismo. Un congreso en el que Rajoy y los suyos paladeaban desde hace días las mieles del triunfo, de la hegemonía política y el poder gubernamental y han terminado saboreando las hieles de las naranjas amargas que llegaban sin cesar desde la comunidad valenciana, maldita caja mágica.

Y muy cerca de allí, en la plaza de toros de Vistalegre, celebra Podemos su congreso, lo que ellos llaman la asamblea ciudadana, aunque más allá de las metáforas se trate del lugar y el momento en el que Iglesias y Errejón van a ajustar sus cuentas pendientes, esas que vienen dirimiendo desde hace ya bastante tiempo en público, y que han hecho que a día de hoy Podemos sea más un instrumento para confrontar los egos de sus máximos exponentes que para ofrecer una alternativa social y política a la ciudadanía española.

Lejos quedan ya aquellas sueños de juventud que todos conocimos como la nueva política, lo que Podemos ha mostrado desde su llegada a las instituciones no es sino un remake de la vieja política exagerando sus perfiles más negativos, hasta el extremo de convertirse en una caricatura ante la que muchos de los que confiaron en su proyecto sufren el síndrome de la Gioconda, imposible saber si ríen o lloran. Podemos, que quiso ser nuevo en todo, sólo ha conseguido serlo en los modos de afrontar su conflicto interno, un conflicto que han conseguido externalizar por tierra mar y aire hasta el punto de convertir los escaños del Congreso de los Diputados en un reñidero donde los dos gallos del gallinero lucían sus mejores galas.

Nada será igual a la salida de Vistalegre 2 por mucho que se practique la impostura, en su seno cohabitan proyectos políticos enfrentados, no ya los representados por Iglesias y Errejón, sino que también el tercero en discordia, Urban, quiere su trozo de tarta en este cumpleaños, y Teresa, su lugarteniente en Andalucía, pretende su propio Podemos, a su imagen y semejanza y la de sus aliados territoriales. Pues nada, suerte y al toro.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído