odio.jpg
odio.jpg

"Lo importante ha dejado de ser argumentar una opinión, si no va asociada a generar odio contra lo contrario a lo que opinas no vale nada, no importa, nadie la va a tener en cuenta".

Cada día están más de moda. Los argumentos han quedado eclipsados por los insultos. Generar un opinión ha pasado a un segundo plano para generar odio.

Y es que las opiniones argumentadas ya no interesan si no se insulta a alguien, y es que da igual lo que digas si no sale perjudicado alguien. El debate no existe, o si existe acaba en insulto. Las opiniones nunca son válidas si no coinciden con las propias, los argumentos no sirven, da igual que analices, que expliques coherentemente su opinión, si no insultas no sirve.

Tampoco está de moda la felicidad, cuando a alguien le van bien las cosas y decide compartirlas por las redes sociales pasan desapercibidas, pero ojo que cuando te van mal, el interés es máximo, pero no por ayudar en la mayoría de los casos, hay que buscar un culpable, y buscar un culpable lleva consigo el insulto, y el odio hacia él.

Ya no se debate la polémica, ya no se debate la diversidad de opinión, tan sólo se insulta, se rebate con insultos y con la perdida de respeto. Los argumentos de tu forma contraria de pensar no existen, el único argumento es el insulto, porque el insulto es lo que hace que tu opinión tenga la fuerza necesaria que no tienen tus argumentos.

Lo importante ha dejado de ser argumentar una opinión, si no va asociada a generar odio contra lo contrario a lo que opinas no vale nada, no importa, nadie la va a tener en cuenta.

Y es que actualmente generar odio vende mucho más que generar una opinión. El arma de la palabra ha dado paso al arma del insulto. ¿No somos capaces de argumentar? ¿O es que cuando nos argumentan una realidad no somos capaces de rebatirla?

Yo no creo que nos resulte difícil establecer un debate, creo que es más fácil caer en el insulto como argumento, creemos que nos hace fuertes, la palabra ha dejado de ser importante, los argumentos no sirven, da igual la opinión, lo importante es que sea contra alguien o algo, que roce la falta de respeto o que la sobrepase, da igual cómo y lo que opines pero que siempre sea contra alguien y a ser posible que deje a ese alguien muy mal. Que genere un hilo por el cual el resto pueda machacar a otro.

¿Qué nos ha pasado? ¿Por qué hemos dejado de generar opiniones para generar odio? ¿Por qué tienen más seguidores aquellas opiniones que generan odio que aquellas que se argumentan? ¿Estamos tan necesitados de odiar? ¿Nos hace más falta el odio que un buen debate?

A mi personalmente me sobran los insultos, las faltas de respeto, el odio, no lo necesito, prefiero una buena conversación y un buen debate a la facilidad de reírse de los demás, a la facilidad del insulto. Ojala volviéramos a estos debates, a la opinión con argumentos, a las conversaciones que no acaban en insultos por una opinión distinta.

Y es que una opinión contraria argumentada no es una agresión personal, es tan solo que otro piensa distinto, es tan sólo que las opiniones son diversas, es solo un punto de vista distinto sobre una situación. Un argumento contrario, un argumento diferente, y una opinión distinta a aquello que es tu verdad. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído