Plaza de la Paz en Isla Cristina.
Plaza de la Paz en Isla Cristina.

No hay una máquina más perfecta que la ganadería de razas autóctonas en extensivo, nos mantienen el campo, dehesas, monte mediterráneo, vías pecuarias, conviven con la naturaleza, aportan biodiversidad, paisaje en continuo movimiento, nos proporcionan leche, lana, carne, y da gran satisfacción verlas pacer. Una imagen junto al pastor, nos trasmite tranquilidad, mentalmente estado de paz.

¡¡¡Déjenme en Paz!!!, ante el hostigamiento de esos niños que desconocen que han sobrepasado el límite, convirtiéndose en acoso, en el patio del colegio o en la calle.

En estos tiempos de crispación, tantos tiempos pasados deseando estar en paz, quizás no tengamos plenamente asimilado su verdadero valor e importancia. Preocupante cuando se pretende exaltar que nos separa frente a lo que nos une, pues no podemos olvidar que vivimos en sociedad, sino acabaremos en guetos, independientemente del nivel económico.

Tengo un amigo que su saludo inicial telefónico siempre es "Gente de Paz", sencillo gesto de quien cree firmemente en ella y la promueve a los cuatro vientos por el mundo, porque sabe que es el motor verdadero y sin igual.

Puntos de entendimiento y coordinación para alcanzar un mundo sin conflictos, un ejemplo de humanidad ante el universo, nuestra mejor carta de presentación ante las formas de vidas extraterrestres que con tanto interés buscamos en estos tiempos.

Una sonrisa y ser amable, sangre liviana, con los que nos rodean crea un clima humano por encima del truene, llueve o relampaguee. Vayan ustedes en Paz, pues ese es el camino.

Las reuniones sociales, familiares y profesionales tienen componentes de relaciones humanas muy significativos. En días pasados, hablando con un doctor jubilado, aunque fuera carpintero, hablábamos sobre la actitud de seres cercanos que querían imponer tomando una cerveza o vino, maneras "o estás conmigo o estás contra mí" sus opiniones de actualidad. Concluyó apuntando que hay personas que no saben alternar. Saber alternar, ¡¡¡qué gran verdad!!!.

El conocimiento se fundamenta en el saber - en sus múltiples facetas - escuchar, leer, expresarse, comer, ejercitarse, enamorarse y en relacionarse con otras personas, de género, raza, ideas y procedencias cualesquiera que sean.

Conversar - guardando las formas de comunicación - en tertulias, en pequeños grupos en esta época de espacios abiertos, manteniendo protocolos y distancia de seguridad Covid, pudiendo ir y venir, hablando al cabo del día de infinidad de asuntos, proyectos, anécdotas y recuerdos. No es cuestión de unanimidad, si del respeto por encima de cualquier injustificable enfrentamiento o agresión oral o física. Estar cordialmente pasando un buen rato y romper ese agradable estado, no está justificado. La amistad es sagrada.

Saber alternar es vida social, en armonía, hacer trato, tener amigos, esencia de nuestra sociedad y el que no lo tenga asumido, le recomiendo una profunda autorreflexión cultural de nuestra tierra.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído