El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una intervención en el Congreso.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una intervención en el Congreso.

Esta columna ha sido más compleja de escribir que las demás. Todavía no doy crédito a que hayamos salido de esos seis meses de estado de alarma sin una legislación que permita a aquellos territorios que estén ahora peor que hace seis meses tomar medidas restrictivas con pleno respeto a nuestro texto constitucional. Es más cómodo dejar a 17 antojos distintos el ver cómo se va a combatir la pandemia. Porque les recuerdo que seguimos en pandemia.

Por mucha gente que se encuentre ya vacunada, los jóvenes probablemente sabremos antes dónde va a jugar Messi la temporada que viene que la fecha en la que nos van a vacunar. Si es que nos vacunan, que visto lo que planea hacer la Unión Europea con quien nos provee de AstraZeneca, tampoco tendría yo mucha esperanza en el corto plazo.

Hemos salido del estado de alarma sin medios legales. Ahora, las comunidades autónomas que quieren seguir imponiendo medidas restrictivas de derechos fundamentales han instaurado sus toques de queda con sus respectivos Estados de Armarla. Armarla proponiéndolo, armarla con resoluciones de los Tribunales Superiores de Justicia exponiendo que no se puede hacer, y armarla diciendo que bueno, que se recurre al Supremo pero que, hasta entonces, sigue vigente y como si nada. Vaya tela. No doy crédito.

La pandemia sigue. La incidencia sigue subiendo o bajando, según donde miremos. Y mientras que la ciudadanía sigue cumpliendo con sus medidas de distanciamiento, mascarillas, gel y demás parafernalia, nuestras autoridades parece que no se ponen de acuerdo en qué es exactamente lo que vamos a tener ahora para combatir el covid-19 a nivel legal. Tengo la sensación de que les parece más reprochable un botellón, una celebración, con un puñado de gente al aire libre, que el hecho de habernos dejado a nuestra suerte. Y nunca está de más recordar que la transmisión por aerosoles, según la OMS, se produce “en entornos específicos, sobre todo en espacios interiores, abarrotados y mal ventilados”.

Así que nada, sigamos reprochando a los dos vídeos de Madrid y Barcelona de la madrugada del sábado pasado como si nuestros representantes estuviesen haciendo todo lo posible por brindarnos un auténtico encaje jurídico para proteger nuestros derechos y nuestra salud.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído