Resultados de la búsqueda del término 'covid' en YouTube, a forma de ejemplo.
Resultados de la búsqueda del término 'covid' en YouTube, a forma de ejemplo.

Con el inicio de la pandemia de Covid-19, las redes sociales se han convertido rápidamente en una herramienta de comunicación crucial para la generación, difusión y consumo de información. Nosotros lo hemos utilizado de diversas formas, entre las cuales, este periódico ha sido fiel reflejo, en nuestros artículos, de la utilidad de twitter para informar. 

Para la Covid-19, las redes sociales pueden tener un papel crucial en la difusión de información sobre salud y en el abordaje de la infodemia y la desinformación, ya que las redes sociales son útiles como contagio y cómo vector. Según la OMS, el término infodemia es una combinación de información y epidemia y se refiere a una difusión rápida y generalizada de información precisa e inexacta sobre una epidemia, como Covid-19. 

Las redes sociales también se pueden utilizar de manera eficaz para comunicar información sanitaria al público en general durante una pandemia. Por lo tanto, las redes sociales tienen un papel crucial en la percepción de las personas sobre la exposición a enfermedades, la toma de decisiones resultante y los comportamientos de riesgo. También hay que decir que la información en las redes sociales es generada por los propios usuarios, lo que implica que dicha información puede ser subjetiva o inexacta.

A partir de un análisis de 81 estudios, se identificaron algunos temas generales de salud pública sobre el papel de las redes sociales en la COVID-19: 

  • encuestar las actitudes del público, identificar infodemias
  • evaluar la salud mental
  • detectar o predecir casos de Covid-19
  • analizar las respuestas del gobierno a la pandemia y 
  • evaluar la calidad de la información de salud en videos de educación preventiva. 
  1. Así, en un análisis de más de 2 millones de consultas de Google Trends e Instagram, mostraron que a medida que aumentaba el interés mundial por la información de COVID-19, también lo hacía su infodemia.
  2. Otros estudios que analizaron millones de tweets, identificaron que, incluso antes del inicio de la pandemia de Covid-19, las infodemias amenazaban la salud pública. En esa línea, otro estudio reveló que aunque la información falsa tenía un mayor número de tweets, también tenía menos retweets y menor participación que los tweets que comprenden evidencia científica. 
  3. En otro análisis sobre difusión de información errónea o información no verificable sobre la pandemia de Covid-19 en Twitter, sus resultados mostraron que la desinformación representó el 24.8% (153 de 617) de todos los tweets. Asimismo, las cuentas de atención sanitaria o de salud pública tenían la menor cantidad de información errónea; aún así, el 12,3% (7 de 57) de sus tweets incluían información no verificable. 

Por lo tanto, es imperativo que la información precisa y oportuna se difunda al público en general sobre el SARS-CoV-2, por ejemplo.  Una revisión identificó tres enfoques principales: 

  • evaluación del interés del público y las respuestas a las enfermedades infecciosas emergentes; 
  • examen del uso de las redes sociales por parte de las organizaciones para comunicar enfermedades infecciosas emergentes como la covid-19;  y 
  • evaluación de la precisión de la información médica relacionada con enfermedades infecciosas emergentes en las redes sociales. 

¿Qué dicen estos estudios? 

  1. Analizando, algunos estudios publicados, encontramos que los tuits relacionados con pérdidas económicas tuvieron el mayor número medio de me gusta, mientras que las prohibiciones de viaje y las advertencias tuvieron el menor número. Los tuits sobre disrupción social tuvieron el mayor número de retweets, mientras que los tweets sobre intervenciones de Covid-19 tuvieron el mayor número de me gusta. Además, un análisis de contenido mostró que el tema de los síntomas representó el 27% de todos los comentarios, seguido por el tema  de prevención. Del mismo modo, otro análisis de contenido mostró que el tema más mencionado fue "peligro de COVID-19". Además, un estudio que examinó 126.049 tweets, mostró que la emoción más común que se mencionó fue el miedo, y el tema más común que se mencionó fueron los efectos económicos y políticos. En un análisis de emojis, destacaron miedos a la morbilidad, problemas de salud, problemas laborales y financieros, elogios para los trabajadores de primera línea y uso exclusivo de emoji de género. En otro análisis basado en los sentimientos, notaron más emociones positivas que negativas hacia la reapertura de la economía. Y en EEUU, en un análisis por grupos sociales, identificaron que los afroamericanos compartían sentimientos positivos y alentaban las discusiones virtuales y los comportamientos de prevención. Junto a ello, en un análisis de género, los tweets de mujeres tenían más probabilidades de ser sobre la familia, el distanciamiento físico y la atención sanitaria, mientras que los tweets de hombres tenían más probabilidades de  tratar sobre cancelaciones deportivas, gravedad de la pandemia y política. 
  2. Un análisis de contenido cualitativo de 30 perfiles de Instagram, Twitter y TikTok identificó cinco tipos de actitudes hacia el distanciamiento físico: miedo, responsabilidad, molestia, diversión y resistencia. En otro estudio se sugirió que los grupos de palabras de alta frecuencia, como muerte, prueba, propagación y bloqueo denotaban el miedo subyacente del público a la infección y muerte por el virus, mientras que términos como quedarse en casa y distanciamiento social correspondían a cambios de comportamiento. En otro estudio, se mostró que la mayoría de los usuarios filipinos de Twitter expresaron emociones negativas hacia Covid-19, y el estado de ánimo negativo se hizo más fuerte con el tiempo en el encierro. 
  3. La realidad de los estudios en ese sentido es amplio. Así, en un estudio de análisis temático de tweets mostró que las emociones negativas y la tristeza eran altas en los tweets que mostraban discusiones afectivas y los temas dominantes incluyeron el estallido de la pandemia, respuestas metafísicas, signos y síntomas en casos confirmados. En la India, un estudio investigó 410.643 tuits a través del análisis de sentimientos y mostró que las emociones positivas eran en general sustancialmente más altas que los sentimientos negativos. Un estudio analizó 868 publicaciones y señaló que los sentimientos eran 50% neutrales, 22% positivos y 28  % negativos. Un estudio en Corea del Sur examinó 43.832 usuarios únicos y sus relaciones en Twitter mediante el uso de análisis de contenido y redes y mostró que los tweets que incluían noticias sanitarias eran más populares que los tweets que contenían noticias no sanitarias. Otro estudio en EEUU sobre tweets de demócratas y de republicanos mostró que los demócratas pusieron más énfasis en la salud pública y la ayuda directa a los trabajadores estadounidenses, mientras que los republicanos ponían más énfasis en la unidad nacional, China y las empresas.
  4. Investigadores en España estudiaron 22.223 tuits mediante el uso de modelos de temas y análisis de redes e identificaron que toda la pandemia podría dividirse en tres períodos: períodos de precrisis, confinamiento y recuperación. En todo ello, vemos que existían cinco grandes preocupaciones públicas: 
  • la situación de los nuevos casos de Covid-19 y sus efectos
  • la denuncia de primera línea de la pandemia y las medidas de prevención y control
  • la interpretación de expertos y la discusión sobre la  fuente de infección
  • los servicios sanitarios en la primera línea de la pandemia y 
  • el enfoque en la pandemia y la búsqueda de casos sospechosos.
Algunos resultados de la búsqueda del término 'covid' en Twitter.
Algunos resultados de la búsqueda del término 'covid' en Twitter.

En otro análisis cualitativo se clasificaron los temas en causa del virus, características epidemiológicas de Covid-19, respuestas públicas y otros. Otros autores identificaron cuatro preocupaciones públicas, cómo el origen del virus, el síntoma, la actividad de producción y el control de la salud pública

  1. Con respecto al estigma y el racismo, los resultados indicaron que el tamaño de la red social personal se correlacionó inversamente con el uso de lenguaje descortés. Es decir, los usuarios con redes sociales más grandes tenían menos probabilidades de publicar mensajes descorteses en Twitter que los usuarios con redes sociales más pequeñas.  
  2. Dos estudios revisados, se centraron en evaluar la salud mental de los usuarios de las redes sociales. Un estudio investigó la relación entre la ansiedad y la exposición a las redes sociales, y mostró que la exposición frecuente a las redes sociales aumentó la razón de probabilidades de la ansiedad, lo que demuestra que la exposición frecuente a las redes sociales está contribuyendo potencialmente a los problemas de salud mental durante el brote de COVID-19. Los investigadores identificaron un aumento de los sentimientos negativos, que incluyen ansiedad, depresión e indignación.
  3. Seis estudios investigaron la detección o predicción de brotes de Covif-19 con datos de redes sociales. Los resultados mostraron que los índices de búsqueda rezagados en las redes sociales fueron un predictor de nuevos casos sospechosos y podrían detectarse de 6 a 9 días antes de la confirmación de nuevos casos. Para identificar a los pacientes con Covid-19 con mal pronóstico, los hallazgos sugirieron factores de riesgo relacionados con la edad avanzada, la distribución difusa de la neumonía y la hipoxemia. 
  4. Ocho estudios seleccionados investigaron la calidad de los videos de YouTube con información de prevención de Covid-19, con los 100 mejores videos de YouTube con la mayor cantidad de vistas que se cargaron en enero de 2020, con la palabra clave coronavirus.  Estos 100 videos generaron más de 125 millones de visitas en total.  Sin embargo, menos de 33 videos incluyeron cualquiera de los siete comportamientos de prevención clave recomendados. Un estudio de seguimiento con los mismos criterios y un diseño de muestreo sucesivo reunió los 100 mejores videos de YouTube que fueron  más visto en enero y marzo de 2020, cuyos resultados mostraron que, en total, la muestra de marzo tuvo más de 355 millones de visitas.  Sin embargo, menos de 50 videos en cualquiera de las muestras contenían alguno de los comportamientos de prevención recomendados. 

Para vacunar al público contra la información errónea, las organizaciones de salud pública y los gobiernos deben crear y difundir información precisa en las redes sociales porque las redes sociales han tenido un papel cada vez más importante en el anuncio de políticas y la educación sanitaria. 

Cuando una enfermedad, como Covid-19, comienza a propagarse y a causar sentimientos negativos, se necesita una comunicación de riesgos oportuna, adecuada y efectiva para ayudar a aliviar la ansiedad o las actitudes negativas de las personas con respecto a la pandemia de Covid-19, especialmente a través de las redes sociales.

Entre los estudios analizados, Twitter fue la plataforma de redes sociales líder. Para la Covid-19, la información precisa y fiable a través de las redes sociales puede tener un papel crucial en la lucha contra la infodemia, la desinformación y los rumores.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído