La pancarta utilizada por la Red de Apoyo a Inmigrantes de Jerez.
La pancarta utilizada por la Red de Apoyo a Inmigrantes de Jerez.

Nosotras creemos que NO, puesto que la población inmigrante no se ve suficientemente acogida ni apoyada, especialmente por parte de las administraciones públicas. No hay apenas recursos públicos para la población refugiada e inmigrante, y las políticas públicas para [email protected] se limitan a algo de sensibilización y propaganda, especialmente para hacer lavados de imagen.

Pero para nosotras no sirven de mucho los gestos, sino que lo que importan son los hechos. Y la realidad es que: la primera gran necesidad que hay en Jerez para ser una ciudad refugio es la de tener un techo donde dormir. Pero muchas personas refugiadas vienen a la ciudad para depender exclusivamente de la iniciativa particular humanitaria. Venimos denunciando que el Albergue municipal es totalmente insuficiente para cubrir las necesidades de techo (tanto de personas extranjeras como nacionales): sólo 47 plazas para una ciudad de más de 220.000 habitantes. El Ayuntamiento hace oídos sordos a nuestra demanda.

La Junta de Andalucía no da una acogida digna a los menores extranjeros no acompañados, y los expulsa cuando dejan de estar tutelados, al alcanzar la mayoría de edad. Pero el Ayuntamiento tampoco hace nada: alega que no es su competencia, y en Jerez, simplemente, ha demostrado mirar para otro lado siempre que se le ha requerido que intervenga en el caso de tutelados y ex tutelados.

No hay la más mínima autocrítica por parte de las instituciones acerca de los factores que se han alimentado desde aquí para que la gente migre huyendo de la miseria, guerras, etc. El neocolonialismo y la sangría que el capitalismo y nuestros Estados europeos están causando en África, por ejemplo, no están cuestionados ni planteados. Sus símbolos —como la estatua de Primo de Rivera, que gaseó el Rif— y prácticas —como el consumo de productos expoliados en el Sur— siguen vigentes en nuestra ciudad.

Por último, nos parece muy triste que la atención y acogida a [email protected] migrantes dependa casi exclusivamente en Jerez de las asociaciones y ONG, puesto que las administraciones lo dejan todo en sus manos para no tener que invertir en políticas públicas de acogida. ¿No es todo esto, en cierto modo, racismo institucional?

Por eso, en la manifestación del pasado 18 de diciembre, Día Internacional del Migrante, participamos en la marcha pero de forma crítica y con un discurso independiente, con la pancarta ¿Jerez, ciudad refugio? Nos preguntamos si lo de ciudad refugio es más una declaración de intenciones que una realidad.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído