Un surfista en la playa de Santa María del Mar, Cádiz, el primer día tras el estado de alarma  FOTO: JUAN CARLOS TORO
Un surfista en la playa de Santa María del Mar, Cádiz, el primer día tras el estado de alarma FOTO: JUAN CARLOS TORO

Surf is life, la frase mítica de la cultura del surf, no es muy aplicable a la provincia de Cádiz. El pasado 2 de mayo, el primer día de desescalada la provincia era noticia por ser uno de los pocos sitios donde se podría practicar surf, al ser deporte individual y al aire libre. Decisión muy acertada, no solo para los amantes de este deporte, sino porque desde hace un tiempo Cádiz es un referente internacional para la práctica del surf. Sin ir más lejos, el pasado año la revista Vogue la colocó en su lista como la mejor del mundo para la iniciación a este deporte.

Es por culpa del Covid-19 que no tenemos a los principiantes y aficionados al surf que deberían estar llenando los hoteles, los bares, y las escuelas de surf de nuestras costas. Pero para principiantes en esto del surf nuestros políticos, que han prohibido la práctica del mismo a partir de las 20:20 horas, por confundir una tabla de surf con una embarcación deportiva.

Y es que por un error de desconocimiento, y al parecer un percance con unos kitesurfistas en Tarifa, han tomado la decisión de prohibir la práctica del surf en todas las playas gaditanas entre las horas del orto y el ocaso del sol, un sinsentido que nada tiene que ver con el estado de alarma. Al aplicar el BOP del 7 de junio de 2002 claramente diferencia tres tipos de artefactos náuticos: embarcaciones, surf y bodyboard, windsurf y esquí náutico.

Una provincia que pretende vivir del turismo no puede cometer el error de confundir una tabla de surf con todo lo que flote en el agua y llamarlo embarcación deportiva. No pedimos que los políticos y autoridades sepan de mareas, de viento, ni de de tipos de tablas, pero sí un mínimo de conocimiento y de sentido común antes de lanzar una prohibición así, cosa que no ha ocurrido en otras provincias con costa en todo el país. Nos estamos poniendo en evidencia.

Tanto Junta de Andalucía, como Diputación y ayuntamientos gastan muchísimo dinero en promocionar nuestras playas para ofrecerlas a los turistas en sitios como Fitur y se les llena la boca presumiendo de playas, pero nunca tienen en cuenta a este sector, que es evidente que ha hecho famosos a sitios como Tarifa o El Palmar y el turismo que mueven es evidente a nivel internacional. Por ello los aficionados a este deporte pedimos que levanten esta norma, ya que están haciendo un flaco favor en la reactivación de nuestro sistema.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído