bertin-osborne-575x323.jpg
bertin-osborne-575x323.jpg

Y al final, como dice un amigo mío, "todo vuelve". Como Pacheco entonces. Como Bertín ahora.

Rajoy es tan soso como "presi" que hasta como periodista habría tenido más gracia, a tenor de las declaraciones que le sacó en el famoso programa televisivo En tu casa o en la mía al bodeguero que canta rancheras, presentador ebrio a ratos y exmujeriego empedernido. "Hace 15 años me propusieron ser alcalde de mi ciudad", oséase la nuestra. Fue lo más jugoso de la entrevista, sin duda. Hace 15 años, Pedro Pacheco, cuya disputa con Bertín fue más que sonada -le dio al exalcalde su mayor minuto de gloria nacional con "la Justicia es un cachondeo"- era el regidor absoluto y plenipotenciario, aunque ya en su ocaso, de Jerez de la Frontera.

Como el tango, ni veinte años ni tres lustros son nada y, quién lo diría, muy distinta suerte han tenido los dos rivales. A Bertín, que ha tenido sus reveses personales en la vida -la enfermedad de su hijo Kike y una relación sospechosa con la trama Gürtel-, no parece irle en general demasiado mal. Aunque todos daban por muerto al casposo galán de la época de nuestras madres, vino el Gobierno popular y lo resucitó dándole el programa de más audiencia de la televisión. El jerezano no ha parecido tener problemas en devolver el favor, insuflando aire al gris ‘Don Tancredo’ español a dos semanas escasas de las generales, aunque el programa tenga de periodismo de entrevistas lo mismo que yo de ingeniero de caminos.

¿Verá Pacheco con recelo, con nostalgia o con envidia este éxito desde su módulo en Puerto III, en el que cumple ya más de un año? Quizá pensará que la vida da muchas vueltas, como cuando a él también le daban todos por cadáver político tras pronunciar la archifamosa sentencia sobre la dama de los ojos vendados. Corría el año 1985 y los juzgados anulaban el derribo del chalé de Norberto Ortiz (sí, Bertín Osborne). El exregidor se explayó a gusto y lo que podía haberle costado muy caro le elevó a los cielos a hombros de su pueblo, que salió a la calle para defenderle ante los embistes de la maquiavélica Justicia. Pero ésta no olvidó. Y al final, como dice un amigo mío, "todo vuelve". Como Pacheco entonces. Como Bertín ahora.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído