Frenar la tercera ola de la pandemia no puede retrasarse ni un minuto más

Grandes ciudades andaluzas como Almería o Jerez saben que el miércoles que viene deben adoptar un endurecimiento severo de las medidas de contención de la expansión del virus. ¿Por qué no aplicarlas ya y no dentro de 120 horas?

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, en una visita esta semana a La Roda de Andalucía (645,5 de tasa de incidencia). Autor: Junta
El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, en una visita esta semana a La Roda de Andalucía (645,5 de tasa de incidencia). Autor: Junta

Dos grandes ciudades andaluzas, Almería y Jerez, han cruzado este viernes, según los datos de la Consejería de Salud y Familias, el umbral de la tasa de incidencia de 1.000 casos: 1.020,5 y 1.014,8 contagios por cada 100.000 habitantes, respectivamente. Otro de los grandes municipios andaluces, Marbella, está a punto de sobrepasar el tope de alerta por tranmisión comunitaria del virus, 984,8 de tasa, por lo que también pasaría pronto al nivel 4 grado 2 que confina el municipio y cierra toda actividad no esencial. A este ritmo de tercera ola, Málaga (795,6), Granada (781,2) y Huelva (763,6) pueden correr suerte parecida a finales de la próxima semana. La evolución de los contagios está desatada y sin control, pero una vez más las medidas de las autoridades sanitarias van infinitamente más lentas que lo que corre el virus. 

Conociéndose desde hace días que la pandemia vuelve a estar disparada y que la temida tercera ola hace ya días que hizo acto de presencia con toda virulencia tras la Navidad, en Andalucía tardaremos cinco dias más —viernes, sábado, domingo, lunes y martes: 120 horas— en intentar frenarla con nuevas restricciones en las zonas más afectadas. 

No hay impedimiento técnico alguno para que, por ejemplo, el comité de salud de la Junta de Andalucía se reúna de urgencia diariamente —no se entiende cómo no hay un gabinete de crisis permanente—, revisando los casos de Andalucía y y un BOJA que publica esa misma noche, y diariamente, las restricciones pertinentes. En grandes núcleos poblacionales de Andalucía, y en otros pequeños o medianos donde el problema es igual de grave, se seguirá aguantando cinco días más sin tomar medidas y pudiendo sus vecinos y vecinas acudir libremente, por ejemplo, a grandes centros comerciales o zonas donde puedan producirse aglomeraciones.

¿Qué impide tener reunión diaria del comité de expertos —que deben estar dedicados a ello en tiempos de urgencia y pandemia—?

¿Qué impide tener reunión diaria del comité de expertos —que deben estar dedicados a ello en tiempos de urgencia y pandemia— a primera hora de la tarde cada día, tras recibir los datos de cada provincia, y que decidan nuevas restricciones en función de la evolución de la pandemia? ¿Qué impide que se publique a las 22:00 horas cada día un BOJA extraordinario, con absoluta puntualidad, con las medidas que entran en vigor a las 00:00 horas? ¿Qué impide que esas medidas se comuniquen diariamente? Se pueden analizar, adoptar medidas y comunicarlas, tener preparados los equipos de seguridad y control policial para las medidas... todos los municipios ya están alerta y deberían tener previstos los diferentes mecanismos de control para una reacción inmediata o casi inmediata. Con una tasa de 1.000 o superior —cuando el riesgo extremo que fija el Ministerio de Sanidad está en 250— es inaceptable postergar 120 horas el inicio del endurecimiento de las medidas. 

Hay que frenar en seco, cuanto antes... parar es garantizar justamente el futuro de la salud y tambien el futuro de la economía, eso lo han entendido en toda Europa, salvo el misterioso caso español. Mientras Andalucía no exprima las competencias que tiene en estos momentos asignadas como autoridad sanitaria, y las exprima con celeridad y rigor, todo lo demás es juego político estéril ante una situación del dramatismo y la envergadura de la alerta sanitaria que llevamos sufriendo casi un año. Lo del toque de queda a las 20:00 horas, de momento, es sólo un arma arrojadiza contra el Gobierno, un paripé, y además la eficacia en esa restricción concreta, con tasas de este calibre, estaría en un adelanto mucho antes, como muy tarde a las 18:00 horas, véanse ejemplos europeos y escúchense las voces de científicos que asesoran fuera de nuestras fronteras. Si ya hay medidas posibles lo que hay que hacer es aplicarlas, no postergarlas ni un minuto más de lo estrictamente necesario.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído