Juan Espadas, presidiendo la nueva ejecutiva del PSOE andaluz.
Juan Espadas, presidiendo la nueva ejecutiva del PSOE andaluz.

Desde ayer viernes Juan Espadas es, de hecho y de derecho, el nuevo líder del PSOE de Andalucía, cargo al que ha accedido al no haberse presentado ningún otro candidato ni candidata. Bienvenido sea el nuevo secretario general al que le espera una casi heroica tarea, la de sacar al socialismo andaluz de la depresión en la que lo había sumido el hecho de no gobernar la Junta tras haber perdido la izquierda la mayoría absoluta y haber optado Ciudadanos por el abrazo del oso del Partido Popular.

Ese estado depresivo había hecho mella principalmente en la cúpula regional del partido con el consiguiente reflejo en el grupo parlamentario andaluz, donde no encontraban el camino para llevar a cabo la necesaria oposición al Gobierno de las derechas. De ahí que desde el primer momento Espadas fuese consciente que la tarea esencial era cambiar el rumbo con una nueva dirección capaz de hacer frente a este Gobierno del “bien queda” con el que Moreno pretende convertirse en un nuevo fenómeno Ayuso en Andalucía condenando a sus actuales socios naranjas a la periferia de la política, porque como diría el Bogart de Casablanca siempre nos quedará Vox y su juego de ser el hermano malo del PP.

Ahora toca sacar del sopor al electorado socialista, adormecido tras un largo tiempo de absentismo político de la dirección saliente, y que espera el rayo de esperanza e ilusión que Espadas pueda proporcionarle. Y con ese ritmo característico de sin prisa pero sin pausa ayer mismo puso al partido a trabajar en lo que se ha llamado la escucha activa, o lo que es lo mismo poner los cinco sentidos en las preocupaciones reales de la ciudadanía andaluza y huir de debates típicos y tópicos que a nadie interesan y que sólo benefician a los partidos gobernantes, es decir, mirar la luna y no el dedo que la señala.

La creación de ese grupo exprés de trabajo ya indica por donde van a ir los tiros del trabajo en los próximos meses al mismo tiempo que ofrece, atendiendo a sus integrantes y a sus responsabilidades políticas, algunas claves importantes sobre el futuro equipo de trabajo del nuevo secretario general y los temas que puedan impregnar el proyecto como es el caso del municipalismo entre muchos otros. La presencia entre ellos del Javier Ruiz, alcalde de Rota, e Isabel Gómez, alcaldesa de Ubrique, supone una buena noticia en relación con la necesaria renovación también en el socialismo gaditano, la próxima parada en nuestra provincia de un tranvía llamado deseo que no es otro que el cambio real de la actual dirigencia por muchos billetes last minute que compren los más significativos miembros de la actual dirección provincial.

Toca cambio, pero cambio real, es hora de reivindicar el municipalismo como la mejor escuela para la política, pero ha de ser el municipalismo vocacional y contrastado en la superación de las dificultades y problemas reales de los vecinos, eses es uno de los caminos por los que debe transitar el socialismo andaluz en el tiempo que viene, difícil pero al mismo tiempo apasionante. Ni Lampedusa ni Maquiavelo son modelos a seguir en el futuro, toca desde ya ponerse el mono de trabajo, que como el arpa del poema de Bécquer duerme del salón en el ángulo oscuro y de su dueño tal vez olvidada, porque la dilación puede convertirse en un arma suicida que convierta en crónica la depresión.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído