02Perfil4-3-300x229
02Perfil4-3-300x229

Ángel Pérez Rosado, miembro de Ganemos Jerez

Un gran número de nuevos conceptos están inundando el espacio político: Confluencia, ganar la ciudad, proceso constituyente, re-evolución, mutación, gobierno abierto, federación de competencias, desborde, programa colaborativo… En la medida que consigamos definir adecuadamente todos ellos, resultará más fácil la confluencia, tan deseada, para cambiar la situación.

A partir del proceso de cambio iniciado el 15 de mayo de 2011, la capacidad creativa de la ciudadanía no ha parado de imaginar nuevas posibilidades y mecanismos de construcción democrática. La incorporación de mujeres y hombres a estos procesos, en un número que supera con creces la participación política clásica (en sentido amplio, más allá de los partidos), se está convirtiendo en un motor de desarrollo de iniciativas que no paran de sorprendernos. Paralelamente aparecen también cierto grado de desconcierto y confusión, propios de lo novedoso y de su velocidad de evolución.

Este texto trata de mostrar parte del desconcierto que me afecta, como parte del proceso de Ganemos Jerez. Escribir esto es una forma de reflexionar en voz alta y es una llamada a las personas que me acompañan en este viaje, para que reflexionemos juntas. Una de las dudas que nos asalta a todos, es la participación de IU y Podemos en el proceso.   ¿Confluirán? ¿De qué modo? Seguramente, “Ganemos jerez”, sin la participación de los partidos políticos, o incluso sin solo uno de ellos, no conseguiría el fin de ganar las elecciones y ganar la ciudad. Pero, de igual modo, sin la confluencia que propone Ganemos Jerez o con una convergencia exclusiva entre partidos, y por supuesto, sin unirse de ningún modo, tampoco sería posible. Una de las claves, si no la única, de todo este proceso es la movilización de los ciudadanos y ciudadanas que nunca han participado en procesos políticos, que han estado desencantadas y/o no han ido a votar. Ésta marcará la diferencia y se convierte en un objetivo principal, sin el cual es probable que se tenga un éxito relativo, consiguiendo unos cuantos concejales en las elecciones, pero no lograremos ganar la ciudad.

Considero que existe la posibilidad de que Ganemos Jerez, en el hipotético caso de continuar el proceso sin la participación de IU o Podemos, rebase a Podemos en construcción democrática, participación e incluso en resultados electorales (aunque quizás no en las próximas elecciones). Empiezo con Podemos, no por casualidad. Para mí, el momento de Podemos dificulta más su incorporación a Ganemos Jerez que el de IU. Podemos parte de cero desde hace unos meses y viene “subiendo como la espuma”, recogiendo las reivindicaciones de la “nueva ciudadanía” y la clásica, desde los distintos ámbitos en que ésta participa y con un fuerte apoyo mediático. Además está inmerso en un proceso constituyente protagonizado por los círculos, con la valentía suficiente para asumir los riesgos que ello conlleva. Precisamente, en asentarse sobre el escenario político desde un liderazgo mediático que ahora tiene que tomar cuerpo en el territorio y los nuevos espacios de relación está su mayor “debilidad” y lo que puede inclinar la balanza, además de la voluntad de confluir, hacia su participación en Ganemos Jerez.

Por otra parte, IU está perfectamente estructurada e implantada sobre el territorio y los nuevos espacios de relación. Su debilidad se hace patente en conocer su límite electoral. No todas las “personas de izquierdas” votarían a la IU que conocen. Como organización cercana a la ciudadanía, presente en las luchas, en la calle, es conocida y analizada en sus dinámicas de funcionamiento y, como partido en el poder, que ha gobernado y gobierna a distintos niveles y con distintas fórmulas, sufre parte del desgaste que en mayor medida afecta al bipartidismo. Si IU quiere hacer crecer los puntos de su proyecto, coincidentes con los de las iniciativas y proyectos ciudadanos, lo único que puede hacer es confluir con éstos, en un espacio de igualdad deliberativa, de decisión y de acción.

Respecto al cómo, desde las distintas experiencias Ganemos/Guanyem, se pone como condición que el protagonismo de todo el proceso tiene que centrarse en la ciudadanía. Cualquier fórmula de participación en Ganemos Jerez por parte de los partidos políticos tiene que respetar dicha condición. Estos, de este modo, consecuentes con su propia naturaleza, serán instrumentos al servicio de las personas, para el logro de garantizar los derechos sociales y una vida digna para todas. Así como democratizar las instituciones e impulsar una economía social y ambiental justa.

Dicho esto, prefiero que Podemos e IU participen cuanto antes en Ganemos Jerez. Creo, incluso, que la presencia de estos partidos políticos, será buena para ellos. El proceso de confluencia que proponemos, si saben ubicarse adecuadamente, contribuirá a que muchas de las debilidades y amenazas que sufren sean neutralizadas. Personalmente, los invito a participar en las jornadas de trabajo. Sin compromisos, como instituciones o a través de su afiliación, para conocer mejor los planteamientos iniciales y para empezar a influir, con sus ideas y experiencia, en lo que comenzamos a construir. Además, con ellos tenemos más posibilidades de ganar ciudades y las elecciones en las próximas municipales. Desde ahí, ganar comunidades autónomas, y al fin el país, será más viable.

Junto a lo anterior, tenemos el proceso. Estamos inmersos en algo tan nuevo, desde tan distintos ámbitos y experiencias previas, y con un objetivo tan claro en lo general, pero tan difuso en lo particular, que nos provoca tanta pasión cómo desasosiego. Cuando nos sentamos a programar los pasos o la hoja de ruta a seguir, casi de inmediato, empiezan a surgir dinámicas y herramientas de la vieja política. No es casualidad. Muchas de las mujeres y hombres que lanzamos Ganemos Jerez hemos participado en movimientos sociales de distinto carácter, asociaciones diversas y partidos políticos. No estoy diciendo con esto que todas las prácticas anteriores sean erróneas. De hecho, toda esa experiencia previa es un activo que nos facilitará lograr los objetivos. Partimos de ellas porque es lo que tenemos pero, influenciadas por las técnicas y dinámicas de los últimos años, inmediatamente somos capaces de adaptarlas, transformarlas, reubicarlas cronológicamente, mezclarlas… Para que nos sirvan desde ya, ahora, para construir una nueva forma de participar, de hacer democracia, respetando los distintos niveles de implicación, de disposición y de competencias de cada cual.

No vale con “vamos a organizarnos e iniciar algo que culmine en cambiar las cosas”. Tenemos que poner el acento en el método y el proceso, haciendo de los mismos parte del fin que queremos conseguir. Desde el principio tenemos que diseñar una organización y actividades que permitan el desborde por parte de la ciudadanía y que sea capaz de acoger a una multitud diversa de entidades. Queremos re-evolucionar la política, y hay que hacerlo practicándola. Poniendo las condiciones para crear algo que no se pueda parar, que vaya mutando junto a la incorporación ascendente de nuevos actores.

Si los tics de la vieja política asoman en las primeras participantes de Ganemos Jerez, todavía han aparecido más cuando hemos presentado la propuesta a las formaciones políticas. No me sorprende. Tienen sus propias dinámicas, sus procesos, su organización, sus líderes, sus cargos… y llegar con una propuesta nueva, que aparenta (recalco, aparenta) dinamitar todo eso, o parte. Genera dudas y resistencias. Afortunadamente, en la misma medida, también genera curiosidad, ilusión y apoyos. No todo el mundo dentro de los partidos políticos acoge la propuesta del mismo modo, sencillamente porque no todo el mundo participa en ellos desde la misma posición (cargo, expectativas, valoración social…). A Ganemos Jerez solo le queda apelar a los objetivos comunes que tienen las organizaciones con la ciudadanía. Los expresados en programas, discursos, reivindicaciones, manifestaciones, etc. Pedimos generosidad, coherencia y compromiso, porque juntos lo podemos conseguir. Cada uno por su lado, no. Lo sorprendente, o no tanto, y que daría para reunir otro montón de letras, es que he encontrado estos tics más acentuados en Podemos que en IU, siendo Podemos una fuerza política de reciente creación. Quizás habría que entrar en el mundo de las expectativas personales y de las experiencias individuales para comprender esta circunstancia, puesto que no es analizable desde el punto de vista de la organización y sus consecuencias estructurales.

Otro tema importante son la primarias abiertas. Todos, menos el PP por supuesto, se apuntan al carro de las primarias panaceaNo voy a entrar a analizar las primarias abiertas que otras organizaciones han puesto ya en marcha. Lo que sí voy a hacer es esbozar las condiciones, que bajo mi parecer, deberían tener unas primarias abiertas (Reales Ya, reutilizando el eslogan de muchas reivindicaciones y el nombre de cierta organización bastante conocida).

  • La primera condición es, que sean realmente abiertas. ¿Qué quiero decir con esto? No sólo que no haya que inscribirse en ninguna lista, sino que además se promueva, se anime y se facilite la participación. Tendrían que tener un plazo suficiente y una estrategia adecuada al territorio y a la sociedad que acoge para acercar la posibilidad de participar a todos los barrios y estratos de la ciudad.
  • La segunda condición es que sean realmente primarias. No vale que haya personas candidatas previamente elegidas, aventajadas o privilegiadas. Se tiene que dar la posibilidad de que cualquier mujer u hombre pueda presentar su candidatura o proponer a alguien para la misma. Esto tiene implicaciones económicas, por lo tanto habría que fijar el presupuesto máximo para la presentación, facilitar la financiación colectiva de las mismas (a medida que se avanza por las sucesivas fases), poner como condición indispensable la transparencia del proceso y de los presupuestos… Y cualquier otra medida que impida que se puedan dar juegos sucios o maniobras interesadas y nos permita elegir al candidato idóneo que cuente con el apoyo mayoritario de la ciudadanía.
  • La tercera condición es que las personas candidatas sepan de antemano cual va a ser el programa que tendrán que desarrollar. Elaborado por la ciudadanía y con un contrato ético que comprometa a ciudadanas y representantes a desarrollar dicho programa. Que tenga los mecanismos previstos para la revocación del representante por incumplimiento de los compromisos. O la renuncia del mismo, por falta de apoyo de los representados. Sé que estas condiciones chocan frontalmente con la lógica de los partidos y de muchas personas, pero si de verdad queremos re-evolucionar la democracia no nos queda otra que ser agentes creativos, honestos, comprometidos y participativos.

Y paro aquí. Imagino que otras personas tendrán otras muchas condiciones, que ya tendremos tiempo, eso espero, de poner en común. Algo imprescindible es que tenemos que ser capaces de imaginar otra ciudad para tener el poder de transformarla. Pero además tenemos que ser capaces de visualizar todo el proceso necesario para lograr la ciudad imaginada. No se trata de consensuar un proceso y seguirlo rigurosamente. Más bien se trata de que haya tantos modelos de ciudad y de proceso como mujeres, hombres y entidades participen en el mismo. Que eso se vaya revisando y concretando constantemente, en la acción, garantizando que al final tengamos la ciudad soñada. Yo, ya hace tiempo, me puse a trabajar sobre mi versión inicial del proceso (que acompaña este texto). Y digo bien, inicial, porque con el paso del tiempo la iré cambiando, aprendiendo de las demás, acordando los pasos, adaptándonos al momento y a las circunstancias, reelaborando la hoja de ruta. Y todo con el objetivo bien claro: Ganar la ciudad mediante la acción de ganar las elecciones, y otras muchas metas que vendrán después, hasta que #GanemosJerez.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído