caminos.jpg
caminos.jpg

El estudiante hizo rápidamente su maleta, incluso dejó algunas cosas sin guardar.  Sin embargo, le resultaba mucho más pesada que varios meses antes, cuando llegó con una beca erasmus a aquella ciudad. Entonces le fue difícil cerrarla, rebosaba de ropa, comida de su tierra, objetos queridos y, mucha ilusión.

Llamó a la habitación de su compañero de residencia.

-Hola. ¿Puedo dejar aquí mis cosas un momento? Es que…

-Joao, ¿qué pasa?

-Voy a devolver las llaves de la habitación.

-Pero.. ¿te vas?

-Sí. Mi padre ha muerto por los atentados de Bruselas.

Martin, su compañero se quedó inmóvil, mirándolo.

-Resultó herido… Mi madre decía que mejoraría.

Martín lo abrazó fuerte, sin saber qué decir.

 

Cuando Joao volvió de entregar las llaves, Martín cogió una mochila de su amigo y le dijo:

-Te acompaño. Vas en autobús al aeropuerto. ¿No?

Sí, sí. Gracias.

El camino, aunque corto, parecía interminable y el silencio calaba más que el frío, hasta que dijo Joao:

-He dejado algunas cosas en la sala multiusos, por si te interesa algo. Hay unas botas de nieve que compré en la tienda de segunda mano para mi padre. 

Martín le puso una mano sobre el hombro.

-Joao, lo siento mucho, no sabía nada. No he parado durante la semana santa… Vinieron… a verme.

-El también venía a verme. Tuvo que hacer escala allí Tenía mucha ilusión por ir a los lagos y bosques nevados.

Hubo otro abrazo, un tímido adiós desde el andén, frases que no se llegaron a articular, lágrimas que querían salir, y ambos, separados por la ventana del autobús ahogaban dos palabras: ¿Por qué?



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído