meryl_streep.jpg
meryl_streep.jpg

Poco más de cinco minutos necesitó Meryl Streep para decir a millones de espectadores lo que a cada uno de nosotros le gustaría decir a Donald Trump. 

Poco más de cinco minutos necesitó Meryl Streep para decir a millones de espectadores lo que a cada uno de nosotros le gustaría decir a Donald Trump. El escenario elegido para la ocasión fue la ceremonia de entrega de los Globos de Oro que concede la prensa extranjera en Hollywood. No voy a reproducir aquí el contenido de su intervención, sobradamente conocida por todos, pero sí me gustaría destacar que de sus palabras parece desprenderse que millones de americanos están dispuestos a no rendirse ante la mala jugada que el destino y el sistema electoral norteamericano les ha gastado.

La actriz americana que protagonizara aquella memorable película en la que el demonio vestía de Prada fue capaz de encontrar el tono y las palabras adecuadas para, de manera elegante al tiempo que contundente, dejar clara la necesidad de resistir ante las formas groseras y grotescas de ese demonio que ahora viste de Trump. El respeto de la diversidad, la necesidad del superior de ejemplarizar con su comportamiento, o el rechazo radical de las actitudes xenófobas fueron parte integrante de su breve pero al mismo tiempo profundo alegato contra ese fantasma populista que recorre el mundo y que ha hecho escala en los Estados Unidos de la mano y la boca del presidente electo.

Y es que frente a los populismos, sea cual sea su apellido, sólo cabe apelar a la normalidad de lo razonable. Y en esa tarea estamos hoy los socialistas con la celebración de nuestro Comité Federal, empeñados en la tarea de normalizar el funcionamiento de nuestra organización para seguir convirtiéndola en un instrumento útil para la ciudadanía. En ese contexto hay que enmarcar, y nunca mejor dicho lo de enmarcar, la intervención de Javier Fernández en la apertura del Comité. Ya hay fecha para el Congreso Federal, también queda ratificado el proceso de primarias para la elección de quien será a partir de ese Congreso nuestro Secretario o Secretaria General y queda garantizado el principio de un militante, un voto. Ya no hay lugar para coartadas críticas, militantes en pie ya pueden sentarse, y el 'odonismo', esa versión donostiarra del adanismo, se enfrenta a la dura tarea de elaborar un nuevo discurso  so pena de pasar al olvido de quienes vivieron por tener su minuto de gloria.

Y termino escribiendo hoy sobre algo que tengo que reconocer que he dudado mucho si hacerlo o no. Pero al final se ha impuesto esa parte ácrata de mi conciencia que en bastantes ocasiones me ha llevado a decir públicamente las cosas tal como las siento independientemente de su corrección política. Vaya por delante que uno de mis principios vitales ha sido siempre sentirme obligado a dar todas las explicaciones sobre mi proceder político al tiempo que no tener que darlas sobre mis actos privados, entre los que considero mis artículos en este o cualquier otro medio de comunicación.

Y viene esto a cuento del comentario que me hiciera días pasados un amigo del partido sobre el enfado de algunos compañeros de Jerez por haber escrito sobre la situación penitenciaria de Pedro Pacheco y no haberlo hecho sobre la de Pilar Sánchez o sobre la condena de Mari Carmen Martínez. Reconozco que, por muchas vueltas que le he dado, a día de hoy sigo sin entenderlo. La condena de Pilar me duele tanto o más que la de Pedro, afirmé en una entrevista en este medio que era cuanto menos desproporcionada. Y en cuanto a Mari Carmen siempre me ha parecido de una crueldad insufrible para alguien a quien la vida ha castigado tan duramente.

Dicho esto, también quiero decir que tanto o más me duele que haya quienes sigan manteniendo la lupa del sectarismo partidista sobre lo que digo y escribo y hayan sido incapaces de entender que el hecho que me llevó a escribir sobre la situación de Pacheco no fue otro que la entrevista a un exrecluso y compañero suyo publicada por un medio de comunicación provincial. Porca miseria sectaria…

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído