manifa_casco_historico-11.jpg
manifa_casco_historico-11.jpg

No podemos dilucidar si este acto tendrá continuidad con la actuación de las instituciones y se inicie un proceso que, no lo dudemos, durará bastantes años, máxime teniendo en cuenta la situación económica que atravesamos.

Hoy me he levantado feliz, satisfecho por la sensación del deber cumplido y por la respuesta de la gente. La manifestación en defensa del patrimonio y la habitabilidad en el centro histórico fue todo un éxito. Teniendo en cuenta que estamos en Jerez, donde movilizar a la ciudadanía para cualquier cosa que no sean procesiones y cabalgatas es una proeza, la afluencia de personas superó con mucho lo esperado. La marcha se desarrolló con total civismo, de una manera elegante, como requiere una reivindicación que reclama el resurgir de nuestro centro histórico convertido en un barrio habitable y habitado y con sus monumentos y edificios de interés en óptimas condiciones, lo que a su vez permita que la zona se convierta en un motor económico a todos los niveles en una ciudad que lo necesita como el comer.

Para sorpresa nuestra acudieron representantes de casi todos los partidos políticos de Jerez que, integrados perfectamente entre las personas que formaron la manifestación, con su presencia dieron un apoyo esencial y vital para comenzar a establecer y conseguir objetivos. Sin duda alguna este comportamiento favorece la creación de un clima propicio para consensuar una hoja de ruta, un plan de rehabilitación, regeneración y repoblación integral que permanezca ajeno a los devenires políticos y sus ideologías. Y es que para la mente obtusa y cuadriculada de los políticos el hecho de que haya una masa social comprometida les supone un serio problema. Ya, si además de comprometidos estamos concienciados con el problema y exigimos la solución a ese problema, entonces la preocupación se transforma en pavor. Sin embargo, no se dan cuenta de que una sociedad comprometida es la mayor de las ventajas, ya que siempre la tendrán a su lado, transmitiéndoles fuerza y apoyo, cuando les dé por iniciar un proceso de regeneración que, tras la marcha de ayer, consideramos que ha traspasado el punto de no retorno.

Al final la sensación que se queda es que esta actividad ha llegado con retraso. Ya sea por el miedo a un fracaso de asistencia, ya sea por las promesas incumplidas, en las que en un principio confiamos, la verdad es que esta marcha se debió convocar antes. Ahora bien, también hay que considerar que el hecho de que llevemos años intentando concienciar a la población de lo importante que es poner en valor nuestro centro histórico para toda la ciudad, puede haber calado y haber favorecido la asistencia de muchísimos ciudadanos, que hace un tiempo ni se planteaban si quiera que el problema del centro histórico se pudiera empezar a resolver.

Ciertamente no podemos dilucidar si este acto tendrá continuidad con la actuación de las instituciones y se inicie un proceso que, no lo dudemos, durará bastantes años, máxime teniendo en cuenta la situación económica que atravesamos. De lo que sí estamos totalmente convencidos es de que ayer, sin el mínimo atisbo de duda, comenzó el proceso de regeneración del casco. El día en el que los ciudadanos salieron a la calle para exigir la salvación del centro histórico no va a caer en saco roto y será recordado como el punto de inflexión que esperábamos, pero que nunca terminaba de llegar. Y quizá lo más importante: el 17 de enero de 2017, martes, pasará a la historia como el primer día de un patrimonio rehabilitado, de un tejido vecinal y social regenerado; el primer día en que los jerezanos comenzamos a referirnos a nuestro centro histórico con orgullo, desterrando ese sentimiento de vergüenza y pena que afloraba en todo aquel que se refería a él. Y pasará a la historia porque fue la iniciativa ciudadana, y no la política, la que lo logró. Tú, yo y todos.

P.D.- Son las 16:30 del día 17 de enero y me dispongo a enviar este artículo para su publicación mañana miércoles. Aún faltan más de dos horas para que la manifestación eche a andar y su resultado, sobre todo en cuanto a asistencia, sigue siendo un enigma que se resolverá en la misma plaza del Mercado a las 19 horas. La ilusión y las ganas de que sea un éxito están por las nubes, ya que el trabajo de difusión previo ha sido excelente y abundante. Tal vez el artículo es producto de esa ilusión, aunque también es culpable el convencimiento de que todo va a salir como debe. Ya digo que no sé lo que sucederá, pero espero que cuando leas esto, no estés ante el relato de la crónica de una esperanza, sino ante la certeza de la constatación de una realidad.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído