cortina_de_humo_1.jpg
cortina_de_humo_1.jpg

Hay que ver lo perros que son los del PP, que publican los datos del paro del mes de abril —con bajada histórica del número de desempleados y subida también histórica de afiliaciones a la Seguridad Social— justo ahora que ha terminado el mes de abril y se va a cumplir el sexto aniversario del 15-M. Justo cuando los de Podemos han convocado nuevas concentraciones en la Puerta del Sol, su plaza fetiche. Y justo también cuando han anunciado que van a presentar una moción de censura contra el Gobierno. Muchas casualidades, ¿no? ¿No podían haberse esperado hasta agosto para publicar los datos de abril? Ya son ganas de fastidiar. O quizá se trate de una simple cortina de humo para distraer al personal de los casos de corrupción que asolan al partido del presidente Rajoy.

Por otro lado, cualquier persona con dos dedos de frente sabe que a pesar de lo espectaculares que resultan dichos datos —hay que reconocerlo—, en realidad no es que haya más trabajo por más que el crecimiento económico se mantenga en torno al 3%, sino que el que había se está fragmentando mediante contratos basura que solo favorecen a los pérfidos empresarios mientras mantienen a los trabajadores en la indigencia, al tiempo que engordan los datos macroeconómicos que luego el Gobierno exhibe sacando pecho. Además, como sabe cualquier ciudadano medianamente informado, una cosa es la macroeconomía y otra muy diferente la economía real. Y si es verdad que, más allá de los datos, los bares y los centros comerciales empiezan otra vez a petarse de gente, y que se venden muchas más viviendas y más coches que en los años crudos de la crisis, y que las carreteras vuelven a estar colapsadas no ya en los puentes y vacaciones sino incluso en los simples fines de semana..., quién nos asegura que quienes llenan bares, petan centros comerciales, colapsan carreteras, o se dedican a la compraventa de viviendas y de coches no son en realidad sino peperos organizados para inflar los datos macroeconómicos y así reforzar al Gobierno, aguarle la fiesta a la oposición y desviar la atención de los casos de corrupción. Mera cortina de humo.

Para colmo la prensa y las televisiones —incluso La Sexta algo ha dicho, lo juro— no paran de hablar de la situación de Venezuela, con la inflación disparada a más del 600%, los comercios desabastecidos y un montón de gente pasando miserias, y donde han sido asesinados decenas de manifestantes y el gobierno de Maduro mantiene en prisión a varios líderes de la oposición, al tiempo que ha logrado silenciar al parlamento mediante triquiñuelas legales que ya quisiera para sí el señor Artur Mas, alias el Astuto, que en realidad se llamaba Arturo y firmaba como tal hasta el día en que decidió hacerse independentista —una de sus muchas astucias—. Pero más que de Cataluña, que también, los medios se empecinan en dar la matraca con el asunto de Venezuela, como si el hecho de que los líderes de Podemos asesoraran en su día al régimen chavista, o se deshicieran en halagos hacia el comandante Chávez y su revolución, o se nieguen en la actualidad a condenar la deriva totalitaria de Maduro, les convirtiera en cómplices colaboradores del desastre venezolano y en partidarios de querer para España una república, sí, una república liberticida de corte bolivariano. ¿Cabe mayor desatino? En fin, cortinas de humo y más cortinas de humo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído