Constituciones de ida y vuelta.
Constituciones de ida y vuelta.

0.- Entre noticias del Betis mi amigo Pepe me envió un enlace con un pie que decía algo así:

‘tate la que están liando nuestros compadres ¡Nueva Constitución, Chile ❤!’

          Por amor a la verdad, entre Bolaño, Pellegrini y ahora la constituida, al compás de estos huasos las tardes mejoran.

1.- Chile es un pasillo que cae entre las dos cordilleras, la colosal de los Andes y la otra de la Costa. Los entendidos dicen, es una sólida y plena economía, una república, ¡qué digo una república! es un reinado neoliberal que vive natural orden de injusta armonía. Ay Libertad.

2.- Llamativo del proceso, es que serán ciudadanos elegidos por sufragio redactores de la Norma. Piénsese que este oficio, se suele hacer en comisión selecta de los partidos. De los partidos, sí, con nombres huecos senatoriales aunque más tarde el soberano dé su conformidad.

3.- Y aquí viene Chile con la Convención Constitucional de 155 ciudadanos elegidos. Mucha ficha académica e independientes, mas algunos que vienen por los políticos y 17 asientos son de pueblos originarios como lamngen Loncón que es lingüista, mapuche y la presidenta.

4.- Las 155 mujeres y hombres electos en sus funciones comunes van recabando encargos, encuestas y consultas, peregrinas y concretas, que se vuelcan en comisiones. En comisiones sí, y reglamentos y separar funciones y unir a oprimidos con adversarios. ¡Aah democracia!

5.- ¿A quién se parecerá la nueva Constitución? ¿Será cortita o densa? ¿Será andina o costera? Se le presume inclusiva, y federal, menos autoritaria ¡faltaba más! y bien ecológica. Disculpe, no se le olvide por qué aquí han llegado: firmaron paz y justicia social. Esto es un parto.

6.- Nueve meses de trabajo para presentar el proyecto de Nueva Constitución de la República de Chile. A los chilenos, sólo dar, nuestro apoyo, que la atención de más ofende un poco. De poco o bien de mucho, el proceso va y es cosa emocionante dar nuevo rumbo. Restará sólo lo otro: seguir adelante.

7.- Y aquí a los sedentarios, al otro lado del Charco, estos buenos convencionales nos traen renovados aires, nos soplan mariposas, versos valientes y a ver si en unos meses alguna copa. Alguna copa sí, para estas cuecas sedientas de algún ritmo, faltas no de guasa, ilustradas siempre, para el lector.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído