capellanes
capellanes

Con la llegada al gobierno de la nación de la coalición de izquierdas, se han extendidos muchos bulos boca a boca donde se alerta que, entre las muchísimas cosas malas que va a hacer el gobierno, no se dejará entrar a los curas en los hospitales.

Las competencias de Sanidad las tienen las comunidades autónomas y también dudo que en los planes del Gobierno esté intervenir en este asunto. Pero me gustaría reflexionar sobre la necesidad de un sacerdote en el hospital.

Creo que no. No son necesarios. Es muy sencillo de entender. Y cuando digo sacerdote católico, digo pastores protestantes o imanes musulmanes que estén en un hospital de una manera institucional.

Os cuento. Cuando mi abuela era muy mayor y estaba enferma, tuvo la visita de un cura cercano a la familia que se presentó a visitarla con toda su buena voluntad. Pero fue vestido de cura. Todo de negro con su tirilla blanca. Mi abuela pensó que iba a darle la extremaunción cuando el hombre lo que estaba haciendo era una visita de cortesía. Mi abuela empeoró su enfermedad debido al susto.

Parece de chiste, pero no lo es. Muchos enfermos lo que menos quieren es ver aparecer una sacerdote con el mismo uniforme que el protagonista de El Exorcista en su habitación porque piensan que la muerte está cercana. Pero es más, el sacerdote puede aparecer en habitaciones donde los enfermos no sean creyentes y su sola presencia les obliga a significarse. ¿Por qué tiene una persona enferma, que lo que necesita es tranquilidad, verse en la tesitura de tener que explicar que se es creyente o que no, o disimular y hacer el papel, ante la presencia de un cura? Obviamente, no hay necesidad ninguna.

Todo esto es una cosa que se soluciona desde la lógica. Cada católico tiene su sacerdote y guía espiritual. Cada sacerdote tiene la obligación de conocer quiénes son las personas de su comunidad cristiana que están hospitalizadas y visitarlas o tener al menos contacto con ellas. Cada persona que quiera recibir a su cura, puede hacerlo sin tener que molestar a nadie.

¿Es tan difícil hacer esto? Pues no, no debe serlo, porque hay curas que lo hacen perfectamente.

Así que, aunque no esté en los planes de los gobiernos, si sería bueno que en nuestros hospitales públicos desaparecieran representantes religiosos institucionales, insisto, sacerdotes católicos, pero también pastores protestantes o imanes para hacer tareas de proselitismo que la mayoría de la gente no la ha solicitado.

Y ya de la cuestión de que la Sanidad pública te envíe a un hospital religioso concertado siendo tú ateo, agnóstico o de otra religión, sería para otro post.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído