Nazarenos de la Clemencia, por la calle Tornería. FOTO: MANU GARCÍA
Nazarenos de la Clemencia, por la calle Tornería. FOTO: MANU GARCÍA

Decía san Juan Crisóstomo que "no sería necesario recurrir tanto a la palabra, si nuestras obras diesen auténtico testimonio".

Llega un año más el tiempo de la Cuaresma, tiempo de silencio, penitencia, reflexión y oración.

Tiempo en la que los creyentes se preparan para vivir los intensos días de la pasión de Nuestro Señor Jesucristo y su gloriosa resurrección.

Una parcela importante dentro de nuestra iglesia local, son las hermandades que dan testimonio público de su fe, y como ya nos viene acostumbrado en estos últimos años la unión de hermandades de nuestra ciudad, Jerez, monta un nuevo espectáculo, después del lamentable cartel anunciador de nuestra Semana Mayor. En esta ocasión con implicación de dos hermandades de la madrugada de Jerez o de la noche de Jesús, tal como también se le conoce.

Tanto las Cinco Llagas como nuestra Señora del Traspaso, tienen una gran similitud en el origen de sus advocaciones, ya que las dos nacen a los pies de la Cruz, cuando del costado Cristo una lanza lo traspasa, brotando agua y sangre, la misma de la que se alimenta nuestra fe en la eucaristía, esa misma lanza de la profecía de Simeón, que anunció a María, que le traspasaría su corazón y que María en su silencio la guardó.

A esta poderosa fecundidad del Corazón traspasado de Jesús, está plenamente unido el Corazón de María, traspasado místicamente junto al Corazón de su Hijo. Vemos la similitud de dos de nuestras advocaciones, que aunque en distintas corporaciones tiene un mismo fin de evangelización con su identidad propia en las formas de dar testimonio por las calles de Jerez.

Al parecer de nuevo tenemos el espectáculo montado por el hecho que una hermandad pide que se cumplan los acuerdos tomados por mayoría de un Pleno de Hermanos Mayores y que con el beneplácito del actual Consejo, apoyado por el Delegado Joaquín Perea y consentido por nuestro Obispo Mazuelo, no se cumple en perjuicio de nuestra Semana Santa y de la Madrugada de Jerez.

Monseñor José Mazuelos ya está siendo conocido como el obispo de los baculazos. De los decretazos. Impone su ley saltándose el derecho canónico. Lo dicen tanto algunos canonistas como distintos profesionales expertos en Derecho Canónico. Lo que ahora ha pasado esperemos que le estalle en las manos y ha quien le corresponda proceda a su cese como obispo de jerez. Lo último ha sido la supresión de un Pleno Extraordinario de Hermanos Mayores (convocado en tiempo y forma por la firma de 17 Hermanos Mayores), dos horas antes de su celebración, porque en el mismo se iba a debatir el cumplimiento de la ley vigente que prohíbe llevar bandas delante de las cruces de guía, excepto para las Hermandades que procesionen en primer lugar. Y esto se cumple para todas las Hermandades de Jerez, excepto para la de Jesús Nazareno, que procesiona en tercer lugar en la Madrugada, colocando una agrupación musical detrás del palio de la Hermandad que la precede, la Hermandad de las Cinco Llagas, que además es un palio de estricto silencio desde la fundación de la cofradía hace unos 80 años. Quizás este Obispo de pronto tiene la misma dualidad que dicen tenía San Martín de Porres, ya que es difícil explicar como estando a tantos kilómetros haya redactado ese documento, precisamente unas horas antes, a no ser que quien se lo ha redactado para su firma sea Joaquín Perea.

La normativa que prohíbe la colocación de la banda delante de las cruces de guía fue aprobada en Pleno de Hermanos Mayores de febrero de 2010 y además forma parte de las Normativas de Obligado Cumplimiento para Semana Santa que se entregan cada año a todas Hermandades de Jerez. Las Cinco Llagas viene quejándose hace años de este incumplimiento por parte del Consejo, que aplica la normativa a favor de todas las Hermandades a excepción de la suya propia. Las Cinco Llagas ha dejado claro que no solicita suprimir la banda del Nazareno, pero si que su palio pueda procesionar en silencio. Y para ello ha pedido que dicha banda no toque durante la Carrera Oficial e incluso ha propuesto a la Unión de Hermandades una permuta en el orden de procesionar en la Madrugada, opciones todas a las que el Consejo se niega. Por cierto que tenemos una Carrera Oficial que es una vergüenza el poco resto que existe la paso de nuestras hermandades, ya bien se podía llamar al respeto y la oración por parte de la unión de Hermandades como organizadores de la misma, pero la realidad es que por parte de la unión de Hermandades se ha abandonado todo tipo de formación, es una pena y una oportunidad que de nuevo ante esta Semana Santa tienen, menos viajes a Madrid y más formación.

El presidente del Consejo, Dionisio Díaz, en reunión mantenida con una amplia comisión de la Junta de Gobierno de las Cinco Llagas, confesó la voluntad suya, como presidente, de aplicar la normativa vigente pero que “instancias superiores” se lo impedían. Esas instancias superiores podría pensarse que es el obispo. Sin embargo el propio prelado monseñor Mazuelos Pérez comunicó al Hermano Mayor y a toda la Junta de Gobierno de las Cinco Llagas, hace dos años, en audiencia tras la toma de posesión de la misma, que él jamás firmaría un decreto ni nada parecido por el tema de la banda del Nazareno porque resolver este tema correspondía única y exclusivamente al Consejo.

Por tanto, si las instancias superiores a las que se refería el presidente del Consejo no es el obispo, ¿de quién se trata entonces? Todas las miradas apuntan claramente al delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Joaquín Perea Montilla, que da la casualidad que es hermano del Nazareno y parte interesada, que con su poder, y quizás aprovechando que el Obispo está fuera de Jerez, haya provocado la actual situación, pero de una persona que se auto proclama ser Obispo cuando Mazuelo no está, se puede esperar de todo. Parece claro que desde el obispado se tenía mucho miedo a una declaración  institucional del Pleno de Hermanos Mayores sobre la injusticia que se estaba cometiendo con la Hermandad de las Cinco Llagas. Y por esta razón se ha suspendido de un plumazo un Pleno de Hermanos Mayores legítimo a través de un decreto que especifica algo tan grave como la desautorización a la Unión de Hermandades para decidir sobre estos temas. Para colmo de males, el decreto obliga al Consejo de la Unión de Hermandades a seguir trabajando en el consenso entre ambas Hermandades hasta llegar a un acuerdo que satisfaga a las dos. Pero el Consejo no mueve ficha, incumpliendo cuanto dice el decreto. El Consejo ya impuso hace tiempo la distancia de 10 minutos entre el palio de la Esperanza y la banda de Cruz de Guía del Nazareno, pero esta decisión sigue incumpliendo la norma y además tampoco corrige el ruido que la banda provoca perturbando el silencio del palio de las Cinco Llagas. El caso es que, tras la emisión del decreto, el Consejo no ha hecho caso del mismo, y ha convocado Pleno de Toma de Horas para el lunes día 5 de Marzo sin antes haber encontrado el consenso entre ambas Hermandades. Esta situación ha provocado el malestar y la indignación de muchísimos cofrades de Jerez, que encuentran en este baculazo una tremenda injusticia. Es la primera vez que en la historia que un decreto desacredita de sus funciones a la Unión de Hermandades. Y todo por una manipulación que se carga la ley.

De nuevo flaco favor hace esta situación a nuestra iglesia ante los ojos que no creen y no están conforme con nuestra Semana Santa.

Entiendo que este problema y la actual situación a mi entender provocada por Joaquín Perea Montilla, que como parte interesada debe de mantenerse al margen, al ser hermano de una de las hermandades implicadas, deja mucho que desear utilizar su puesto para perjudicar a la hermandad de la Cinco Llagas. Pero es un problema que nos afecta a todos los cofrades ya que cualquier día se puede utilizar este mismo método para solucionar cualquier problema en nuestras hermandades, por ello las hermandades y cofrades debemos de reflexionar sobre ello seriamente, porque no se pueden permitir que la dictadura eclesial en manos de un Delegado, que nadie lo quiere, se cargue la forma de dar testimonio público de su fe, a la hermandad de las Cinco Llagas, con su silencio, que nunca lo impone, que como otras muchas en Jerez nos invita al recogimiento, la meditación y la oración, todo un ejemplo para el espectáculo en que se está convirtiendo nuestra Semana Santa. A ver si después de todo lo que está ocurriendo Mazuelo ve claramente que a Joaquín Perea no lo quiere nadie del mundo cofrade y realiza su inmediato cese.

Me hago una pregunta, si este año en caso de lluvia a las hermandades se nos va permitir llegar a la Carrera Oficial por donde se quiera y de vuelta hacen el camino que mejor les convenga, al igual que hizo la Hermandad del Nazareno el pasado año. Y de esto Joaquín Perea ni Mazuelo se han pronunciado, al igual que el la UUHH, será también porque en la misma hay algún miembro que es parte interesada y hermano de esta hermandad.

Todo esta situación provoca la indignación de muchos cofrades que sin ser de la hermandad de la Cinco Llagas ven claramente el partidismo y la mafia que existe en perjudicar a esta hermandad que con su forma de procesionar enamora e invita al silencio y la oración. Por ello también el cofrade que se sienta identificado con ellos, quiera seguir sus pasos detrás del palio de la Esperanza y mire usted si hay tantos como acompañan al Señor de San Lucas o Amor y Sacrificio, seguro que tendrían solucionado el problema las Cinco Llagas, ocasionando un gran retraso de horarios en la Madrugada, vamos que la Esperanza puede estar por la calle Larga y el Nazareno aún no ha pisado la Carrera Oficial, todo puede ser, ¿verdad?. Para Dios y su Madre no hay nada imposible.

Quiero terminar este escrito con el mismo texto de su introducción, que no tengamos que recurrir a tanta palabra y escritos que no reflejan la verdad de lo que pasa, que sean nuestros hechos los que por sí mismo siempre hablen, al menos serían mas elocuentes, por ello es necesario no esperar más para el diálogo, queda toda una cuaresma por delante para que estas hermandades a luz del silencio de Cristo, en su cuaresma, busquen la mejor solución para su bien y el de nuestra Semana Santa, que bajo ningún concepto se pueda dar más espectáculo de ningún tipo, porque las palabras se las lleva el viento, lo escrito, escrito está pero los hechos de nuestra fe esos perdurarán eternamente. Como bien decía un santo sacerdote por muchos conocidos, el cura Carlos, se nos juzgará no por lo que hacemos que es nuestra obligación, sino por lo que dejamos de hacer conscientemente.

Hagamos y tengamos siempre presente a María en su vida con su Hijo. Porque el corazón de María, unido inseparablemente a la de su Hijo, recorría el mismo destino.

María, la Virgen del Silencio, nos enseña el valor de un silencio fecundo y humilde, cuajado de obras y realizaciones. Nos alecciona magistralmente en el difícil arte de decir poco y hacer mucho.

Hagamos como María, recojamos nuestros problemas en silencio y ante la oración a la luz del Evangelio y con humildad, le demos la mejor solución.

Carta al director de Fernando Ignacio Romero Benítez.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído