Pedro Sánchez visita un taller de confección de mascarillas, este pasado miércoles. FOTO: MONCLOA
Pedro Sánchez visita un taller de confección de mascarillas, este pasado miércoles. FOTO: MONCLOA

Negociar. Pactar. Dialogar. Ponerse de acuerdo.

He aquí la grandiosidad que necesitan los partidos, de los que España carece.

Para llegar a un entendimiento hay que tener voluntad. Tener predisposición. Querer.

España necesita políticos que estén a la altura de los momentos más difíciles que se conocen desde la Guerra Civil. Pero no nos engañemos, no los hay. No los tenemos.

Juegan como niños en un patio de colegio. Tú no me has llamado, yo no voy. Si me siento, no quiero que a la mesa estén, ni fulanito, ni menganito.

Me pregunto si estos hombres y mujeres, que reciben un sueldo pagado por todos los españoles con dietas para todo —beneficios económicos que el resto de currantes que trabajan en ciudades fuera de su domicilio no reciben—, me pregunto repito, si se dan cuenta que los demás también quieren trabajar, que necesitan  ingresos para vivir o subsistir. Señorías, ¡eh!, que  esta gente necesita dinero para comer. Que ustedes siguen cobrando, joder, que Vox no quiere ni renunciar a las dietas. Y ya se ve, les importa un comino que las familias no reciban lo mínimo.

Tenemos miles, millones de hogares vulnerables con necesidades perentorias, y que ellos no se pongan de acuerdo en sacar adelante un país que va al abismo económico… es del todo miserable. Hay que tener una voz crítica y denunciarlo.

El pueblo español no entendería que se castigue de nuevo a los mismos, porque estos partidos de derecha no colaboren. NO se sientan a negociar para salvar a España. Sí, esa Patria que se les llena la boca cuando hay que sacar banderas, pero por la que no mueven un dedo cuando hay que salvarla de la ruina.

Vox, con sus herederos del régimen y su ultraderechismo, no tiene ni idea de hacer política y para qué sirve el servicio público. Ellos solo saben, desde su ignorancia, lanzar falsedades, mentir, y nada les importa con tal de hacer daño y crear alarma social. Peligroso lo que dicen en el Congreso y cómo se mueven por las redes. Por eso la justicia debería actuar ya.

Lo malo de todo esto es que los españoles se lo creen y les votan.

Les defienden aun siendo ellos económicamente precarios. Como, también  hacen los votantes del  PP con parados, familias de escasos recursos… Pero juegan a ser como ellos desde unas viviendas de pocos metros,  mientras su líder espiritual, Aznar, se refugia en Marbella para un confinamiento de “rico europeo”, como lo definió el New York Times.

Miren, ustedes lo saben, la deuda será de billones, así que las ventajas de llegar a acuerdos, a pactos, evitará  más riesgos de los que ya tenemos. Este Gobierno quiere un mundo para todos. No va a dejar tirados a los ciudadanos como hizo el Gobierno de Rajoy. Los españoles tendrán un ingreso mínimo vital. Dignidad sin medallas.

Sacrificios. Unión. Tirar hacia adelante  y que los ciudadanos, llegado el momento de las urnas, castiguen a esos partidos que no piensen en ellos. Que no trabajan por levantar el país e ir salvando vidas sanitaria, social y económicamente.

Son momentos muy difíciles, señores de “esos” partido,  no los hagan más complicados aún. Ahora no tocan los ajustes de cuentas. Rememos todos juntos, ustedes y nosotros, para llegar a la orilla ya que el riesgo de que no haya pactos puede hundirnos más aún en estas aguas turbias. Hay razones muy poderosas para el acuerdo, ya 9 de cada 10 españoles lo quieren, lo esperan y lo necesitan. A qué están esperando.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído