entrevista_gustavo_garcia_herrero_06
entrevista_gustavo_garcia_herrero_06
El Papel de La Voz

Ya puedes leer pinchando aquí el nuevo número de El Papel de La Voz. Edición Las Ciudades que Avanzan.

Si quieres la revista en papel gratis en casa hazte socio anual en www.lavozdelsur.es/socios

Gustavo García Herrero, director del albergue municipal y casa de amparo de Zaragoza, y miembro de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, ofrece una ponencia organizada por el Área de Trabajo Social de la Universidad de Cádiz.

Gustavo García Herrero, soriano de 62 años, de profesión trabajador social, lleva casi dos décadas dedicado a las personas sin hogar. Es director del albergue municipal y la casa de amparo de Zaragoza, y miembro de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales. Él se define a sí mismo como una persona a la que le gusta disfrutar de la vida y que los otros disfruten y se considera un privilegiado por ganarse la vida como trabajador social.

Apasionado de su tierra, cree que la vida hay que tomarla con humor, aunque se muestra beligerante con las injusticias sociales. “Si trabajamos para una institución no podemos hacer la revolución, tenemos que atender a las personas, debemos poner ideas sobre la mesa a los políticos. Pero como ciudadanos debemos indignarnos.  Esa es la labor de los trabajadores sociales”, espeta a los asistentes de su conferencia, la mayoría estudiantes del área de Servicios Sociales. “No podéis estar quemados en esta profesión, ni ser meros administrativos. Si perdéis la ilusión, dedicaos a otra cosa”, les advierte.

Comenzamos la entrevista tras varias horas de ponencia. Es tarde y, a priori, parece que está agotado, sin embargo, pese a todo, responde con una oratoria, y unos gestos sorprendentemente arrolladores.

En todas sus entrevistas habla de todo lo referente a lo social. ¿Hay alguna pregunta que le gustaría responder pero que no le hayan formulado?

A esta hora ya no sé… no sabría decirte, me la voy a apuntar. Si me preguntaras cosas sobre personas sin hogar, me quedaría en blanco. Llevo 18 años y medio trabajando con personas sin hogar y cuando llevaba cinco años me explayaba, pero cuanto más tiempo llevo, menos sé. Es muy extraño, estoy perplejo, pero no desanimado. Un amigo mío andaluz dice “yo no me estreso, yo me cabreo”, pues a mí me pasa lo mismo, me cabreo muchísimo y me río mucho con esta profesión, es un privilegio que me paguen por hacer este trabajo.

¿Cuándo y por qué empezaron a ir mal las cosas en los servicios sociales?

Hubo una época en la que estuvimos creciendo en lo social, pero no todo ha sido por culpa de la crisis. Nosotros, (los trabajadores sociales)  no todos, también tenemos culpa, hemos ‘rutinarizado’ mucho las cosas, nos hemos convertido en puras oficinas de gestión de recursos de servicios sociales, nos hemos olvidado de la mejora de la innovación, de crear nuevos recursos, nos hemos vuelto un poco criticones y hemos creado un caldo de cultivo. Pero las cosas empiezan a ir mal en el 2011 con los recortes. En el 2009 y 2010 los datos en los servicios  sociales aún no son malos. En el caso de la ley de la dependencia comienza a ir mal con el Decreto maldito de 2012, demoledor y cruel. Es muy duro que le digan a una persona que no atienden hasta dentro de dos años. El 2015 parece que se está estabilizando, ya lo dirán los datos.

Usted se ha referido varias veces a lo largo de la conferencia a la Ley de Dependencia, entre otros aspectos ha señalado sus deficiencia en cuanto a su financiación. ¿Cómo se podría corregir? ¿Es viable la Ley de Dependencia?

Cuando se aprobó, había dos alternativas extremas y se ha tomado la de en medio. Una de ellas era contra la que peleamos a muerte y que ahora está volviendo resurgir: el seguro privado de la dependencia. Ahí había grandes aseguradoras apostando. Muchas de las grandes empresas del ladrillo se han reconvertido en grandes empresas del sector de servicios sociales (residencias, ayuda a domicilio…). Muchas lo hacen muy bien, pero hubo otras empresas de capital fundamentalmente financiero que apostaron por los seguros privados y no lo han puesto en marcha porque Hacienda no les autorizó en su momento las bonificaciones fiscales que ellos esperaban para que esos seguros resultasen atractivos para la gente y fuera un auténtico negocio.

La alternativa más avanzada era que se financiara en el marco de la seguridad social que legitimaba la presencia del Estado pero le obligaba a pagar la financiación completa. Frente a eso se hizo un sistema de financiación complejísimo y de muy baja garantía que al final lo que ha hecho es que quien tiene la competencia de gestionar, que son las comunidades autónomas, deben asumir todos los recortes de la administración central porque de lo contrario hay que recortar servicios y eso es muy impopular y cruel. Desde el decreto de junio de 2012 les han recortado la financiación estatal y las comunidades autónomas están entrando en unos problemas de financiación tremendos. Si no se cambia ese modelo de financiación esta ley va a tener un futuro muy difícil.

¿Por qué es necesaria la Ley de dependencia?

Fundamentalmente por tres razones: El sufrimiento que hay detrás de las personas que están en situación de dependencia. Hay quien tiene familiares que les pueden ayudar con el consiguiente coste que supone, pero los que están solos… Garantiza la libertad a muchas personas, sobre todo mujeres, que si no tienen los apoyos necesarios van a tener que quedarse a cuidar a los familiares dependientes. Un amigo mío dice “si no tienen corazón que saquen la cartera”. Por cada millón de euros invertido en dependencia, se generan entre 26 y 42 empleos descentralizados, con unos sueldos relativamente bajos, con lo cual todo es consumo. Y lo más gordo, por cada millón invertido en dependencia en el mismo año retornan 360 mil euros en forma de impuestos y cotizaciones estatales, no autonómicos. Con lo cual, al ministerio que pone muy poquito le sale muy rentable. Esto que estoy dando son datos suyos. Vivimos en un mundo en el que la estafa y el engaño se ve como algo normal. los medios y nosotros tenemos que denunciarlo y decirle al ministro “está usted mintiendo como un bellaco”.

"Vivimos en un mundo en el que la estafa y el engaño se ven como algo normal"

En su conferencia usted ha dicho que la crisis técnicamente ha terminado, aunque no sus efectos. Afirma que hay más desigualdad que nunca. A su juicio, ¿Cómo debería haberse paliado la situación para evitar esta desigualdad?

Bueno, al menos sabemos cómo no deberían haberse hecho las cosas. Las políticas de austeridad se han demostrado que son económicamente poco eficaces. La receta que Alemania da a los demás, ellos no las tuvieron consigo mismos cuando se encontraron en problemas. Si se apostase por economía productiva, por grandes empresas que invirtieran, yo no tendría nada que objetar, pero es que se está apoyando descaradamente a la banca, al capital financiero. ¿Por qué está exento del IVA las transacciones financieras? En cambio, si compras una entrada para el teatro o una barra de pan, no. ¿Qué utilidad tiene librar del IVA las transacciones financieras? No aporta ningún beneficio social, cultural, o económico. Al empezar la crisis dijeron que había que refundar el capitalismo. La crisis se debió a inversiones especulativas que explotaron y las hemos pagado todos. El capitalismo afecta al capital, pero no a las personas. ¿Por qué no se pone un pequeño coto al movimiento de capital, ¿por qué no aplican la famosa tasa Tobin? Sin embargo, se habla de un recorte y a la semana siguiente está aplicado. Si hay que modificar una constitución, se modifica, si hay que recortar, se recorta.

Por otro lado, la desregularización absoluta del mercado laboral que nos ha llevado a unas condiciones de trabajo muy precarias, incluso en los periodistas que, de verdad, dais pena. Afecta a todos los trabajadores, menos a los funcionarios. La fiscalidad, que paguen menos impuestos los que más tiene y que se justifique diciendo que se va el capital… ¡Si ya se va! ¿Cómo podemos aplaudir a deportistas que luego se van a Suiza o a Andorra?. Todo eso es escandaloso. Es un problema más cultural que económico. Legitimamos muchas cosas. En el lenguaje cotidiano nos ‘han cogido’ con frases tóxicas como que “no nos hemos esforzado lo suficiente”, no te habrás esforzado tú.

¿Opina que deberían suprimirse administraciones?

Creo que sobran administraciones intermedias, pero no es lo mismo Andalucía que Aragón. En Andalucía tienen un papel que no tienen en Aragón. Pero desde luego no puede haber cuatro administraciones. ¿El senado para qué sirve?  Habría que hacer una reforma del estado muy profunda y racionalizar mucho la administración. En el tema de los servicios sociales, los procedimientos que garantizan la igualdad son complicadísimos para dar una ayuda. Hay que flexibilizar y simplificar sin perder el control y la garantía de igualdad.

¿Qué le parece el retraso y las nuevas condiciones y requisitos para la jubilación?

Las personas tenemos derecho a disfrutar una temporada de la vida. Pero ha habido unos colectivos que se han ido jubilando a edades muy tempranas, como los policías a los 55 años, gente de la banca… Eso nos cuesta mucho dinero a todos. Deberíamos jubilarnos todos a los 65. Todos. Se avecina una muy fuerte. En los servicios sociales nos encontramos con situaciones muy preocupantes, con mayores de entre 45 y 55 años que se han quedado en paro, que no van a  encontrar trabajo y lo están pasando mal ahora. Pero el mayor problema será que, aunque haya cotizado mucho antes, no les va a servir de nada, tendrán unas pensiones míseras, el futuro se les ha acabado.

¿Cree que se ha llevado a cabo la austeridad –diferencio austeridad de recortes- en el Estado?

Los políticos sí porque ahora están muy controlados, no es que los quiera defender, sé que voy a contracorriente, pero se está avanzando bastante en esto. Antes se hacían barbaridades y ahí hay mucho que rascar, pero ya no vemos bien las obras faraónicas, los aeropuertos. La banca no se ha recortado los sueldos y los estamos pagando todos. El problema es que en España no teníamos deuda pública apreciable, ha aumentado por los rescates bancarios. Encima nos hacen culpables a todos, y esos son los que menos se han recortado. Algunos altos cargos de los bancos incluso se los han subido. Luego leo que los trabajadores en España salimos caros. Los que nos han salido caros, 39 mil millones de euros, han sido ellos. Podemos estar empobrecidos pero no entontecidos. Ojalá hubiera un indicador que midiera el sufrimiento porque parece que los números son números. “731 mil hogares sin ingresos”, piensa en uno de esos hogares sin ingresos. Miles de hogares en los que todos sus miembros están en paro, tiene que ser un infierno levantarse por las mañanas y mirarse a la cara, tiene que destruir relaciones personales.

Además del que supuso el Decreto de 2012 sobre la Ley de Dependencia, ¿qué otro recorte considera cruel?

El recorte en comedores escolares, en mi comunidad autónoma. Además, es que son unos recortes muy ‘sin vergüenzas’. Te piden que tramites vía Internet a familias empobrecidas. Utilizan la burocracia para que la gente se retraiga de pedir una miseria. Ha hablado en su conferencia de los documentos oficiales acreditativos de pobreza expedidos a personas en situación precaria en 1980 y los ha calificado de ‘humillantes’. ¿Hoy día se humilla al pobre? Muchísimo, haciéndole ir a bancos de alimentos, haciéndole pasar por mil trámites. A alguien que se queda sin dinero le dicen que tiene que hacer un itinerario de inserción. Confunden pobreza con inserción social, con estar marginado. Que me haya quedado sin recursos, no quiere decir que necesite que me inserten, a mí me da vergüenza hacer firmar a ciertas personas un compromiso de inserción.

"Tiene que ser un infierno levantarse por las mañanas y mirarse a la cara"

¿Podría hacernos una valoración sobre el resultado de las elecciones autonómicas de Andalucía?

No te voy a responder. Me alegro por algunas cosas. En materia de servicios sociales, me alegro mucho de que dieran un buen impulso a la Dependencia. Me hubieran defraudado si no lo hubieran hecho, estoy encantado de que haya habido una mejora en el dato de la Dependencia.

Según usted, se martiriza a muchos cargos públicos. ¿A quién?

En Andalucía se ha hecho un gran esfuerzo para mantener por ejemplo la Ley de dependencia y yo he oído unas críticas completamente absurdas, otras fundamentadas, realizadas desde algunos colectivos. Si te piden tu opinión intenta aportar, no sólo criticar. No todo lo que hace la administración está mal y nosotros criticamos muchísimo, pero cuando se hace algo bien también hay que señalarlo.

La siguiente es una pregunta muy local. En Jerez hay más de 34.000 mil parados y más de 8.000 familias dependen del Banco de Alimentos. ¿Cómo se puede solucionar los problemas de las personas que reciben alimentos para malvivir con un ayuntamiento que tampoco pasa por su mejor momento económico?

Creo que no es un problema de los ayuntamientos. Eso en concreto es un derecho social. La garantía de ingresos mínimos creo que debería ser un planteamiento del próximo gobierno a nivel estatal.

Entonces, ¿los alcaldes sí deben responsabilizar al gobierno estatal de las necesidades básicas de las que carecen sus ciudadanos?

Sí y no. Desde luego, no es responsabilidad del Ayuntamiento, éste puede y debe poner en funcionamiento políticas sociales, algunos lo hacen. En nuestra opinión creemos que debe haber un debate de cara a las elecciones generales para crear una norma básica estatal. Que una persona tenga para comer, no pasar frío, es decir la garantía de ingresos, es una tarea que solemos atribuirle a las ONG, pero es una competencia básica del estado. Una de las tres competencias  fundamentales del estado es defenderte del enemigo exterior, otra es la seguridad interna y la tercera es garantizar la supervivencia de la gente ante las enfermedades, las hambrunas y las calamidades de todo tipo. Pues esta última se le está atribuyendo a las ONG. Puestos a decir tonterías, ahora yo digo que la defensa nacional la lleven a cabo las ONG. En la última invasión, la napoleónica, fue la sociedad civil la que lo hizo. Decía Ortega y Gasset que a veces una estupidez sólo se puede desmontar con otra más grande. No se puede dejar la protección social en manos de ONG, de la compasión, de la iniciativa social. No se trata de dar de comer sino dar una garantía de ingresos mínimos, lo que en Andalucía llamáis salario social. Tiene que ser estatal, aunque luego lo puedan mejorar las comunidades autónomas.

En lo referente a lo social ¿qué época de la historia de este país considera que ha sido la mejor?

La que esté por venir, seguro. Aunque en los años 80 había creatividad, entusiasmo. En protección social se creó todo, desde el derecho a la sanidad, a la educación, la evolución en los derechos de la mujer, todo. Éramos como los niños cuando empezamos a descubrir el mundo. Ahora ya ven que no cambiamos el mundo. Cuando te pones unos ideales muy altos y no los consigues, te frustras.

¿Hay igualdad entre hombre y mujeres?

Mucha más de la que había y menos de la que debería haber. Hoy somos muy sensibles ante cualquier problema de Igualdad, precisamente porque se ha avanzado mucho.

Hay voces que apuntan a que hoy día el hombre está en desventaja.

Puede ser que alguna vez haya un abuso. Pero en general, lo bueno es que si se produce desigualdad entre hombres y mujeres en cualquier ámbito, se siente, se expresa y eso significa que se ha avanzado.

Un ejercicio de autocrítica, ¿qué parte de responsabilidad tenemos los medios en relación a la situación actual?

Muchísima, como todos los sectores. Obviamente, no es vuestro caso. La mayoría estáis trabajando en grandes empresas y estáis condicionados por ellas. Hay muchas cosas criticables a los medios. Me relaciono con muchos de ellos que, en general, son muy buenos tratando temas sociales. Pero hay exceso de sensacionalismo en todo, fuimos muy beligerantes con el programa de Toñi Moreno. Cuando la gente famosa, sobre todo en Navidad, coge una causa y empieza a hacer ostentación de solidaridad, es empalagoso, indigno y vergonzoso. No sé cómo vais, pero eso no es solidaridad, ni sensibilidad. Hazlo durante todo el año y cállate, que hay mucha gente que lo hace y se lo calla. Veo unos reportajes en los que parece que las ONG lo hacen todo. Es cierto que realizan un papel importantísimo. Pero yo siempre digo que lo más solidario es pagar impuestos, no dar limosnas. Lo malo es decir que lo hace una ONG, lo bueno sería decir que lo hace un Estado.

¿Y qué opinión le merece la cobertura que se está realizando sobre los desahucios?

En ese tema creo que ha habido un poquito más de sensibilidad en algunos medios y se nota. El estado podría hacer muchas cosas, por ejemplo la ley de segunda oportunidad que la propusimos por escrito hace tres años. Esa ley la tienen todos los países de la OCDE menos en España. Vamos a equipararnos en todo, no solamente en lo malo, pero claro los intereses de los bancos son los que mandan. Prueba de ello, fue la última medida del anterior gobierno: indultar a un banquero.

"Todo es una sobreprotección de la banca y una falta de protección del particular"

Ante el drama de los desahucios ¿Cómo valora el comportamiento del poder judicial?

Entre los jueces hay algunos especialmente comprometidos con este tema. Precisamente porque no hay leyes, la protección que tienen los particulares ante los bancos es escasa. Es escandaloso. Todo es una sobreprotección de la banca y una falta de protección del particular. Esto nos impide ser emprendedores. Si tienes una iniciativa y necesitas avales, si fracasa la idea, tus padres que te avalaron van al albergue municipal de Jerez, con lo cual, te lo piensas mucho. En todos los países hay leyes de segunda oportunidad y la clave es el deudor de buena fe. La ley de segunda oportunidad es la de Estados Unidos, un país absolutamente liberal para favorecer el emprendimiento. En España manda la banca y ya está bien de que manden como mandan, se les permite todo.

"Con la Ley Mordaza estamos acojonados, cómo no vas a estarlo. Nos afecta a todos, es durísimo, no hay derecho. Llevo el DNI en la boca".

¿Qué opina sobre la Ley Mordaza cómo le afecta a la organización de la que es miembro?

Siempre que podemos hacemos manifestaciones, etc. pero con la Ley Mordaza estamos acojonados, cómo no vas a estarlo. Nos afecta a todos, es durísimo, no hay derecho. Llevo el DNI en la boca. No sé cuántas veces me lo han pedido en una manifestación. Te pueden caer miles de euros de multa. Una cosa es que se paguen daños y desperfectos. Es para pensárselo y no puedes ser un héroe constantemente. A mí me quedan tres años para jubilarme y me puedo permitir decir según qué cosas en los medios, pero no todo el mundo puede. Por eso, algunos tenemos más responsabilidad que otros y tenemos que dar la cara por aquellos que no pueden. Te juegas tu vida.

Sobre el autor:

btJPX1dv_400x400

María Luisa Parra

...saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído