Teodoro León Gross: "Decir que Andalucía se acostó de izquierdas y se levantó de derechas es simplificar"

El malagueño se ha convertido en un habitual de la programación de 'Canal Sur' con su programa 'Mesa de Análisis', la tertulia mañanera de la cadena pública, donde asegura que no ha recibido "nunca una imposición política de ningún tipo"

Teodoro León Gross, en su casa de Sevilla, para esta entrevista.
Teodoro León Gross, en su casa de Sevilla, para esta entrevista. MAURI BUHIGAS

El hombre de la tertulia de Canal Sur

Teodoro León Gross (Málaga, 1966) es uno de los rostros de la programación de Canal Sur, como conductor del programa de tertulia política Mesa de Análisis. Profesor de periodismo, en concreto de Teoría General y Géneros periodísticos, tiene ya una amplia trayectoria como columnistas en medios como El País

Profesor de universidad a la vez que ejerciente de su profesión. ¿Pone en práctica la teoría que luego enseña?

Para mí, la universidad y mi trabajo son indisociables. No teorizo en abstracto cuando estoy en la Universidad, y por eso nunca he querido presentarme a una cátedra. Ahora mismo, estoy en excedencia en la Universidad de Málaga porque puntualmente no podía atender ambas tareas.

En la Universidad de Sevilla, no daré nombres, me encontré a algún profesor que allá por 2007 y 2008 nos decía que sería bueno para nosotros que despidieran a muchos periodistas porque tendríamos las puertas del mercado laboral. Ni que decir tiene que muchos compañeros de promoción no han podido pisar una redacción más allá de sus prácticas. Esos profesores estaban fuera de la realidad del periodismo.

El periodismo está muy vivo y en permanente transformación. Hay una tendencia académica a aislarse en una burbuja, siguiendo fundamentos teóricos sin captar el latido de la vida real del periodista. En ocasiones, se hacen proyecciones desde esquemas muy básicos, pero en este mundo influyen la tecnología, la empresa, la caída de la publicidad, la economía, la legislación, la vida política... Desde esa burbuja, desconectas de muchos elementos.

"Andalucía es muy dada a pensar en agravios territoriales"

¿Cómo ve la universidad andaluza en general?

Creo que tiene los mismos problemas del resto de universidades españolas. Quizás, algunas universidades más pequeñas pudieran ser prescindibles, y en lugar de tener varios campus en la misma provincia, hacer un buen sistema de becas que permitan estudiar en centros de mayor prestigio. Todas las provincias han querido su aeropuerto internacional, su centro de investigaciones. Lo que hay es que reformar puertos y apostar por el de Algeciras, que es un motor, y apostar por el aeropuerto de Málaga. En universidades, apostar por Sevilla y Granada... Pero Andalucía es muy dada a pensar en los agravios territoriales con espíritu de taifas, en lugar de sumar, hacer sinergias, hacernos fuertes. Al competir, nos hemos debilitado.

Málaga es quizás la provincia donde más se ha hablado de agravio.

Esa sensación surge desde la segregación de Torremolinos, que reducía el tamaño de Málaga y su músculo. Sentían que la Junta debilitaba a Málaga. Existió a cambio una promesa de refuerzo del área metropolitana, y aquello fue una de tantas promesas incumplidas. Con el 92, el año del AVE, incluso quedó desconectada Málaga de la A-92. Había motivos de agravio. Se estiró el descontento para utilizarlo electoralmente, cuando la competición entre Málaga y Sevilla había sido históricamente muy relativa. La tensión se había dado con Granada, porque allí estaba la referencia eclesial, judicial, militar... Con Sevilla no había motivo de agravio, era con la Junta. 

TEODORO LEON FINAL 5 Mauri Buhigas
León Gross, para la entrevista.  MAURI BUHIGAS

¿Andalucía era de izquierdas o es que era de derechas y hasta hace poco no lo sabía?

En la Transición era de izquierdas porque en el campo y la ciudad había un descontento por la larga dictadura. Podemos hablar de los sustratos obreristas en el campo que existían desde los años 20. Respecto al siglo XIX, se habían desindustrializado Málaga y Sevilla, frente a la compensación a nacionalistas y carlistas del Norte de España, lo que penalizó al Sur. En esta tierra de latifundios, el campo estaba siendo humillado. De esa frustración surge un predominio de la izquierda, no tanto por razones ideológicas. Con el tiempo, esas carencias fueron compensadas y se produjo un desarrollo. Pérez Yruela habla de la paradoja de la satisfacción, pues una vez se ven satisfechas las demandas educativas, sanitarias, etc., surge un sentimiento conservador, ante el temor de perder todo eso. A eso se suma un conformismo que reduce el espíritu crítico, que acepta el ritmo de desarrollo. La andalucía de izquierdas, entonces, se vuelve conservadora. Llega la crisis de 2008 y los servicios se deterioran, mientras se va produciendo un relevo generacional, un cambio sociológico. Luego, en las anteriores elecciones se produce una carambola: Susana Díaz había competido contra Sánchez, se fragmenta el partido, se adalenatan elecciones y un sentimiento de victoria segura lleva al abstencionismo, sumado a la irrupción de Vox, sumando bolsas de votantes que no existían antes. Tras esa legislatura, y con una gestión que según las encuestas ha sido medianamente valorada por todo el arco ideológico, genera que el PP domine el centro y tenga presencia en el centro izquierda, arrebatando votos al PSOE. Creo que identificar el cambio como acostarse de izquierdas y levantarse de derechas es simplificar.

Estamos en una crisis de inflación que en otoño podrá transformarse en una crisis en general, que probablemente se siga llevando por delante más gobiernos europeos. ¿Por qué no ha sufrido ese desgaste un gobierno autonómico?

Hay dos fenómenos distintos. Están los gobiernos centrales y autonómicos. Estos últimos han salido bien parados al aplicarse políticas proteccionistas de la salud y un aumento de inversión en sanidad. Se ha evidenciado el compromiso con el estado del bienestar. Moreno llegó sin mochila a la espalda y con fondos extraordinarios para encarar esta crisis en mejores condiciones respecto a la década anterior. Y ha llevado a cabo un discurso muy inteligente en las formas. Entraba en las casas durante la pandemia con sentimiento de empatía desde la televisión, sin aspavientos, sin recurrir al oportunismo descarnado. Respecto a la última campaña, también le han favorecido errores de Vox, la estrategia del PSOE... Sánchez llevaba una mayor mochila consigo, y lo que más le castiga no es la pandemia, es estar en el Gobierno con Podemos y con ERC y Bildu como socios preferentes. Creo que Sánchez no ha medido bien esa animadversión. Una erosión que corría por otra vía que no era la pandemia. Piensa que la alternancia en las comunidades es mucho menor que en el Gobierno central. País Vasco, Cataluña, Galicia, Castilla y León... Son comunidades con un solo cambio de gobierno en democracia. En Madrid cambió en los 90, en Valencia dos cambios... Las comunidades son administraciones de gasto, no recaudadoras, y tienen servicios muy próximos.

"El periodismo necesitará salir de las identidades partidistas"

Le confieso como periodista: tengo solo 33 años y me siento viejo cuando leo información política, pensando que ha bajado el nivel del debate hacia la mentira, la deshonestidad, tanto de los políticos como de la propia prensa.

Don Jorge Manrique, en las Coplas a la muerte de su padre, decía que "cómo, a nuestro parecer", y es a nuestro parecer, "cualquiera tiempo pasado fue mejor". No que aquel tiempo fuera mejor, sino que nos lo parece, y es una reacción natural. Hay un factor a tener en cuenta, la vinculación de periodismo y política. Estamos quizás desde 2008 en una democracia iliberal, que no posdemocracia. Estamos en tiempo de populismos, que aprovechan el deterioro de la respuesta a la crisis, que hacen una refutación del sistema. Primero con Podemos, como refutación de 1978, y luego Vox, como contrarregulación.

¿Ciudadanos no estaría en ese ciclo populista?

No lo asocio a un partido populista, sino cercano a lo que son los partidos bisagra europeos. Se jugó reemplazar al PP y perdió entonces su función. El deterioro de la política ha ido en paralelo a la crisis de medios, a una excesiva identificación de los medios no con fundamentos políticos, sino con identidades partidistas. El periodismo necesitará salir de eso. La conversación pública, como dice Jürgen Habermas, ha sufrido un deterioro que espero que sea cíclico.

TEODORO LEON FINAL 2 Mauri Buhigas
Teodoro León Gross, retratado por MAURI BUIHIGAS.

En la televisión pública existe la misma libertad que pueden tener otros proyectos.

Sí. La televisión pública tiene virtualidades que no tienen los medios privados, como tener garantizado un presupuesto, sin los mercantilismos o dependencias de proyectos empresariales. Evidentemente, desde la primera dirección socialista de RTVE de José María Calviño (1982-1986) hemos visto que se desmiente ese argumento. Lo hemos visto en Andalucía también y en otras comunidades. El PSOE, tras 37 años de gobierno, había ocupado todas las instituciones, por lo que mantiene resquicios de ese poder. Con el cambio, comienza un tiempo nuevo, donde tiene que haber un proceso de ocupación. Ahí veremos dónde llevan sus experiencias. Mi experiencia personal es excelente, no he tenido dirección editorial ni imposiciones políticas de ningún tipo. No sé si en el futuro porque eso sería especular. En España se necesita un verdadero cambio de cultura respecto a la televisión pública, y es necesario que ocurra sin instrumentación.

¿Habrá cambios en su programa con el nuevo Gobierno?

Estando a la espera de comunicación, no creo que la salida de Cs del Gobierno de Andalucía tenga consecuencias. No conozco el intríngulis, no trabajo directamente en Canal Sur sino a través de una productora, pero tengo la convicción de que no habrá cambios.

"A Canal Sur le sentó bien el cambio de gobierno"

Se ha dado el caso de que llegan a la dirección de Canal Sur periodistas que han recelado de Canal Sur en los últimos años. ¿Es una contradicción?

No lo creo. Muchos hemos sido muy críticos con Canal Sur, pero no con la existencia en sí de Canal Sur. Ni con sus profesionales, ni con sus productos. Hemos sido igual de críticos con Telemadrid, gobernando el PP, o con TV3, o EiTB, o en Valencia... Hay males que trascienden la cuestión de qué partido era el que usaba el poder. Yo no he criticado que la televisión pública exista, sino con algunas formas de utilización política. Creo que ha sentado bien el cambio.

¿Cuánto echó por última vez al tanque de gasolina?

104 euros, que es un ida y vuelta de Sevilla-Málaga. He reducido la velocidad y procuro cuidar la gasolina.

Un platito de verano.

Los espetos de sardinas con un buen tomate de Conil, o del Guadalhorce, o de Almería, aunque me quedo llorando por no poder decir más que uno, porque diría también el ajoblanco.

Un lugar para perderse. 

El Cono Sur, y me gustaría ir también al África Subsahariana.

Puesta de sol o ver amanecer tras una larga noche.

A menudo veo amanecer y lo lamento porque es que me he despertado, no porque se haya alargado la noche. Como decía Giovanni Mosca, lo peor que tiene el amanecer es que suceda a esas horas. Mi lugar, la playa de El Palmar.

Un libro o película que recomiende.

Recomiendo los clásicos en estos tiempos de consumo rápido. A mis hijos les recomiendo intensamente El Quijote, que he releído con absoluto placer. En el caso del cine, la trilogía de El Padrino.

Sobre el autor:

13041406_10209539677272942_2430658523840188634_o

Pablo Fdez. Quintanilla

Licenciado en Periodismo y Máster en Comunicación Institucional y Política por la Universidad de Sevilla. Comencé mi trayectoria periodística en cabeceras de Grupo Joly y he trabajado como responsable de contenidos y redes sociales en un departamento de marketing antes de volver a la prensa digital en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído