"Que un chiste te lleve a juicio debe hacernos debatir sobre el tipo de democracia que tenemos"

El cómico jerezano José Cabrera, después de recorrerse salas madrileñas, trae a su ciudad natal el espectáculo 'Rabia y miel', que representará en el Corral de San Antón

El cómico jerezano José Cabrera.
El cómico jerezano José Cabrera.

José Cabrera (Jerez, 1989) estudió Lengua y Literatura porque, “con 20 años, tu familia te dice que eso es lo que hay que hacer”, pero fue unos años después de concluir la carrera cuando tuvo clara su vocación. La comedia. Con Pepe Rubianes como referente —entre otros muchos—, el humor de Cabrera es mordaz, sin medias tintas, “muy político”, como él mismo lo describe, y pegado a la actualidad, siempre con un enfoque muy social.

“Como cómico, en Jerez no me conocerá tanta gente”, confiesa cuando atiende a lavozdelsur.es, poco antes de representar su show Rabia y miel, en el Corral de San Antón, de la calle del mismo nombre, en pleno barrio de San Miguel. “Hace seis años que me dedico a la comedia”, cuenta Cabrera, que reside en Madrid, después de hacerlo en Sevilla, o en países como Inglaterra o China.

“El formato que hago es clásico, bastante americano. Una hora con el micrófono contando chistes. No como Luis Lara, por citar a un paisano, que es puro chiste, sino algo más americano, más narrativo”, describe sobre el espectáculo que traerá al Corral el viernes 1 de abril a las 21.00 horas.

¿Para hacerse un nombre en la comedia hay que irse a Madrid o Barcelona?

En mi caso no tuvo nada que ver. Yo acabé en Madrid porque vivía en Inglaterra, me cansé, y no me apetecía volver a Jerez. Tengo apego por mi tierra, soy un gran amante de la cultura andaluza, pero nunca me he sentido ligado a un lugar. De hecho, llevo siete años en Madrid y ya se me está haciendo largo (risas). Aunque sí es verdad que si te gusta este mundillo aquí tienes de forma accesible a muchos referentes de la comedia.

"Es la primera vez que actúo solo en Jerez. Me impone, la verdad"

¿Puede decir que vive del humor?

No, no. La pandemia ha hecho estragos, sobre todo a los que estamos enfocados a la actuación en directo. Esta profesión, además, venía dando ciertos coletazos. El directo es muy duro. No es mala época para hacer comedia, porque hay muchos medios (Twitch, Youtube…) para hacer contenido, pero es un arma de doble filo, porque en estas plataformas haces de todo. Ahora mismo la comedia no es mi única actividad para llegar a fin de mes. He tenido trabajos de guión para alguna serie o programa, pero está siendo duro.

¿Por qué esta actuación en Jerez? ¿Se la debía de alguna manera?

Me apetecía, la verdad. Hace tiempo actué en Jerez, pero a medias con un compañero. Yo solo haciendo mi hora de monólogo no lo he hecho todavía. Me da mucho respeto. Además, a los pocos colegas que me quedan viviendo en Jerez siempre los he considerado mucho más graciosos que yo. Me impone, la verdad.

¿Cambia su humor según el público que tenga delante?

Al principio es muy duro, quieres la aprobación máxima todo el rato, pero conforme pasa el tiempo eres más fiel a lo que hace que te sientas a gusto, por respeto no solo ti mismo, sino al público. Siempre es más interesante un artista que tiene clara su propuesta, que puede gustar más o menos. He tenido experiencias de bolos en los que me conoce quién lo organiza y la gente conoce el tipo de comedia y no hay problema. Luego también está el programador que no sabe a quién llama, haces humor tirando a negro, y hay quien no lo recibe bien. Pero la culpa en ese caso no es del público.

¿El humor tiene algún límite?

Sí. Y eso lo hace más interesante. Lo guay de un artista es que sepa vivir en esos límites. Un límite esencial es hacerlo bien. Según el contexto, el tipo de público, la intencionalidad… a nivel de temática nunca he pensado que no haya temas con los que no se puedan hacer chistes. Ignatius Farray siempre habla de estos temas y dice una cosa muy bonita y acertada: Lo contrario a la risa no es estar serio, es el miedo. Una cosa complementa a la otra. Siempre estás en tu derecho de que te parezca abominable.

"Cada vez con menos timidez, pero con más responsabilidad, dejo que mis opiniones se filtren en mi comedia"

¿Teme que un chiste lo lleve alguna vez a los juzgados?

Qué buen tipo es David (Suárez, absuelto por un chiste sobre personas con síndrome de Down) y qué injusticia su caso, que por suerte se ha archivado. Yo creo que eso abre debates que son erróneos. Sobre este tema he escuchado debatir en tertulias sobre el tipo de humor que se debe hacer… Si un chiste te lleva a juicio el debate que hay que tener es sobre el tipo de democracia que tenemos en este país.

¿Eso hace que haya autocensura para evitar problemas?

Estas cosas tienen consecuencias. Es una pena que este miedo que se genera te lleve a autocensurarte. No solo por tu vocación artística, sino por el público. ¿No os da pena los buenos chistes que os estaréis perdiendo?, pienso yo. A mí eso me da pena.

¿El humor también es política?

Para mí, sí. Sé que para mucha gente no, pero llega un momento en el que casi todo me parece política. Me suelo esconder poco en ese sentido. Soy consciente de que me puede cerrar ciertas puertas, pero no lo puedo evitar. Soy un cómico de izquierdas, hago chistes de todos los colores, pero no he bajado de Marte, vivo en esta sociedad, tengo mis opiniones y mis ideologías. Cada vez con menos timidez, pero con más responsabilidad, dejo que mis opiniones se filtren en mi comedia.

¿Cree que su humor evolucionará? ¿Dejará de ser tan provocativo con los años?

A mí me gusta echar la vista atrás y ver que ha habido una evolución a nivel personal, que he evolucionado y que me contradigo. Yo abrazo la contradicción, estar en contra de tu yo de hace ciertos años está bien. Lo guay es que vayas cambiando. Lo mismo de aquí a unos años me apetece hacer otro tipo de material.

"Ahora somos conscientes de quién en los 90 hacía chistes de mariquitas de manera irónica y quién lo hacía desde el odio"

Y en España, ¿ha evolucionado el humor en los últimos años?

Desde mi posición de hombre blanco hetero es más fácil hablar de ciertos temas. Veo que se siguen haciendo chistes de mariquitas, por ejemplo, pero se están ampliando las temáticas, cada vez se habla de más cosas con mayor naturalidad. No me imagino en los 90 hablar de transexualidad, temática LGTB, racismo o gitanismo. Me parece un avance espectacular. Ahora somos conscientes de quién en los 90 hacía ese material de manera irónica, para sacarlo a la palestra, y quién lo hacía desde el odio, con connotación peyorativa. Los chistes de mariquitas en sí no son malos, lo malo es la intencionalidad, que quien los haga sea homófobo.

¿A quiénes considera referentes en el humor?

Tengo miles. He tenido la suerte de conocer a gente a la que admiro ya  la mayoría puedo considerarlos colegas. Ignatius es un gran referente a muchos niveles, incluso a nivel personal. Luego hay cómicos y cómicas interesantísimos de los que no hago más que aprender, como Pablo Ibarburu, Valeria Ros... Te puedo hacer una lista tan grande que seguro que me dejo nombres fuera, me da hasta apuro.

¿Ser andaluz en Madrid le ha abierto o cerrado puertas?

No lo sé. Es verdad que al principio me afectaban más algunas actitudes, ya que por tener una forma de hablar, el público espera algo que luego no les daba. No soy, entre muchas comillas, el clásico andaluz cuentachistes de toda la vida. Esa expectativa tengo que gestionarla. Estoy orgulloso de mi cultura, pero soy permeable a los viajes que he hecho y a las culturas con las que me he relacionado. Eso también es muy andaluz, tener esa mente tan abierta, recepcionar de manera tan natural otra manera de ver la vida. 

José Cabrera actúa el viernes 1 de abril, a las 21.00 horas, en el Corral de San Antón de la calle San Antón, 5, de Jerez, con su espectáculo Rabia y miel. Las entradas cuestan cinco euros para socios y siete euros para no socios, y se pueden reservar en el teléfono 722 266 076 (por WhatsApp o Telegram) o en el correo [email protected]

Sobre el autor:

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído