El cementerio es un elemento arquitectónico de importancia cultural y de ahí su interés en visitarlo como una actividad turística más. Casi una veintena de cementerios españoles están reconocidos como de interés turístico. Es un objeto de reflexión, de pensamiento, de humor, etc., y visitarlos por ocio es una práctica que comienza a difundirse por Europa en el siglo XVIII.

En España son 21 los cementerios que forman la Ruta Europea de Cementerios. De ellos, hasta el momento, tan solo cuatro están situados en territorio andaluz: el cementerio de San Rafael en Monturque (Córdoba), el cementerio de la Salud en Córdoba, el cementerio de San José en Granada y el cementerio inglés de Málaga. Su vista nos permite hacer un recorrido histórico desde la época romana hasta la actualidad.

El necroturismo o el tanatoturismo, como también se denomina, es una forma diferente de conocer lugares curiosos o característicos de los pueblos y ciudades. Para muchos puede ser una actividad tétrica, pero en realidad se trata de averiguar sobre unas instalaciones que todos los municipios tienen y que ofrecen una historia desconocida y más curiosa de lo que se puede imaginar. Este tipo de turismo, también conocido como turismo negro reúne a los aficionados a los cementerios y los lugares que tengan que ver con la muerte. Tiene defensores y detractores.

Los primeros alegan que se trata de un nuevo concepto turístico que aleja a los visitantes de los monumentos más convencionales al tiempo que fomenta la preservación de unos espacios que guardan un importante patrimonio histórico, artístico y social. Los detractores que rechazan esta nueva modalidad turística argumentan que la llegada de visitantes podría poner en peligro la conservación de los recintos funerarios, así como la tranquilidad que, según ellos, deben tener estos lugares.

En España el turismo de cementerios se ha convertido en un habitual, sobre todo en los últimos años. Algunos cementerios se han hecho populares en lo nacional por acoger en ellos tumbas de afamados artistas. Así por ejemplo el de San Fernando (Cádiz) donde está el monumento que homenajea a Camarón. El mausoleo dedicado al cantaor cañailla no pierde el olor a flores en ningún momento del año. Rocío Jurado en Chipiona en el camposanto con una escultura de la cantante que desde hace una década se ha convertido en una atracción turística para quienes visitan la localidad gaditana.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído