captura_de_pantalla_2016-10-27_a_las_11.34.31.png
captura_de_pantalla_2016-10-27_a_las_11.34.31.png

La depresión es un estado político al que se llega cuando las renuncias se van acabando.

Si existiese la depresión política y profesionales que la tratasen, el PSOE debería estar hace tiempo sentado en la consulta de un buen psicólogo. ¿Es usted feliz? No. ¿Se siente libre? No. ¿Realizado? Para nada. Túmbese en el diván. Tengo cosas que hacer. Ninguna más urgente que esta, túmbese.

El camino al estado de depresión política se recorre a base de renuncias. Y hace mucho que el PSOE tiene la renuncia como eje de su programa político. Renunció a ser un partido laico cuando la Iglesia tocó las cotas más altas de bienestar bajo gobiernos socialistas. “Búsqueme un país en el que la Iglesia tenga una financiación mejor que en España y hacemos el cambio”, cuentan que fue la forma que tuvo Felipe González hace décadas de dar por solucionado el recelo de la Iglesia con los rojos en el Gobierno. Décadas después, cuando los sucesivos candidatos del PSOE proponen en campaña electoral —es siempre un clásico— revisar los acuerdos con la Santa Sede, el estruendo de las risas de los asistentes al mitin asusta a las palomas de la Plaza de San Pedro. 

El partido que se define como republicano ha sido, desde 1978, el seguro de vida de la monarquía en España. Bajo el crecepelo del republicanismo juancarlista, que ahora es republicanismo de su hijo y lo sería de su nieta llegado el caso, el PSOE encontró la manera de hacer de otra gigantesca renuncia un bonito relato. La transición de Juan Carlos a Felipe fue de la mano de un socialismo que jugó un papel principal. A Rey puesto, en una escena que recordaba a las comparecencias del cirujano tras intervenir la real cadera, Rubalcaba explicaba satisfecho cómo había sido conocedor de las intenciones de Su Majestad tiempo antes que el resto de plebeyos del Reino y cómo, por suerte, la operación sucesoria había sido todo un éxito. Es decir, sin debate. 

Las pocas trazas de socialismo desaparecieron en el PSOE con aquella reforma exprés y nocturna de la Constitución de la mano del PP. El artículo 135 que daba prioridad a los mercados ante las políticas sociales dejaba sellado sobre papel lo que era un hecho desde mucho tiempo atrás. Vota neoliberal, vota PSOE. El electorado, cansado de crecepelos, decidió darle en 2011 la mayor victoria de su historia al original castigando a la copia. 

El partido federalista viaja hoy en el vagón de cola de la solución a las tensiones territoriales. España se rompe es una zona de confort de la que es difícil salir cuando has hecho del inmovilismo un estilo de vida. Ni referéndum, ni federalismo, ni propuestas. Y como consecuencia, tampoco presencia en Cataluña o Euskadi. La zona de confort se hace estrecha y la depresión se nota ya en la urna. Tras un intento fallido de democracia interna —Pedro Sánchez— el partido que presume de militancia ha renunciado a que las bases tengan poder de decisión. Las cosas de mayores se deciden en el piso de arriba.

La depresión es un estado político al que se llega cuando las renuncias se van acabando. Cuando ya nadie espera de un partido como el PSOE ni socialismo, ni laicismo, ni republicanismo, ni federalismo, ni democracia interna, sólo queda una renuncia por hacer y esta es la de ser una opción política. En esa renuncia están ahora. Con bastante éxito.

 

PIncha aquí para ir al enlace original.

Sobre el autor:

María Luisa Parra

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído