cms-image-000003916
cms-image-000003916

Occidente solo concentra el 2% de las víctimas mortales por atentado desde el año 2000. Oriente Medio y Asia Central son las zonas más afectadas.

El pasado 13 de noviembre 129 personas eran asesinadas en varios actos terroristas en París. Unas horas después, el autodenominado Estado Islámico (EI) –o Daesh por su siglas en árabe– se atribuía los atentados. “Que sepa Francia y los que van en su camino que van a estar a la cabeza de los objetivos del Estado Islámico y que el olor a muerte no va a abandonar sus narices mientras lideren la campaña cruzada", advertían en su comunicado.

La propaganda de EI, en cuya trampa ha caído el presidente francés François Hollande, pretende generar un estado de alerta mediante la idea de un Occidente en guerra, donde los atentados se suceden. Los datos demuestran, sin embargo, que la violencia que provoca este grupo y otras ramificaciones del yihadismo en Oriente Medio, Asia Central y África es muchísimo más elevada que la sufrida en Europa o Norteamérica.    

Según el Índice Global de Terrorismo 2015 publicado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), desde el año 2000 el número de víctimas en atentados terroristas en países occidentales ascendía a 3.659, solo el 2,6% del total registrado. Además, el fundamentalismo islámico no es la principal causa de terrorismo en Occidente. En los últimos nueve años, el 80% de la víctimas por atentado de ‘lobos solitarios’ en estos países estaban provocadas por “ideologías de extrema derecha, nacionalistas, sentimientos antigubernamentales y otras formas de supremacía”.

En sus declaraciones tras los atentados, Estado Islámico se presentaba como el defensor de las poblaciones musulmanas en Oriente Medio y justifica los actos de París como respuesta a los bombardeos que realiza desde hace varios meses Francia contra objetivos del grupo terrorista en Siria e Iraq. ISIS se refería a ellos como “jactaciones y ataques a los musulmanes del califato.”

En 2014, sin embargo, el 78% de las muertes y el 57% de los ataques terroristas totales ocurrieron en Afganistán, Irak, Nigeria, Pakistán y Siria, países en los que actúa el propio Daesh y otros grupos yihadistas como Boko Haram o Al Qaeda. La guerra contra Occidente y el choque de civilizaciones parece, por tanto, una excusa en la imposición totalitaria de una ideología a golpe de terror, sea quien sea el que esté delante.

Como muestra de la intolerancia y la indiscriminación del fanatismo, las distintas manifestaciones del radicalismo islamista se han mostrado especialmente violentas y letales con la población civil. Un informe de 2014 sobre la protección de civiles en el conflicto de Iraq que presentaron conjuntamente la UNAMI (Misión de Asistencia de Naciones Unidas para Iraq) y la OHCHR (Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas por los Derechos Humanos) advertía sobre la violencia sistemática y deliberada que sufre la población civil iraquí a manos de ISIS y otros grupos armados. Entre las víctimas se encuentran comunidades de religión musulmana como los turcomanos o los kurdos. Otras, como las yazidíes y chabaquíes –cuyas creencias guardan relación con el Islam–, también han sufrido la represión.

Guerra, terrorismo y refugiados

Diez de los once países con más de 500 víctimas por terrorismo –en 2013 eran solo cinco– son también los que arrojan mayores cifras de refugiados, según señala el Índice Global de Terrorismo 2015. El reciente informe también advierte que 2014 ha sido el año de más violencia terrorista, con cerca de 32.000 muertos en atentados, casi el doble que en 2013. Irak con 9.929 muertos, Afganistán con 9.233 y Nigeria con 9.213 fueron los países más golpeados por el radicalismo.

El 88% de los ataques terroristas de los últimos 25 años han tenido lugar en países que viven inmersos en conflictos. Es más, el porcentaje aumenta hasta el 92% si hablamos de países en los que la violencia estatal es constante. Por lo tanto, la correlación de factores como conflicto, represión, terrorismo y refugiados parece significativa.

Ataques suicidas

El proyecto sobre seguridad y terrorismo de la Universidad de Chicago (CPOST) recoge en su base de datos ataques suicidas desde 1982. En total, la plataforma tiene registrados 4.620 atentados atribuidos a 99 grupos terroristas. El número de víctimas por este tipo de ataques asciende a 45.835 en más de 30 años, siendo Oriente Medio y Asia Central las regiones que más han sufrido la violencia.

Del Estado Islámico existen registros desde 2006 en tres de sus variables: Estado Islámico, Estado Islámico de Iraq y Estado Islámico de Iraq y Siria. En total, hay registrados 424 ataques suicidas con casi 5.000 víctimas, el 32% de ellas civiles. Iraq y Siria son los principales lugares de actividad.

De Al-Qaeda existen registros desde 1992 sobre cuatro de sus ramificaciones: Al-Qaeda Central, en Irak, en la Península Arábiga y en Magreb. En total, la organización ha llevado a cabo 186 ataques suicidas –incluyendo los del 11 de septiembre– con un total de 5.522 víctimas.

Sobre Al-Shabaab, guerrilla islamista que opera en Somalia, hay recogidos 64 ataques suicidas desde 2007, con un total de 726 víctimas. El grupo fundamentalista nigeriano Boko Haram, por su parte, tiene registrados desde 2011 veinte ataques suicidas con 172 víctimas.

Pincha aquí para ver la publicación en su enlace original.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído