La reconversión de dos hermanos en maestros yoguis

El estudio Govinda abrió sus puertas el pasado septiembre, tras varios meses parados por la pandemia, y desde entonces han superado todas sus expectativas: "El yoga nos ha cambiado la vida"

La reconversión de dos hermanos en maestros yoguis
La reconversión de dos hermanos en maestros yoguis MANU GARCÍA

El estudio de yoga Govinda está en plena barriada del Rocío, una zona de casitas paralelas a la avenida de Arcos en la que aún se escucha el cacareo de las gallinas y en verano las señoras salen al fresco de la calle, como buen patrimonio de la humanidad que será si Algar lo consigue . “Esto es lo más parecido a la India que hemos encontrado”, cuenta entre risas Vizen, uno de los fundadores de este centro. “Queríamos un lugar silencioso y tranquilo, era algo fundamental, y aquí lo hemos conseguido”, añade Isa, la otra fundadora.

Isa Rivas Bastante y Vizen Rivas Bastante son dos hermanos criados de La Asunción, y tras varios periplos vitales, ella en el mundo de la hostelería y él en el de la ingeniería, decidieron aunar esfuerzos y lanzarse de manera profesional a la enseñanza de yoga. Isa estudió ciencias del mar y Vizen ingeniería de telecomunicaciones, y tras esto, ella regentó el bar ‘Cuatro gatos’ y él estuvo en una empresa en Madrid, con un trabajo de oficina de muchas horas y estrés.

Estudio de yoga Govinda en Jerez. Isa y Vizen durante la entrevista con lavozdelsur.es
Estudio de yoga Govinda en Jerez. Isa y Vizen durante la entrevista con lavozdelsur.es.   MANU GARCÍA

Pero, ¿cómo acaban dos hermanos fundando un centro de yoga en un lugar así? Isa responde: “Primero empecé yo, y me gustó tanto, que le convencí para que lo probara. Los dos nos conectamos al yoga desde el minuto uno y empezamos a recorrer un camino conjunto”. Isa llegó al yoga casi como llega todo el mundo, por la necesidad de mejorar su calidad de vida física y emocional, y aunque era un poco escéptica, desde el primer momento sintió un flechazo. A él le ocurrió lo mismo, por influencia de su hermana decidió animarse. “Yo era atleta y tuve que superar varias trabas para animarme, pero al final lo hice y todo cambió”. 

El patio de Govinda Yoga, un lugar donde aparcar las bicis o tomar un té.
El patio de Govinda Yoga, un lugar donde aparcar las bicis o tomar un té.   MANU GARCÍA

Para Isa también fue un gran cambio “de la barra del bar a la esterilla de yoga”. En cierto modo, piensa que este cambio de actividad vital le hace compensar sus muchos años dedicada a la hostelería. “Es muy satisfactorio porque ahora me dedico a mi propia salud y a mejorar la salud de los demás”, comenta Isa. Aunque ella fue la primera en dedicarse de manera profesional al yoga, fue Vizen quien dio el paso definitivo y se animó a abrir el centro: “Pasé de project manager a guerrero de la luz. Me siento como un Robin Hood, le quité el dinero al capital para invertirlo en este centro”. Ambos afirman que “el yoga les ha cambiado la vida”. 

¿Qué significa el yoga para vosotros? El yoga es una técnica super afinada de transformación para encontrar el equilibrio emocional y físico”, explica Isa. “El yoga es una forma de sembrar una semilla para conseguir un mundo mucho mejor. Mejora a uno mismo, y si uno está bien puede estar bien con el mundo y tiene una clara repercusión en las personas que nos rodean”. Vizen añade, “el yoga es muy terapéutico, pero también nos mantiene en forma”.

Mats de yoga en Govinda Jerez.
Mats de yoga en Govinda Jerez.  MANU GARCÍA

¿El yoga está de moda? “En la India por ejemplo el yoga es algo sorprendentemente minoritario, pero aun así hay pueblos que están aprovechando su potencial y se han convertido en parques temáticos para extranjeros. Aun así es una experiencia increíble por el contexto”. "Respecto a Instagram y las fotos de yoguis con posturas imposibles, lo vemos positivo porque el yoga crea belleza a través de las posturas y es normal que tenga presencia en redes. Es una forma más para acceder al yoga”, relata Vizen. “Los caminos del universo son amplios”, afirma.

Isa muestra el diseño de una clase de yoga en Govinda.
Isa muestra el diseño de una clase de yoga en Govinda.   MANU GARCÍA

El estudio de yoga Govinda dispone de varios niveles y estilos, todos dentro del hatha yoga y recalcan que sus clases “son muy dinámicas y variadas. Cada día diseñamos clases nuevas, pasamos por muchas posturas para no repetir. "Cada clase lleva una intención o un texto filosófico. Intentamos que los alumnos se centren en el momento y puedas disfrutar, llegando solo hasta donde se pueda", concluye Isa. 


 

Sobre el autor:

Valeria Reyes Soto

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla y máster en Gestión Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid, he trabajado en la gestión y comunicación de proyectos como el Festival de Cine Africano de Tarifa-Tánger, la Feria del Libro de Sevilla, el Festival de Jerez o el Festival de Cine Europeo de Sevilla; en espacios como la librería Caótica y en proyectos como Luces de barrio. Tengo especial interés por los programas que unen diferentes puntos de la cultura a través del encuentro, la investigación y la mediación, así como plena vocación por el mundo editorial, librero y literario.

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído