Fran López inaugura un proyecto donde el mayor reclamo es una gran cantidad de documentos carnavalescos de todas las épocas y con una barra hecha con 596 cintas de carnaval.

Antifaces de los años 20, cintas de todas las épocas, libretos, plumeros… Todo un museo de carnaval en pleno casco histórico de Cádiz, concretamente en la calle Valverde. Allí, Fran López, carnicero de profesión y componente del coro de Valdés, ha decidido montar La Cabra del Siglo XXI, en referencia a un “bache semiclandestino (La Tienda La Cabra) de principios de siglo pasado”. Cuenta que era un refugio para los carnavaleros de aquellos tiempos y al que pretende homenajear con esta parada obligatoria para todos los amantes del 3x4. Se ha inaugurado este fin de semana. La barra, hecha con 596 casettes de carnaval –cada uno con su cinta dentro- es “de lo que más trabajo ha tenido”, cuenta el nuevo hostelero, que se ha lanzado al “proyecto más ilusionante” de su vida después de que le rondara la idea por la cabeza “desde hace 10 años”.

Las obras comenzaron en mayo. Antes, el local era una tienda de ropa, por lo que la transformación ha sido completa. Decenas de carteles y libretos del siglo pasado, en perfecto estado de conservación, adornan las paredes. “Todos los documentos son originales”, revela. Su abuelo, José López, chófer de bomberos, fue pionero en la grabación de las agrupaciones cuando cantaban en el Falla a comienzos de la década de los 50. “Se iba con su magnetófono y, a pie de escenario, grababa todas las piezas”. Esto ocurría cuando ni la radio había llegado aún a transmitir el concurso.

Fruto de la pasión de su abuelo, Fran posee una ingente colección de toda clase de objetos carnavaleros. Tras la barra se observa un enorme cartel de 1910 y, justo enfrente, discos de pizarra del primer grupo que se lanzó a cantar una antología de carnaval a principios de los años 30, “cuando eso todavía ni se llevaba”. Un proyecto surgido a raíz de la pasión por el carnaval que a pesar de su reciente inauguración ya ha ganado adeptos. “Cuando estábamos adecentando el local mucha gente que pasaba por la puerta se quedaba mirando y preguntaban qué sería y cuándo abría, la gente está necesitada de este tipo de cosas”.

Pero además de tapear, en La Cabra del Siglo XXI los clientes podrán, a través de un monitor colocado en la barra, escuchar una gran cantidad de audios desde 1959. “No me ha dado tiempo a digitalizar todo lo que tengo, pero poco a poco iré metiendo más agrupaciones”, cuenta Fran, quien se muestra orgulloso del material del que dispone y, sobre todo, de poder ofrecerlo como reclamo para su negocio. Todo está grabado en una calidad óptima “gracias a la tecnología de ahora, que permite dejar el sonido limpio casi por completo”.

Junto al monitor, una radio Grundig de más de una 50 años de antigüedad. Incluso la caja registradora, de 1950, pertenece a la misma época. “La intención es tener en el local documentos y objetos de una época concreta, de forma que no coincidan un tipo de principios de los 90 con uno más actual”, cuenta el propietario, que quiere instalar un proyector cuando comience el COAC “para que quien lo desee pueda ver el concurso aquí con los amigos mientras toma algo”.

En un entorno eminentemente carnavalero, los clientes podrán degustar conservas de Barbate, montaditos, chacinas y embutidos de la Sierra, además de cerveza, vinos o copas. Un proyecto idóneo para que gaditanos y foráneos puedan conocer Cádiz a través de su carnaval que Fran López se ha lanzado a montar para que la industria carnavalesca continúe creciendo en la capital gaditana. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído