tienda_andamagia_08
tienda_andamagia_08

José María Bernabé regenta Andamagia dentro del Zoco de Artesanos, un negocio dedicado exclusivamente a los juegos de ilusionismo y otros productos para magos.

Cuando Harry Potter comenzó su periplo como mago, jamás pensó en encontrar una tienda de varitas mágicas llamada Ollivanders. El callejón Diagón es el lugar en la saga literaria donde se pueden encontrar cientos de productos referidos a la magia. Pero, ¿qué pasaría si Harry Potter hubiera nacido en Jerez y quisiera ser mago? La ciudad cuenta con su propio centro de magia, aunque eso sí, nada de escobas voladoras o ratas parlantes, sino un lugar donde la ilusión y la simpatía de su gerente son las protagonistas desde el primer momento en el que se entra en Andamagia.

Situada en el Zoco de Artesanos, este lugar tan especial está regentado por José María Bernabé, conocido en el ámbito de la magia como Bernabé. Mentalista, ilusionista pero sobre todo mago, este jerezano nació en la pedanía de Nueva Jarilla y desde siempre tuvo la necesidad de llevar a cabo todos los sueños que tenía desde pequeño. Por imposibles que le pareciesen.

Si leer cultiva la mente, la magia trata de hacer realidad lo imposible que pasa por la cabeza al explorar los límites del cerebro humano. “Andamagia es una tienda de magia que abrí en el año 2013 de manera digital. Monté una plataforma por internet llamada andamagia.com, con ciento y pico de productos para que los interesados en este mundo pudieran adquirir lo que les interesara. El tema de la magia siempre me ha parecido interesante y considero que tiene cabida en la sociedad. Había muchos magos por aquel entonces que me preguntaba si podían venir a mi casa a buscar algunos juegos de magia. En noviembre del 2014 nos instauramos físicamente en este espacio de Jerez”.

Como todo en la vida, los inicios fueron duros, más si cabe que el mundo de la magia es extremadamente amplio. Se hizo un esfuerzo muy grande cuando se empezó esta aventura. Teníamos un número importante en cuanto a la referencia de artículos aunque ahora tenemos miles. Aquí cualquier aficionado a la magia puede encontrar todo lo necesario, desde juegos de iniciación, magia cómica, barajas de cartas, accesorios… Pueden encontrar incluso libros, porque pienso que la lectura es muy importante para seguir cultivando algunos aspectos de la magia”.

Teniendo en cuenta que Jerez ha sido una de las pocas ciudades españolas en las que ha cerrado un Mcdonald's, cualquiera que lea que hay una tienda de magia en la ciudad puede llevarse las manos a la cabeza. “Jerez es tan especial hasta para tiendas como ésta. Creo que deberían de venir más aficionados a la magia. Dentro de nuestras posibilidades hemos hecho un esfuerzo grande en publicidad. Viene mucha gente del entorno y francamente creo que somos la tienda más barata que hay en España. Sin duda el mayor premio son las palabras de cariño que nos incluyen en las observaciones de los pedidos”. En este mismo sentido, Bernabé añade que “la magia es cara pero antes lo era más. Había menos competencia y si tenía que comprar una baraja de cartas me costaba 5 euros. Esta tienda ha sido una cuestión de ilusión desde siempre. Tengo amigos que cuando les conté la idea se llevaban las manos a la cabeza al tratarse de una tienda de magia”.

Como en todo establecimiento siempre hay algún producto estrella. Aquí no salen a escena las guillotinas de los juegos de magia extremos, sino algo tan sencillo como la baraja de naipes. “Lo más demandado son los juegos de cartas. Tenemos una baraja que usa todo el mundo llamada Bicycle de la que hay muchos diseños. Es sencilla de usar, tan fácil que es la que usa la gente para jugar al póker”.

Con tanta historia sobre magia e ilusión, Bernabé también ha vivido anécdotas tan surrealistas pero reales que le dibujan una sonrisa al contarlas. “Recuerdo que me llamaron hace poco preguntando si teníamos cuerdas para magos. Les dije que sí y pregunté qué cantidad necesitaban. Me dijeron que 150 metros. Yo les hice un precio especial porque era una cantidad muy grande, lo gracioso vino después. Pregunté hacía donde iba esa cantidad de cuerdas y me contestaron que iban a un convento de novicias de Lerma que educaban con magia, haciendo talleres con juegos de magia. Hablé hasta con la madre superiora”.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído