dsc_0821
dsc_0821

La vida les dio un palo, pero en tiempos de crisis se levantaron para crear su propia empresa, Eureknics, dedicada a la fabricación de pantallas de video de leds, única en su sector en España.

El 23 de junio de 2011, José Ignacio Jiménez, jerezano de 40 años, y otros casi 400 compañeros suyos, se llevaban uno de los mayores palos de sus vidas. La dirección de su empresa, la multinacional Visteon, les comunicaba el cierre de su planta en El Puerto de Santa María.

Dedicada a la fabricación de componentes para la industria automovilística, la factoría portuense era de las mejores valoradas por la compañía, sobre todo por la alta cualificación de sus trabajadores. De ahí que entre la plantilla la sensación de desazón fuera absoluta. Días después de la mala noticia, la producción de la filial gaditana se desviaba a las factorías que Visteon tiene en Polonia, China y Portugal, países con mano de obra más barata. 

Era otro mazazo más para una provincia que veía cómo caía otra de sus históricas empresas. Pero a José Ignacio, el drama por quedarse en paro le duró el tiempo de replantearse su vida y apostar a cara o cruz por un nuevo proyecto laboral y de vida. Hoy, cuatro años después y con 44 años es socio, junto a otros seis ex compañeros en Visteon, de su propia empresa, Eureknics, dedicada a la fabricación de pantallas de video basadas en leds.

La historia empieza a gestarse al poco de cumplirse un año del cierre. José Ignacio, que desde 2002 compaginaba su trabajo en Visteon con la dirección de su propio negocio relacionado con el mundo audiovisual, se pone en contacto con Jesús Cabrera, actual administrador de Eureknics y socio mayoritario. Ligado también al mundo audiovisual, Cabrera comercializaba pantallas led, diseñadas en su empresa, pero fabricadas en China. 

“Jesús tenía problemas de transporte, aduana, calidad… Por eso su planteamiento era poder fabricar en España. Él tenía el producto, los desarrollos y los diseños, pero no tenía ni la logística, ni los conocimientos ni el personal”, explica José ignacio. “La coyuntura de cerrar Visteon nos abrió un poco los ojos a los dos para poder unir fuerzas y hacer una simbiosis de lo que después ya es esto”.

A partir de ahí, tocaba buscar al personal. Había compañeros que seguían en el paro y otros que ya estaban trabajando y habían rehecho su vida. De otro lado, ni José Ignacio ni Jesús sabían en ese momento de qué manera se iba a desarrollar todo en el tiempo, si se iba a tardar un mes o dos años, como al final ha pasado. Así y todo, se tenía claro qué puestos cubrir por cada tecnología. Finalmente fueron seis ex Visteon, entre ellos tres jerezanos, a los que se les propuso participar de esta aventura y entrar en el accionariado de la empresa. Todos dijeron que sí desde el primer momento.

Aún así, no todo ha sido un camino de rosas hasta llegar al día de hoy. Si bien desde el principio han contado con el apoyo de la Agencia IDEA (adscrita a la Consejería de Economía) diferentes problemas burocráticos durante un año retrasaron el proyecto hasta el punto de que alguno ya pensaba que no vería nunca la luz. Fue a finales del verano de 2013 cuando ya pudieron adquirir parte de la maquinaria necesaria, y en la primavera y verano de 2014 cuando se constituyó la empresa y se adquirió la nave. Desde entonces hasta ahora, todo ha sido un cúmulo de acontecimientos que han desembocado en el final feliz ya conocido.

Ahora, al echar la vista atrás, José Ignacio reconoce que “una época de crisis, es una época de oportunidades. Esta empresa no se habría montado si la fábrica de Visteon no se hubiera cerrado, porque el personal no estaría. Por otro lado, la nave se ha comprado mucho más barata que hace seis o siete años, cuando todavía no había estallado la burbuja inmobiliaria”.

De momento, a la empresa le quedan dos o tres meses para que eche a andar. Todavía se están instalando máquinas y depurando todo, ya que como explica José Ignacio, “esto requiere una precisión de micras en todos los componentes”. A partir de ahí, el objetivo es ir creciendo con el objetivo de ir contratando personal. De momento, junto a los siete ex Visteon se ha incorporado otro trabajador, pero qué duda cabe que el hecho de que Eureknics sea la única empresa de su sector en España ayudará a que el trabajo no falte

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído