El 'boom' del ozono, un antídoto contra el covid en una nave de El Puerto: “Triplicamos la facturación”

Países de todo el mundo demandan generadores de ozono a ZonoSistem, empresa con más de 15 años de experiencia que en lugar de hundirse con la pandemia, experimentó un pico de crecimiento inesperado

Sergio Sánchez junto a un generador de ozono en la nave de ZonoSistem.
Sergio Sánchez junto a un generador de ozono en la nave de ZonoSistem. ESTEBAN

Un gigantesco contenedor pronto será enviado a Madagascar. Su interior está perfectamente acondicionado para transportar ozono allá donde haga falta. “Es portatil, dentro hay una sala técnica con generadores y cuadros eléctricos”, explica Sergio Sánchez, director comercial de ZonoSistem frente a la estructura. Esta empresa gaditana, líder en la fabricación y desarrollo industrial de sistemas generadores de este gas, se ha convertido en una de las más importantes del sector a nivel nacional.

Su actividad parece que pasa desapercibida desde su sede en el polígono de Las Salinas de El Puerto, pero supone un volumen de fabricación insuperable en la provincia, y sus productos son demandados en países todo el mundo. En la sala dedicada al montaje eléctrico y a los componentes electrónicos, un ingeniero prepara la puerta de un generador de ozono industrial.

El director comercial junto al contenedor.
El director comercial junto al contenedor.

Cables, tuberías, materiales, su mesa está repleta de elementos que, posteriormente se integrarán en el generador final, de acero inoxidable y con control remoto desde el móvil. “Ya hemos dado muchos palos de ciego antes de controlar estas máquinas”, comenta Sergio señalando el artefacto. La ingeniería del ozono comenzó su andadura de la mano del ingeniero informático Álvaro Valenzuela, que desde que finalizó sus estudios le vio futuro a un campo, por entonces, desconocido.

Un ingeniero en la sala de montaje eléctrico.
Un ingeniero en la sala de montaje eléctrico.  ESTEBAN
Sala de montaje eléctrico.
Sala de montaje eléctrico.   ESTEBAN

En 2005 al jerezano se le encendió la bombilla. “Empezó sin ningún tipo de apoyo a su alrededor. Él tenía una idea, tenía ganas, y salió”, explica Sergio. En una pequeña nave, elaboró sus propios diseños y poco a poco, su proyecto fue creciendo hasta que en 2007 vio la luz en una nave del Vivero de Empresas Municipal, en el polígono El Palmar. Álvaro emprendió, y al año siguiente, contó con Sergio, que estaba terminando un máster después de finalizar su grado en Ciencias Ambientales cuando se le presentó esta oportunidad. “Es un sector demasiado nuevo, todo nos lo hemos tenido prácticamente que inventar, poco a poco empezamos a crecer y nos tuvimos que trasladar aquí”, cuenta remontándose a los orígenes.

El año pasado, cuando la pandemia aterrizó, la empresa sufrió una paralización total de sus pedidos. El mercado del tratamiento de ozonización para aguas, en el que son especialistas desde hace más de 15 años, se frenó. Sin embargo, el ambiental y de superficie “explosionó”, fue su salvación. Según cuenta el director comercial, “hubo un repunte muy alto, triplicamos la facturación, hubo un boom del tratamiento para ambiente por la desinfección”. Sin esperarlo, las empresas comenzaron a demandar ozono a mansalva. Se fijaron en este gas como una ayuda rápida para desinfectar lugares.

Ingenieros de ZonoSistem montan un generador.
Ingenieros de ZonoSistem montan un generador.   ESTEBAN

Este “gran biocida” ya conocido por la industria pasó a ser un aliado para erradicar al virus que acecha al planeta. Un intruso dañino totalmente desconocido. “No sabíamos ni qué tiempo de exposición ni qué concentración hacía falta para matarlo. No teníamos información ni nosotros ni nadie de cómo se iba a comportar con el ozono”, comenta Sergio mientras se adentra en la sala de fabricación. 

Las propiedades del ozono llamaron la atención de muchos oportunistas que quisieron aprovechar la situación para hacerse de oro. “Ha sido un disparate, todos los días se generaban 4 y 5 empresas nuevas, hasta un fontanero montaba un negocio de ozono para vender desinfección, no tenía sentido”. El jerezano recuerda cómo máquinas de 100 euros entraban por las fronteras. De pronto, todo el mundo era especialista. Ante el “desmadre”, el Ministerio de Sanidad tomó cartas en el asunto de forma que solo las empresas autorizadas que cumplían los requisitos legales podían ejercer la actividad. “Si Sanidad no llega a meter el golpe de mesa, eso era una locura”, expresa Sergio, que lo primero que hizo al estallar la crisis fue dejar claro en la web que ya tenían un largo recorrido a sus espaldas.

“Hemos llegado a ser 100 empleados, la mayoría, montadores cualificados de Airbus en ERTE”

La demanda creció en España y otros países como Francia, Italia y Portugal y los pedidos se dispararon hasta el punto de que tuvieron que habilitar una nave nueva. Unas instalaciones a las que, de marzo a julio, se incorporaron más trabajadores. “Tuvimos que hacer una fabricación en serie, lo que generó muchos puestos de trabajo en ese pico, hemos estado casi 100”, explica el jerezano. La mayoría de ellos fueron montadores cualificados de Airbus en ERTE que recibieron formación de seguridad. Tras la subida, ahora son 24 empleados, la mayoría ingenieros de la provincia, los que continúan al pie del cañón.

Datos del paro

Cádiz es la tercera provincia de Andalucía con un mayor número de trabajadores en ERTE con 10.271 personas. El número de desempleados desciende en 1.363 personas en abril, en comparación con el mes anterior, dejando la cifra total en 183.199. El desempleo afecta más a las mujeres ya que se contabilizan 108.106 frente a los 75.093 parados.

El paro ha bajado en Andalucía en 682 personas en el mes de abril, lo que supone un 0,07 por ciento menos que el mes anterior, situándose la cifra por debajo del millón, en concreto, en 984.497 los registrados en los servicios públicos de empleo, según los datos facilitados este miércoles por el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

En total, la comunidad andaluza ha registrado en abril 84.913 trabajadores incluidos en ERTE, lo que representa el 2,7 por ciento de los afiliados a la Seguridad Social que ascienden a 3.127.322 y 13.329 menos que el mes anterior (-13,5%).

La pandemia revolucionó los esquemas de ZonoSistem. De los 300 generadores de ozono que suelen producir al año, en tres meses llegaron a los 10.000. Empresas de limpieza, Bomberos, Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil, Cruz Roja o transportistas de ambulancia solicitaban este gas como herramienta de apoyo para realizar las labores de desinfección. “Hemos tenido que adaptarnos muy rápido a una demanda que no sabíamos por dónde iba a salir. Y a nivel económico la empresa ha cogido reservas”, expone.

Un empleado de la empresa concentrado en su trabajo.
Un empleado de la empresa concentrado en su trabajo.   ESTEBAN

Las aplicaciones del ozono son muchas y muy variadas. Por ejemplo, en el ámbito del tratamiento del aire se usa para la conservación de alimentos en cámaras frigoríficas industriales, como control de olores o para higienización de espacios. Sergio entra en un laboratorio donde se realiza el tratamiento de aguas industriales con el fin de mejorar su calidad. “El ozono es un desinfectante de agua, lo que hace es mejorar los parámetros, la contaminación en sí la oxida, los microorganismos los mata”, comenta señalando varias muestras.

Los generadores de ZonoSistem toman el oxígeno del ambiente y, mediante una descarga eléctrica controlada, lo transforman en ozono. Delante de una de las máquinas con destino Sri Lanka, el director comercial destaca el carácter ecológico de la industria. “El ozono se transforma rápidamente en oxigeno cuando deja de aplicarlo, entonces no deja residuos”, añade.

Sergio explicando el funcionamiento del generador de ozono.
Sergio explica el funcionamiento del generador de ozono.   ESTEBAN

Otro de los usos comunes se observa en la industria alimentaria, donde grandes marcas emplean agua ozonizada para la desinfección del embotellado. “También hemos suministrado nuestros equipos al Santiago Bernabéu, para el riego del césped”, comenta. Además, se distinguen aplicaciones muy específicas. Los fabricantes de campanas de extracción de hostelería lo demandan para eliminar olores y los agricultores lo utilizan para desinfectar el agua de regadío.

“Hemos suministrado nuestros equipos al Santiago Bernabéu”

Entre dato y dato, Sergio recorre la nave que conoce como la palma de su mano. Valora que desde este rincón de El Puerto se distribuya el ozono a Méjico, Cuba, África y una larga lista de más de 20 países. La facturación internacional es la que manda. Un 60% de los proyectos son extranjeros mientras que el restante se queda en el país. La estrategia de expansión ha dado sus frutos, incluso contrataron a personal de diferentes hablas para generar negocio en mercados muy concretos.

A su vez, ZonoSistem fue una de las primeras empresas en cumplir con todos los requisitos biocidas que se regulan en el reglamento europeo. Su objetivo, “ser uno de los principales fabricantes el día de mañana”.  El tejido empresarial portuense esconde proyectos innovadores que siguen creciendo con ilusión aún en tiempos adversos. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído